Salud

Romper aguas mientras duermes: ¿Es posible?

Se puede romper aguas durmiendo: Cómo reconocerlo y qué hacer en esos momentos cruciales

romper aguas durmiendo
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

Al llegar al noveno mes de embarazo, la mayoría de las gestantes esperan con ganas cualquier señal que les indique que el momento del parto ha llegado. Esta señal puede llegar de múltiples formas, aunque romper aguas es uno de los signos más comunes e inequívocos de que el trabajo de parto ha comenzado y que muy pronto nacerá el bebé. Un signo que puede llegar cuando menos lo esperas, en cualquier momento y lugar, incluso mientras duermes. Te contamos qué significa realmente romper aguas, qué sucede si ocurre mientras duermes y cómo debes actuar en esta circunstancia. 

¿Qué significa romper aguas?

Durante todo el embarazo el bebé está protegido en el vientre materno por el saco amniótico, una especie de bolsa membranosa llena de líquido amniótico, una sustancia clara y ligeramente amarillenta con un alto contenido en proteínas, lípidos, electrolitos y urea. Este saco y su contenido protege al bebé de posibles golpes, a la vez que le brinda una mayor estabilidad y le facilita los movimientos en el vientre de la madre. Además, contribuye a regular la temperatura para que el bebé crezca en un ambiente más estable. 

Sin embargo, cuando el momento del parto se acerca este saco se rompe y el líquido amniótico se escapa, es lo que conocemos en el argot popular como romper aguas o romper la fuente. Si bien, no todas las mujeres experimentan la rotura de la membrana de la misma manera ni en el mismo momento, es un signo claro de que el trabajo de parto ha comenzado y el bebé se está preparando para salir. En muchos casos, la gestante puede experimentar un goteo irregular o constante de pequeñas cantidades de líquido que salen de la vagina. Otras veces, la rotura es mucho más evidente y sale un líquido continuo que puede dar la sensación de haberse orinado. 

¿Se puede romper aguas mientras duermes?

Es difícil saber con exactitud cuándo romperás aguas. Puede ocurrir tanto en las horas previas al parto como unos días antes. La mayoría de las veces sucede cuando menos lo esperas, lo que significa que puede ocurrir mientras estás descansando en el sofá, caminando por la calle, tomando una ducha o, incluso, mientras duermes. Sí, también es posible romper aguas durmiendo. Esto se debe a que el embarazo ha llegado a término y tanto los niveles hormonales como las propias contracciones que recién comienzan pueden propiciar la rotura del saco amniótico estando, incluso, de reposo. 

¿Cómo saber si has roto aguas durmiendo?

La mayoría de las gestantes suelen tener problemas para conciliar un sueño realmente reparador en el último trimestre del embarazo. De hecho, es normal que se despierten varias veces en la noche, ya sea porque tienen que ir al baño debido a que en esta etapa aumentan las ganas de orinar por la presión que el bebé ejerce sobre la vejiga o por los dolores o incomodidades debido al peso del vientre sobre la columna. De ahí que no sea difícil que puedan percatarse en mitad de la noche si han roto aguas durmiendo. Sin embargo, aunque en muchos casos es fácil reconocer esta señal, a veces puede resultar un poco más complicado, sobre todo cuando se trata de primerizas. He aquí algunos signos que podrían advertirte de que has roto aguas mientras dormías.

  • Has mojado las bragas y/o la cama. Cuando rompes aguas es normal que se escape una cierta cantidad de líquido, lo cual puede terminar por mojar las bragas o, incluso, la cama. Aunque esta experiencia puede variar de una gestante a otra, lo más habitual es que se trate de una cantidad considerable ya que, al estar acostada, el bebé no ejerce la misma presión que cuando estás de pie y tiende a salir más líquido.  
  • Experimentas una sensación de descompresión. Muchas gestantes afirman experimentar una sensación de descompresión en el momento de romper aguas, similar a la que sentían a veces cuando bajaba el flujo durante la regla. Esta sensación se produce en el momento en el que se rompe el saco amniótico y se empieza a escapar el líquido que hay en su interior. En algunos casos, las embarazadas aseguran que la sensación es similar a si se hubiesen hecho pis.
  • Tienes un flujo continuo de líquido. Muchas gestantes, sobre todo primerizas, tienden a confundir la rotura de aguas con hacerse pis mientras duermen. Sin embargo, a diferencia de cuando se hacen pis en la cama, con la rotura de aguas es normal que sigan teniendo un flujo menor, pero continuo de líquido al levantarse. Este flujo de líquido puede durar incluso algunas horas.  
Romper aguas mientras duermes

¿Qué sucede si rompes aguas mientras duermes?

Romper aguas mientras duermes no es peligroso. Sin embargo, una vez que te des cuenta debes actuar rápidamente, como mismo harías si rompieses aguas en otro momento del día. Lo que sucede es que cuando se rompe el saco amniótico y empiezas a perder líquido, el bebé deja de estar tan bien protegido del medio externo y aumenta el riesgo de que pueda entrar una bacteria o virus oportunista y causar una infección. Además, el bebé se empezará a sentir más incómodo y hará todo lo posible por intentar salir. Por tanto, es importante que actúes rápidamente, pero sin perder la calma. A fin de cuentas, considera que aún puede faltar bastante para el momento del parto.

¿Qué hacer si rompes aguas durmiendo?

Una vez que te cerciores de que has roto la fuente debes prepararte para acudir al hospital ya que este suele ser un indicador de que el trabajo de parto ha comenzado. Si ya tienes contracciones, es hora de que empieces a cronometrar su frecuencia e intensidad. En este momento, evita tomar un baño ya que el agua puede penetrar y afectar al bebé, en su lugar, si quieres prepararte puedes tomar una ducha rápida o asearte. Tampoco se recomienda que uses tampones para contener la pérdida de líquido, si quieres hacerlo de alguna manera, usa mejor una compresa. 

Una vez en el hospital, el médico te preguntará sobre la frecuencia e intensidad de las contracciones y es probable que te haga una revisión para comprobar si el útero ha comenzado a dilatar, así como para verificar el nivel de líquido amniótico. A partir de este momento, los profesionales de la salud te acompañarán durante todo el proceso y te indicarán qué debes hacer a cada paso

  • Amaya-Guio, J., Rubio-Romero, J., Arévalo-Mora, L., Osorio-Castaño, J. H., Edna-Estrada, F., & Ospino-Guzmán, M. P. (2015). Guía de práctica clínica para la prevención, detección temprana y tratamiento de las complicaciones del embarazo, parto y puerperio: sección 3. Infecciones en el embarazo: ruptura prematura de membranas (RPM). Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología, 66(4), 275-290. DOI:10.18597/RCOG.293

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *