Cuando parece que siempre lo haces mal con tus hijos

Cuando parece que siempre lo haces mal con tus hijos

Es un sentimiento desagradable cuando crees que lo estás haciendo mal con tus hijos. Que la educación que les das es deficiente, que no tienes autoridad porque a veces les permites demasiado, cuando les das de postre alimentos que les gustan pero que en realidad son poco saludables como las natillas o un helado, cuando prefieres limpiar su dormitorio cuando tu hijo tiene 5 años y está viendo la tele para ir más rápido en lugar de darle tareas acorde a su edad… Y la lista puede ser interminable.

Sí, parece que hoy en día todo lo haces mal. ¿Cuántas noches te has acostado a dormir arrepentido/a por cómo la forma de hablar a tus hijos puede afectarle emocionalmente? Es posible que ya no puedas ni contar esas veces, ¿verdad? Educar no es fácil y los niños no vienen con manual de instrucciones.

Escoge bien la información

Es posible que en ocasiones sientas que estás ‘bombardeado/a’ de información sobre crianza y educación para tus hijos y que creas al leer los artículos que lo haces todo mal. O que el maestro de la escuela te diga qué es mejor que hagas en casa, o incluso tus familiares o amigos también te aconsejan y parece que lo que tú haces, siempre está mal.

El secreto no está en pensar que lo haces todo mal cuando lees un artículo escrito por un profesional de crianza y educación o cuando alguien te da un consejo. La clave consiste en que después de leer el tema que sea, seas capaz de hacer una autoevaluación y saber qué cosas debes mejorar en la disciplina y crianza de tus hijos. O en cambio, cuando es alguien que te da un consejo, evalúa si ese consejo te puede servir o si simplemente tienes que agradecer a esa persona lo que te dice, pero luego, hacer lo que crees que es mejor para ti y tu familia.

errores crianza

No consiste en cambiar todo lo que estás haciendo, ¡ni mucho menos! Quizá las normas que tengas en casa pienses que no son las mejores del mundo, ¡pero al menos tienes normas en casa! Y si las has pensado, es porque crees que esas son las mejores en este momento para tu familia y poder convivir en armonía todos juntos. Te has preocupado en buscar esas normas y en aplicarlas. Si todo funciona y va rodando es que las estás aplicando bien, si hay fallos en esas normas o no las cumplen, quizá haya un fallo en la aplicación de las normas en tu hogar y debas hacer modificaciones.

Lo que importa sobre todo, es aprender a escoger la información que te va bien a ti. Cada familia es un mundo y solo tendrás que escoger aquellas lecturas o consejos que te vayan a aportar a ti como persona, que te resulten interesantes o que te ayuden en la crianza de tus hijos.

Cambiar a mejor siempre es positivo

Gracias a los avances y a los profesionales de crianza y educativos, se pueden saber nuevas y eficaces estrategias para poder criar a los hijos, por lo que es buena idea aprovechar sus conocimientos para aplicar algunas técnicas en casa.

Por eso, la próxima vez que pienses que lo estás haciendo todo mal en cuanto a la crianza y educación de tus hijos, ¡quítatelo de la cabeza! Porque si lo piensas, es porque al menos estás intentándolo. Si no estás a gusto con cómo estás educando a tus hijos, recuerda que siempre es buen momento pera cambiar a mejor, porque los resultados con consistencia siempre serán positivos.

Nunca olvides que para tus hijos eres la madre (o el padre) perfecta. Sí, tendrás tus defectos y tus virtudes, probablemente discutirás con tus hijos día sí y día también. Llorarás algún día porque te habrás equivocado o tendrás que pedir perdón a tus hijos. Pero todo esto es normal. Eso es la maternidad o la paternidad. No haces todo mal, lo haces lo mejor que puedes y si no te gusta, solo tienes que cambiar lo que sabes.

Deja un comentario sobre “Cuando parece que siempre lo haces mal con tus hijos”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios