Cómo neutralizar la rabieta de un niño de esta sencilla forma

neutralizar rabieta niño

Los berrinches y las rabietas en los niños son muy normales y habituales. Cuando un niño no sabe expresar bien en palabras lo que siente, se frustra y al no poder decir todo lo que tiene en su mente es probable que existan las temidas rabietas, que pueden ser más o menos frecuentes dependiendo de las habilidades de comunicación que tenga el pequeño. Pero, ¿es posible neutralizar las rabietas de forma sencilla? Sí, se puede.

Sentirse respetado, la clave del éxito

Cuando un niño está teniendo una rabieta o un comportamiento particularmente negativo, siempre será por algún motivo detrás de su conducta. Ningún niño quiere sofocarse porque sí, siempre hay algo que le está causando malestar y que le hace estallar de esa forma en su conducta. Por este motivo, los padres, en lugar de pensar que su hijo quiere manipularse o que ‘es malo’ porque tiene una conducta inadecuada, es necesario que se centren en el respeto hacia el niño.

Quizá para ti lo que siente tu hijo en un momento determinado ‘no es para tanto’, ni crees que hacer un drama sea lo más adecuado para lo ocurrido, pero tu hijo (tenga la edad que tenga) necesita que les des valor a lo que está sintiendo en ese instante. Un niño con un berrinche o una rabieta necesita ser atendido, comprendido y que el adulto le ayude a encontrar palabras a sus emociones y una solución a su malestar. Una solución coherente y adecuada, porque una solución a una rabieta no consiste en darle lo que quiere, consiste en que aprenda a cómo manejar esos sentimientos tan intensos para después, aprender a controlarlos.

Los desencadenantes de una rabieta pueden ser muchos y muy variados, pero que las tenga es bastante normal y no necesariamente necesita un psicólogo o terapia para mejorar su conducta. Solo necesita unos padres con paciencia y comprensión que reconduzcan sus sentimientos tan intensos.

neutralizar rabieta niño

Las rabietas y los padres

Cuando un padre se enfrenta a una rabieta es posible que su paciencia llegue al límite rápidamente. Pero los padres de niños pequeños deben empezar cambiar su forma de actuar ante la rabieta dejando de lado las reprimendas, regaños o castigos, puesto que los niños no necesitan eso. Necesitan comprender qué les ocurre y qué pueden hacer para mejorar su estado emocional tan intenso, y además, aprender a manejar esa misma situación en el futuro. Los padres tienen toda la responsabilidad ante el hecho de que el niño aprenda (o no) a controlar este tipo de emociones.

La forma de neutralizar la rabieta de un niño

Cuando un niño tiene una rabieta se puede neutralizar rápidamente y de forma efectiva haciéndole una simple pregunta. La pregunta es la siguiente: ‘¿Este problema, es un problema grande, un problema mediano o un problema pequeño?’.

Es más que probable que a tu hijo pequeño le parezca que el problema es de grandes dimensiones aunque no sea así, pero deberás respetar su percepción del problema y nunca restar importancia a la magnitud de sus emociones. Es necesario que le acompañes en el proceso y que le ayudes a encontrar la solución más adecuada siendo un buen ejemplo de paciencia y calma. 

Después de la tormenta siempre llega la calma y cuando tu pequeño esté en una situación de mayor tranquilidad, puedes preguntarle si fue muy complicado solucionar el problema, así, al darse cuenta de que no lo fue, aprenderá habilidades para asegurarse que en un futuro (seguramente no muy lejano) pueda resolver los conflictos. Recuerda que tu hijo no necesita que le juzgues, ni que le castigues por mostrar sus emociones… Necesita que le comprendas y que le acompañes en el proceso de resolución del conflicto, dándole tiempo para que piense y reflexione.

Deja un comentario sobre “Cómo neutralizar la rabieta de un niño de esta sencilla forma”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios