¿Qué debes saber sobre las pérdidas involuntarias de orina durante el embarazo?

Pérdidas involuntarias de orina en el embarazo

Gestar una nueva vida es maravilloso. El embarazo llega acompañado de muchas ilusiones, expectativas y alegría, pero los cambios que ocurren en tu cuerpo también pueden generar ciertas molestias, una de las más comunes son las pérdidas involuntarias de orina. De hecho, se estima que casi el 40% de las embarazadas sufre incontinencia urinaria, fundamentalmente durante su primer embarazo o luego del parto.

¿A qué se debe la incontinencia urinaria durante la gestación?

Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo hacen que la sangre fluya con mayor velocidad por tus riñones y la vejiga se llene más rápido. Esa es la razón por la que desde los primeros meses de la gestación necesitarás ir con más frecuencia al baño. De hecho, se trata de uno de los primeros síntomas del embarazo, que notarás a partir de la sexta semana.

Por otra parte, el volumen de sangre aumenta gradualmente a lo largo del embarazo, de manera que en los últimos meses puedes llegar a tener hasta un 50% más. Eso hace que los riñones tengan que procesar una mayor cantidad de líquido, parte del cual termina en la vejiga.

A estos cambios circulatorios se le suma que tanto tu bebé como el útero siguen creciendo. Su peso y tamaño provocan un aumento de la presión intraabdominal, lo cual genera un debilitamiento del suelo pélvico, que es lo que en última instancia provoca las pérdidas involuntarias de orina.

La mayoría de los casos no son graves, suelen suceder cuando te ríes, estornudas, toses, levantas objetos pesados o realizas ejercicios como trotar. A esos escapes se les denomina “incontinencia urinaria de esfuerzo”, la cual es bastante común durante el último trimestre del embarazo.

Consejos para lidiar con la pérdida involuntaria de orina

No debes asustarte, esas pérdidas de orina no suelen ser permanentes. Después del parto se pone en marcha un proceso de reparación natural de los tejidos debilitados que reduce significativamente esos escapes hasta que desaparecen por completo, en la mayoría de los casos. Aún así, es conveniente que aprendas a lidiar con esas pérdidas durante la gestación y que hagas todo lo posible por minimizarlas.

Incontinencia de orina durante el embarazo
  • Cuida tu peso corporal. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia indica que en un embarazo normal la madre puede aumentar entre 11-12 kg. Si antes del embarazo ya padecías sobrepeso o si ganas muchos kilos durante la gestación, serás más propensa a padecer incontinencia urinaria. Por eso es importante que sigas una dieta balanceada.
  • Mantén a raya el estreñimiento. Durante el embarazo tu tránsito intestinal se afecta, por lo que tendrás tendencia al estreñimiento, el cual se ha relacionado con el prolapso de los órganos pélvicos. Para evitar este problema es conveniente que mantengas una vida activa ya que el ejercicio físico favorece el tránsito intestinal, además de mantenerte bien hidratada y seguir una dieta rica en fibra.
  • Haz ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico. Los ejercicios de Kegel son estupendos para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Puedes hacerlos sentada, acostada o incluso de pie. Solo tienes que contraer los músculos del ano y la vagina como cuando vas a retener el pis pero teniendo la vejiga vacía, durante 10 segundos, descansar 10 segundos y repetir el ejercicio durante dos minutos, hasta tres veces al día. También existen ejercicios avanzados para fortalecer el suelo pélvico que ofrecen resultados excelentes y facilitan el parto y la recuperación.
  • Ve más seguido al baño. Si esperas hasta el último momento para ir al baño, es más probable que sufras pérdidas de orina. Además, si sueles hacer caso omiso a las señales de la vejiga o la fuerzas para evitar que ese aviso aparezca en un momento inapropiado, terminarás inhibiendo el mecanismo natural que te avisa cuando debes hacer pis y aumentas las probabilidades de que se produzcan escapes. Por eso es conveniente que te mantengas atenta a las señales de tensión que envía la vejiga o que incluso vayas al baño cada una o dos horas, aunque no tengas ganas.

¿Cómo protegerte para sentirte más cómoda y segura?

Si tienes pérdidas involuntarias de orina, no permitas que estas limiten tus actividades y ensombrezcan el embarazo. Para sentirte completamente segura y cómoda, lo ideal es que recurras a las compresas, pero no valen las que utilizas a diario.

Debes saber que la orina tiene una densidad y una ligereza similar a la del agua, por lo que es necesario que la compresa que uses no solo absorba muy bien sino que lo haga rápidamente. Por otra parte, el olor y pH del pis también son diferentes respecto a otros fluidos corporales, por lo que con las compresas convencionales no te sentirás igual de seca, protegida y segura.

Existen compresas, como la nueva TENA Lady Discreet, que te brindan una protección discreta y cómoda ya que su diseño asimétrico se adapta perfectamente a tu cuerpo. Además, gracias a la tecnología microPROTEXTM, estas compresas son un 20% más finas pero igual de absorbentes, de manera que ofrecen una triple protección: ante los escapes, la humedad y el olor, para que te sientas fresca y cómoda, protegiendo además tu piel.

Existen diferentes modelos concebidos para pérdidas de orina leves o moderadas, de manera que puedas elegir aquel con el que te sientas más a gusto. De hecho, la TENA Lady Discreet Normal no solo es muy discreta sino que también cuenta con barreras antiescapes, para darte una dosis extra de seguridad. Y si quieres probarlas, puedes conseguir muestras gratuitas.

Deja un comentario sobre “¿Qué debes saber sobre las pérdidas involuntarias de orina durante el embarazo?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!