Educación

Enseña a los niños a quererse tal como son, edúcalos en el «body positive»

El cambio empieza con la autoaceptación: un viaje hacia el respeto propio y ajeno.

body positive niños
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

A veces los niños pueden ser muy crueles con los diferentes. No es algo nuevo, el acoso y las burlas infantiles han existido siempre, pero en los últimos años han alcanzado una nueva dimensión en la que los juicios ya no solo vienen desde fuera, sino que son los propios pequeños quienes se critican a sí mismos por no encajar en los estereotipos sociales. Cada vez es más común encontrarse a niños con una baja autoestima porque están “rellenitos” o que se sienten inferiores al resto porque no son tan “agraciados” o tienen las orejas demasiado grandes. 

Se trata de un problema que comienza a manifestarse a edades cada vez más tempranas y que tiene un enorme impacto en el desarrollo y consolidación de la autoestima infantil. Por eso, es importante que los padres enseñen a sus hijos desde que son pequeños a aceptar y querer su cuerpo, abrazando sus virtudes, pero también sus “defectos”. Y para ello, nada mejor que introducirlos en el “body positive”, una tendencia que ha cobrado fuerza en los últimos años entre los adultos, pero que también puede resultar sumamente beneficiosa para los más pequeños de casa. 

¿Qué es el “body positive” y por qué los niños deberían ser educados bajo sus preceptos? 

El “body positive” es un movimiento social que surgió con el objetivo de empoderar a las personas con sobrepeso u obesidad, así como desafiar y cuestionar los estereotipos sociales sobre cómo debería ser el cuerpo humano. Se trata de una tendencia que pretende fomentar una sociedad más inclusiva e igualitaria en la que cualquier persona se considere bella y única, se sienta bien consigo misma y aprenda a aceptarse tal y como es. Básicamente, es una tendencia que intenta normalizar la diversidad de cuerpos que existen y animar a cada uno a aceptarlos sin prejuicios ni estereotipos.

Aunque en sus inicios el “body positive” estuvo estrechamente relacionado con el feminismo, en la actualidad ha trascendido a toda la sociedad, incluido los niños y adolescentes. Esto ya que cada vez somos más conscientes del impacto que puede tener una imagen corporal inadecuada en el desarrollo infantil. Y es que, aunque hasta hace poco tiempo no reparábamos en ello, lo cierto es que los niños también se exponen a los estándares sociales de belleza desde una edad muy temprana ya sea a través de la familia, las redes sociales, los medios de comunicación o el contexto en el que se desenvuelven. 

Es importante tener en cuenta que a partir de los tres años los niños comienzan a desarrollar su imagen corporal y son conscientes de su cuerpo, de manera que “bombardearles” con mensajes equivocados sobre los cánones de belleza puede tener un enorme impacto en la manera en la que se perciben y en su autoestima. Un problema que puede agudizarse cuando llegan a la adolescencia y la aceptación del grupo de amigos comienza a ocupar un lugar esencial en su desarrollo y su autovaloración. 

De ahí que el “body positive” esté cobrando gran fuerza en la educación infantil, instando a los padres a enseñar a sus hijos a aceptar, querer y respetar tanto su cuerpo como el de los demás. Un concepto que no solo debe centrarse en el sobrepeso u obesidad, sino también en el resto de características físicas que hacen únicas a cada persona. Una manera de fomentar una buena autoestima desde una edad temprana y de enseñar a los niños a respetar a todas las personas por igual y a no convertir los atributos físicos en objeto de burla o vergüenza. 

Los beneficios de educar a los niños bajo los preceptos del “body positive”

Educar a los niños bajo los preceptos del “body positive” no es solo una manera de combatir la gordofobia y enseñarlos a respetar las diferencias, sino que es una cuestión de amor propio y autoaceptación. Y es que, aunque se trate de un aprendizaje esencial para educar a los niños en la diversidad corporal, también es un método excelente para enseñarlos a tener una buena imagen de sí mismos. Esto ya que el “body positive”:

1. Favorece una autoimagen corporal positiva

Aprender a aceptar tanto las virtudes como los “defectos” del cuerpo es una excelente manera de fomentar una autoimagen corporal positiva en los más pequeños de casa. Esto no solo hará que tengan una mejor percepción de sí mismos, sino que los convertirá en personas más seguras de sí mismas. 

2. Mejora la autoestima infantil

Abrazar la diversidad corporal y aceptar el cuerpo tal como es resulta ser un ejercicio liberador que ayuda a los niños a aceptarse incondicionalmente. Esto no solo mejorará su bienestar psicológico y emocional, sino que también repercutirá de manera positiva en su autoestima y autovaloración.

educar niños diversidad corporal

3. Previene los trastornos de la conducta alimentaria

Una de las principales causas de los trastornos de la conducta alimentaria tan comunes en niños y adolescentes sienta su base en el rechazo a su cuerpo. De ahí que una buena manera de prevenir este tipo de trastorno consista en educar a los pequeños en la diversidad corporal y enseñarles a amar su cuerpo como es. 

4. Fomenta mejores hábitos de salud

¿Sabías que los adolescentes que tienen una imagen corporal negativa suelen tener peores hábitos de salud? En cambio, cuando tienen una autoestima adecuada y una autoimagen positiva se preocupan más por sus hábitos de salud y tienen una mejor disposición a llevar una dieta más sana y practicar más ejercicio físico.

5. Mejora las relaciones con los demás

Educar a los niños bajo los preceptos del “body positive” también puede mejorar sus relaciones con sus amigos y demás personas de su entorno. Esto ya que, además de enseñarles a respetar a todos por igual, dejan de enfocarse en los aspectos físicos de los demás para centrarse en las experiencias y los momentos que pasan junto a las otras personas.

¿Cómo educar a los niños en la diversidad corporal?

Contrario a lo que piensan muchos padres, educar a los niños en la diversidad corporal y enseñarlos a querer su cuerpo es mucho más sencillo de lo que parece. Esto ya que, a diferencia de los jóvenes o los adultos que deben desaprender los estereotipos y estándares sociales adquiridos, los niños aún no tienen una idea preconcebida de cuál debería ser el estándar de belleza. De ahí que sea más fácil enseñarlos a tener una relación positiva con su cuerpo desde una edad temprana. He aquí algunas claves que pueden ayudarte a conseguirlo.

  1. Pon el foco de atención en la salud y no en el aspecto físico. Enséñales que más importante que lucir bien o tener un cuerpo más esbelto o atlético lo es tener una buena salud y un estilo de vida sano.
  2. Analiza el contenido de las redes sociales, medios de comunicación y experiencias cotidianas. Destaca los comportamientos, comentarios o juicios equivocados y reflexiona al respecto con los más pequeños de casa.
  3. Revisa tus propios estereotipos y creencias sobre el cuerpo. Recuerda que tus hijos también aprenden por imitación, de manera que debes evitar transmitirles un ejemplo negativo que podría generarles una gran confusión.
  4. Evita utilizar frases o hacer comentarios sobre el físico de las personas. Frases como “¡Cuánto has engordado!” o “¡Qué guapo está desde que ha adelgazado!” pueden fomentar ideas equivocadas sobre la percepción corporal. Por tanto, mejor evitarlas.
  5. Habla abiertamente sobre la diversidad corporal. Aprovecha cualquier excusa para hablar con tus hijos sobre el respeto a la diversidad corporal, la importancia de la tolerancia y la normalización de los diferentes tipos de cuerpo. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *