No obligues a tus hijos a sentarse en las rodillas de los Reyes Magos

Sentarse rodillas Reyes Magos

Si alguna vez has llevado a tus hijos a ver a los Reyes Magos o a Papá Noel, habréis hecho las interminables colas para que al fin, los niños se sienten en el regazo de sus majestades los Reyes Magos o en las rodillas de Papá Noel y les digan lo bien que se han portado durante el año y les comenten lo que quieren de regalos este año.

Lo más probable es que también hayas visto a algunos padres obligar a sus hijos a sentarse en las rodillas de los Reyes Magos o de Papá Noel aunque el niño no quisiese. ¿Cómo va a decir que no después de tanto rato esperando? Si todos los demás niños lo hacen, ¡tu hijo también! Pero no… esto no tiene que ser así.

No les obligues

Si un niño después de hacer toda la cola para ver a los Reyes Magos no quiere sentarse en las piernas de sus majestades, entonces, es tan fácil como no obligarle a hacerlo. Puede que tengan miedo o simplemente que no quieran sentarse en el regazo de alguien que no conocen… y hacen bien. En esta sociedad es bueno ser desconfiado. Es importante que los niños aprendan a alejarse de lo que les da miedo y que desconfíen de las personas que no conocen.

Los padres deben tener en cuenta que es necesario que los niños desde bien pequeños, aprendan a decir que “NO” y sobre todo, que se sientan respetados ante las decisiones que tomen, como no querer sentarse en el regazo de los Reyes Magos.

Hazlo por ellos…

A partir de ahora, aunque te encante la Navidad y todas sus tradiciones, no permitas que tus hijos tengan que acabar llorando cuando están sentados y obligados con Papá Noel o los Reyes Magos. Hay niños que les gusta subirse en sus rodillas, pero otros simplemente tienen miedo y se sienten angustiados, sobre todo aquellos que tienen menos de 5 años.

Incluso a partir de los 5 años, aunque ya no tengan miedo no sienten confianza suficiente como para subirse a las rodillas de un desconocido. Aunque no queremos decir con esto que se deba romper la tradición de seguir haciendo colas para ver a los Reyes Magos o a Papá Noel, simplemente decimos que no es necesario obligar a los niños a esto, es absolutamente innecesario. Ellos les escriben sus cartas y las meten en su buzón real… Para algunos es más que suficiente, además de ponerles un dulce la noche mágica.

Inspiración: Álvaro Bilbao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios