Papá primerizo: disfruta al máximo con estos consejos

Papá primerizo

Cuando te conviertes en padre toda tu vida cambia por completo, da un giro de 180º, ¡y es que no es para menos! Ahora en tu vida tienes al ser más maravilloso que cuando te mira y te sonríe, te derrite el corazón. Es una experiencia única que no se puede comparar con nada en el mundo.

Tu vida mejora en todos los aspectos y además, tendrás una transformación interna que nunca imaginaste que tendrías. Será la transformación más maravillosa, porque tu vida dejará de girar entorno a ti y comenzará a hacerlo entorno a tu bebé… Tus prioridades habrán cambiado por completo.

El momento en que te enteras que serás padre

Cuando te enteras de que vas a ser padre todo tu mundo queda paralizado unos segundos, ¡de verdad ha ocurrido! Tu mujer está embarazada y dentro de su vientre está creciendo un ser maravilloso. Tus pensamientos solo giran entorno a que el embarazo vaya bien, que tu mujer esté bien y que el bebé llegue al mundo sano.

En el momento en que ya lo tienes en tus brazos, sientes una energía maravillosa que te envuelve y un amor que no sabías que podías sentir a un nivel tan profundo por nadie. Ahora, desde el nacimiento de tu pequeño es cuando comienza el camino de la paternidad y te da miedo cometer algún error que le pueda perjudicar de algún modo.

Esto es normal, esos miedos son normales y no debes temerlos. Debes entenderlos para que de esa manera tu capacidad de ser padre mejore con tu experiencia y tu pequeño crezca teniendo al mejor progenitor que podría haber tenido.

Lo harás bien

Todo el mundo tiene miedo a lo desconocido, es una reacción normal del ser humano. Pero ese miedo que tienes es lo que te ayudará a hacer las cosas mejor de lo que te piensas. Actuarás con cautela y pensando siempre en el beneficio de tu pequeño y de tu familia.

Es normal que quieras centrarte solo en hacer las cosas bien todo el tiempo, pero hay una parte importante que también debes tener muy presente: debes cuidarte y disfrutar de tu paternidad en todos sus sentidos. Para poder conseguirlo, sigue estos consejos y te sentirás fabulosamente.

Disfrutar paternidad

Pasa tiempo con tu bebé

Todo el mundo sabe que un bebé demanda mucho tiempo pero no es lo mismo atender sus necesidades básicas y ya está que pasar tiempo con tu bebé mientras lo disfrutas. La madre disfrutará de su pequeño, pero tú también debes hacerlo porque también es tu hijo.

Puedes dedicar tiempo a tu bebé desde incluso, antes de que nazca. Involúcrate en el embarazo, habla con tu bebé siempre tanto en el vientre de la madre, como cuando haya nacido. Tu bebé necesita escuchar tu voz para establecer ese vínculo afectivo tan necesario entre ambos.

Que no os falte amor en la pareja

Hay padres que cuando tienen un bebé se olvidan de ser pareja y se centran únicamente en ser padres. Es necesario tener claro que cuando te conviertes en padre no tienes que cambiar tu rol de pareja. En este sentido, no debes descuidar la relación que tienes con la madre de tu hijo. Demuestra tu amor por ella y agradece el esfuerzo que ha hecho por traer a vuestro hijo al mundo y lo que hace cada día por cuidarlo.

Repartir las tareas de manera equitativa

Que tu mujer sea la madre de tus hijos no significa que ella tenga que ocuparse de todo. Si ella está dándole el pecho a tu bebé tú puedes hacer otras cosas en el hogar, puedes cuidarla para que no le falte de nada mientras amamanta, por ejemplo.

No hay nada más maravilloso en la paternidad que estar presente todo el tiempo en la vida y cuidado de los hijos y en la crianza de tu bebé. Puedes bañar a tu bebé, darle el biberón de leche materna o de fórmula, jugar con tu pequeño mientras la mamá debe descansar para reponer energías. ¡Tu papel en la familia también es prioritario!

Habla a tu bebé

Es cierto que tu bebé no te entiende pero no tiene que ser un motivo para que no le hables. De hecho, tienes que hablarle cada día, explicarle lo que hacéis y hacerlo con todo el amor que tienes por él. De esta manera tu pequeño además de disfrutar de tu voz, empezará a interiorizar bien el lenguaje en el que se desenvolverá en pocos meses.

Dale todo tu amor

Como padre, debes darle amor y abrazos a tus hijos todo el tiempo, porque ellos lo necesitan, sin importar la edad que tengan. Pero tu bebé también lo necesita, ¡y mucho! Abraza a tu bebé, dale besos, acaríciale y dile cada día de tu vida que le quieres con todo tu corazón. Aunque no te lo creas, eso se quedará marcado para siempre en el corazón de tu hijo. Quizá no recuerde las palabras, ni tampoco el momento… Pero sí se le quedará grabado para siempre el amor tan profundo y tan puro que sientes por él, ¡y es imprescindible para su desarrollo!

Bibliografía
Roca, E. (2012) Vamos a ser padres: La guía más completa, actualizada y ampliada de embarazo, parto y posparto. Editorial: Debolsillo
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios