Los bebés y el movimiento según la pedagogía Montessori

Cómo aplicarlo en casa

Cuando un bebé llega a casa es una preciosa etapa que los padres disfrutarán, al principio con cansancio pero siempre con ilusión. Desde el primer momento se deben respetar las necesidades de los bebés y aprender a reconocer cuando tiene hambre o cuando necesitan que se atiendan cualquiera de sus necesidades más básica. Pero es a partir de los 6 meses cuando los padres pueden tener en cuenta el movimiento según Montessori y comenzar así a practicar esta pedagogía en la crianza de sus hijos.

Es a partir de los seis meses cuando los bebés empiezan a interactuar más con el entorno, cuando empiezan a tener más movimiento, a tener resistencia al cuello, a mover más los brazos, las piernas o las manos. Es necesario que los pequeños tengan la oportunidad de moverse libremente para que así tenga la oportunidad de hacer siempre que lo desee. Montessori cree que el movimiento está asociado con el desarrollo del cerebro, así que trabajar con las manos y con el movimiento puede ser beneficioso para el desarrollo del niño.

El movimiento en el bebé de 6 meses en adelante

A los 6 meses y hasta el año si los padres anteriormente le han permitido que tenga libertad para moverse a su antojo, habrá tenido tiempo para desarrollar la fuerza que necesita, y será  a partir de esta edad cuando empezará a tener movimientos sorprendentes que los padres podrán ver si le observan detenidamente. Un niño empieza a arrastrarse a los 8 meses más o menos, pero si lo hace más tarde no deberás preocuparte porque cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo.

Una estupenda idea es colocar un espejo en el que el bebé pueda verse a sí mismo y ver su propia imagen, así podrá aprender sobre su cuerpo y su movimiento. Cuando aprenda a crear movimiento en su entorno, empezará a notar que tiene el control y esto le ayudará a empezar a tener una fuerte autoestima.

Bebés pedagogía Montessori

Cuando el niño empieza a explorar

Cuando el niño aprende a moverse por la habitación y empieza a explorar, los padres deberán tener medidas de seguridad en las estancias donde el niño pase más tiempo para darle la oportunidad de que el pequeño se mueva libremente sin  que haya ningún tipo de peligro. Esto quiere decir que la casa deberá estar a “prueba de bebés”.

Para conseguirlo, es tan fácil como ir gateando por todas las estancias de la casa y pensar en los peligros que tu bebé se puede encontrar por el camino. Deberás fijarte en todas las cosas que el bebé pueda tirar al suelo, cables, manteles, picos de mesas, enchufes, lámparas, grietas en las paredes, sofás etc. Además es muy importante que los padres se aseguren que el bebé no pueda encontrar ninguna cosa que pueda tragar de forma accidental.

Un lugar seguro para el movimiento

Es el momento en que el hogar deberá estar a prueba de niños y no deberá existir ningún peligro para que el niño pueda tener su propio espacio, se puede pensar por ejemplo en un pequeño cercado o parque infantil. Con la filosofía del movimiento los niños deberán tener la oportunidad de poder moverse con libertad y jugar con cualquier juguete que escojan en cualquier momento.

Los juguetes y materiales para el bebé deberán estar colocados en estantes bajos que le permitan tener acceso a ellos, o en pequeñas cestas para que sea más fácil limpiar y recoger. No es necesario que se pongan todos los juguetes en una caja grande porque no tendrán ningún orden y será más difícil para los pequeños  encontrar los juguetes que quieran si tienen que rebuscar entre muchos juguetes.

Deja un comentario sobre “Los bebés y el movimiento según la pedagogía Montessori”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!