Universidad pública que forma a maestros diferentes

Hiperaula Universidad

La Universidad Complutense de Madrid quiere dar un giro a su formación de docentes y lanza la “Hiperaula” donde los docentes enseñan a otros docentes pero no utilizan ni pizarras ni tampoco estrado. Quieren que sea un espacio de interacción para que los futuros maestros se formen de otra manera diferente, luchando por acabar con el modelo tradicional de enseñanza y para fomentar la creatividad tanto en profesores como en alumnos.

Las escuelas ya han comenzado a cambiar y existen pedagogías alternativas para que los niños crezcan en ambientes diferentes a lo tradicional. La universidad llega tarde ante estas pedagogías alternativas pero no quiere quedarse atrás y por eso para el próximo curso quiere cambiar.

Hiperaula

Hiperaula será un espacio donde no habrán jerarquías. Se quiere que tanto profesores como alumnos estén al mismo nivel, aunque se sepa quien es el docente no habrá estrados ni pizarras, tampoco puertas cerradas porque se comenzará con la codocencia, donde los profesores darán clases de manera conjunta.

Los estudiantes mejorarán resultados académicos y los que son más avanzados ayudarán a que los que lo son menos, avancen casi sin darse cuenta. Para un profesor es complicado trabajar con diferentes capacidades y velocidades de aprendizaje por lo que con más de un profesional por aula todo esto puede cambiar. Algo que dista del modelo tradicional que no consigue motivar ni retener a los alumnos y acaba por aparecer demasiadas veces el fracaso escolar.

Parálisis en el modelo educativo

En España existe un modelo educativo que no pone el foco en la formación docente. La colaboración entre docentes requiere que hayan estructuras planificadas, no es algo que exista de una improvisación. Todo esto necesita de un cambio cultural para que los docentes sepan trabajar entre iguales y en equipo, dispuestos a supervisar y evaluar la colaboración en la codocencia.

En la Complutense de Madrid son conscientes de que esto es complicado porque la codocencia requiere inversión económica: más profesores en el centro. En la actualidad, es la educación concertada la que va por delante, puesto que en Madrid, el colegio Padre Piquer tiene tres docentes por clase. En la Complutense ya se han formado 115 docentes de los 400 que hay para hacer uso de las tecnologías que ofrece la Hiperaula.

Aulas desmontables

La facultad estaba anticuada y las salas de clases mostraban que las cosas no iban bien. Los ordenadores estaban encadenados a las mesas y todo estaba atornillado al suelo. Ahora ese espacio tiene sillas ergonómicas, ruedas, hay pantallas gigantes que cuelgan de las paredes que los estudiantes pueden usar como ordenador, mesas desmontables y también se pueden encontrar medidores de ruido para impedir que los debates se suban mucho de tono. No existe un orden establecido, cada clase tiene su propia estructura.

El próximo curso pasarán unos 500 alumnos de magisterio y del máster en formación del profesorado para secundaria que sin duda, revolucionarán la enseñanza en el presente y el futuro.

Deja un comentario sobre “Universidad pública que forma a maestros diferentes”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios