Qué hacer cuando mi hijo tiene una conducta inadaptada

conducta inadaptada niños

Hablamos de conducta inadaptada cuando nuestros hijos tienen conductas que no son socialmente aceptables e incluso, que pueden estar fuera de su rango de edad o etapa evolutiva. Es fundamental entender por qué le ocurre y cuáles son las causas que provocan que un niño pueda tener una conducta de este tipo.

Cuando un niño tiene una conducta desacatada es fundamental utilizar estrategias de modificación de conducta. El objetivo es reducir las conductas negativas y reforzar las positivas. Para ello no pierdas detalle de todo lo que te vamos a explicar a continuación.

Qué deben hacer los padres ante las conductas inadaptadas

Si tienes un hijo que tiene este tipo de conductas, entonces es necesario que tengas en cuenta los siguientes puntos:

  • Habla con un profesional que te guíe en el proceso de modificación de conducta.
  • Márcate objetivos para la mejora del comportamiento de tu hijo.
  • Utiliza el mayor número de estrategias posible.
  • Retira la atención de las conductas negativas, ignora aquellas conductas que sean disruptivas.
  • Premia y refuerza positivamente las conductas que sí se deseen mantener.
  • Mantén un horario en el hogar para que tu hijo sepa todo lo que se espera en un día y no le cueste adaptarse a los cambios.
  • Pon normas en casa para todos, no solo para el niño que se comporta mal.
  • Utiliza el sistema de puntos para que pueda ver de forma visual su mejora de la conducta (con caras contentas y tristes).
  • Divide en diferentes pasos una conducta y refuerza cada pequeño progreso.
  • Nunca compares a tu hijo cuando se comporta mal con otro que tenga un buen comportamiento, eso le hará sentir celos, rabia, rencor, inseguridad e incluso ansiedad.
  • Los niños pequeños necesita dirección y guía en su comportamiento.
  • Los niños más mayores requieren más comunicación verbal.
  • El niño debe conocer cuáles son los límites que se esperan de él y mantener siempre una buena relación.
  • Valida la emoción de tu hijo por muy intensa que sea su conducta. Es la única manera de que se sienta comprendido y valorado, algo clave para que la intensidad pueda disminuir.
  • Evita las situaciones que puedan ser desencadenantes de una conducta disruptiva demasiado intensa.
  • Utiliza el refuerzo positivo: tu hijo se debe sentir satisfecho con su buen comportamiento porque ha sido reforzado y le ha hecho sentir bien, algo que le permitirá repetir la buena conducta en el futuro.
  • Sé un buen modelo a seguir: no quieras que tu hijo tenga una actitud tranquila si tienes un comportamiento explosivo o iracundo de manera habitual.

Hay tres puntos muy importantes que no se deben pasar por alto: el refuerzo positivo, poner límites y por supuesto, ser un buen modelo a seguir.

qué hacer conductas inadaptadas

Lo que no se debe hacer

Establecer rutinas, evitar conductas conflictivas, utilizar la distracción y todos los puntos que hemos comentado en el apartado anterior son formas de reducir la conducta inadaptada de los hijos con un problema de comportamiento. Pero también, hay algunas cosas importantes a tener en cuenta, nos referimos a las que no se deben hacer. Veamos:

  • Chantaje emocional. El chantaje emocional solo sirve para crear inseguridad emocional, el niño pensará que el amor hacia él tiene un precio.
  • Etiquetar. Nunca etiquetes a un niño porque creerá realmente que es así cómo es. Si le dices a un niño que es “malo”, “desobediente”, “torpe” o “malo”, actuará acorde a esas etiquetas que las personas que más quiere en el mundo le dice que es.
  • Echar un sermón. Si le echas un sermón no podrá expresar cómo se siente porque estás tú todo el rato hablando diciendo lo mal que lo ha hecho. En lugar de esto, permite que se exprese.
  • Castigar. Ni el castigo físico (que además está penado y es intolerable) ni los castigos en general sirven para nada.

Si tu hijo se porta mal, hay que poner límites. Si siguen los problemas, busca ayuda profesional porque cuánta más rápida sea la mejoría del niño, antes podréis encontrar la tranquilidad en la familia. Cada niño es diferente y cada familia un mundo, por eso es importante encontrar siempre la mejor manera para poder abordar el problema que afecta a todos los miembros de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios