Ámame cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesito

Niños necesitan amor mala conducta

Cuando un niño “se porta mal” todo el tiempo, los padres pueden llegar a desesperar. Comienzan a tener ansiedad porque ya no saben “qué más pueden hacer”. La crianza se les vuelve una pendiente muy empinada y lo peor, se sienten malos padres. Quizá tu hijo tenga comportamientos no aceptados socialmente o que no corresponden a su edad… y esto te preocupa. Vamos a hablarte sobre cuando los niños tienen rabietas muy fuertes y qué debes hacer al respecto.

Cuando un niño tiene una rabieta fuerte, te está diciendo que no sabe gestionar esa emoción intensa y que no puede manejarlo de otro modo. Por eso es tan importante tener en cuenta la frase que titula este artículo: “Ámame cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesito”.

Los niños que más amor necesitan lo reclaman de las formas menos amorosas

Todos (absolutamente todos) los niños pueden tener comportamientos a lo largo de su infancia que no sean aceptables socialmente. Están aprendiendo sobre límites, hábitos y rutinas y no siempre lo “captan” a la primera. En ocasiones, estos comportamientos pueden traspasar una línea que conocemos como “normal” entonces puede convertirse en una conducta inadaptada.

Si tu hijo tiene un comportamiento inadaptado, no tires la toalla. Es fundamental que entiendas primero por qué se comporta así para poder actuar de un modo u otro. No existen dos niños iguales, por lo que es importante que reflexiones sobre qué es lo que le puede estar pasando a tu hijo y así, buscar las ayudas y las soluciones que mejor se adapten a su situación concreta.

Por qué mi hijo se comporta tan mal

Antes de empezar a pensar en cómo mejorar su conducta hay que reflexionar sobre qué es lo que la provoca. Tu hijo no se comporta mal porque le apetezca… Si lo hace es porque lo está pasando mal, está sufriendo, y necesita tu ayuda. Algunos de los motivos que pueden ocasionar un mal comportamiento fuera de “lo normal” podrían ser los que te comentamos a continuación.

Dificultades de adaptación a los cambios

No todos los niños se adaptan a los cambios de buen grado. Quizá haya algún factor en su vida que le esté desequilibrando internamente como un divorcio, una mudanza o la pérdida de un ser querido. Esto puede afectar a su carácter y si no expresa esas emociones lo hará a través del comportamiento.

Baja tolerancia a la frustración

A los niños pequeños les cuesta mucho tolerar la frustración y cuando no aceptan algo, lo demuestran con mucha agresividad hacia personas u objetos. Si las cosas no salen como ellos quieren en un principio, pueden explotar en una terrible conducta.

Quieren más atención

La atención de los padres también se consigue a través de una mala conducta. Cuando los padres hacen caso a los malos comportamientos, sin darse cuenta están haciendo un refuerzo negativo hacia la conducta que quieren extinguir. En realidad, los hijos quieren abrazos pero cuando la rabia les hace sentirse tremendamente mal e incomprendidos, puede parecer que sean además de agresivos, también ariscos. Pero nada más lejos de la realidad.

hijo comporta mal

No les gusta seguir las reglas

En ocasiones, el carácter de los niños puede hacer que su comportamiento no sea el adecuado porque no quieren aceptar el cumplimiento de normas.

No se siente bien emocionalmente

Cuando un niño no se siente bien emocionalmente lo demostrará siempre a través de las conductas, por lo que su comportamiento no será el correcto. Es fundamental saber qué es lo que le afecta internamente para que pueda volver a sentirse equilibrado y que el mal comportamiento se esfume.

Situación de depresión paterna o materna

Un padre o madre con depresión puede que no pueda poner normas coherentes porque dependerá de su situación emocional. Es posible que reciba mensajes negativos que cambien su percepción de sí mismo y que afecten a su autoestima.

Modelo de crianza inadecuado

La disciplina demasiado permisiva o demasiado autoritaria puede generar malos comportamientos en los hijos al causarles inseguridad y ansiedad.

Posibles trastornos emocionales o psicológicos

Los niños quizá tengan un mal comportamiento porque pueden tener un trastorno emocional o psicológico, a saber:

  • Ansiedad y trastorno del ánimo. Pueden presentar desmotivación y muchos miedos.
  • Pocas habilidades sociales. Si no saben expresar sus emociones correctamente puede que se comporten de manera agresiva.
  • TDAH. Los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, suelen ser niños impulsivos que actúan sin pensar. Es probable que presenten problemas de relación, conducta y rendimiento escolar.

Cualquiera de estos motivos puede hacer que un niño o niña tenga un comportamiento inadecuado, inadaptado o intenso. Si no sabes cómo actuar te lo contamos en este artículo para reducir las conductas inadaptadas a través de la modificación de conducta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios