¿Qué es la congelación de óvulos?

Ahora ya puedes congelar óvulos para ser madre el día de mañana

Congelación de óvulos

En los últimos tiempos, cada vez más mujeres deciden alargar el momento de la concepción. Primero se preocupan por terminar la carrera y tener un puesto de trabajo estable, por lo que es habitual que el primer embarazo ocurra entre los 30 y 40 años. De hecho, se estima que la edad media de las madres en España es de 32 años, las madres primerizas de mayor edad de Europa.

No obstante, atrasar demasiado el embarazo puede conllevar varios riesgos. En primer lugar, los problemas para concebir y, en segundo lugar, las complicaciones durante el embarazo. De hecho, mientras más tiempo pasa, menos ovula la mujer, además de que sus óvulos también van perdiendo calidad ya que el material genético va mutando con el paso del tiempo. Para solucionar este problema y poder concebir a una edad avanzada los especialistas en fertilidad han ideado una solución: congelar los óvulos.

El proceso de vitrificación de óvulos

La vitrificación de óvulos, también conocida como congelación de óvulos, consiste básicamente en preservar los óvulos de la mujer para que sean fecundados en otro momento. El proceso tiene una duración aproximada de dos semanas, aunque el tiempo entre cada procedimiento depende de cada caso en particular. La vitrificación consta de diferentes etapas:

  1. Etapa de preservación de óvulos. En esta primera etapa la mujer se somete a una estimulación ovárica mediante un tratamiento hormonal, en la mayoría de los casos con el objetivo de que produzca entre 12 y 20 óvulos con suficiente calidad como para que puedan preservarse.
  2. Etapa de extracción. Una vez que la mujer comienza a ovular, se procede a la extracción de los óvulos, un proceso conocido como aspiración folicular. Este procedimiento se realiza a través de una punción mediante una ecografía vaginal.
  3. Etapa de congelación. Se trata del momento en el que se congelan o vitrifican los óvulos, preferentemente por debajo de los -190 grados. Así deben permanecer, a una temperatura baja y estable, hasta el momento en que vayan a ser fecundados.
  4. Etapa de desvitrificación. Cuando la mujer desea quedar embarazada, se procede al proceso de descongelación de los óvulos. Se trata de un procedimiento muy sensible que debe realizarse cuidadosamente para mantener intacta la calidad de los óvulos.
  5. Etapa de fertilización. Una vez que la mujer está preparada para ser inseminada, se procede a la fertilización in vitro de los óvulos, ya sea con el esperma de la pareja o con el de un donante.
Congelación óvulos

En sentido general, la intervención es indolora, aunque en muchos casos suele aparecer una ligera molestia en el área abdominal que puede durar algunos días después del procedimiento. Es por eso que los especialistas recomiendan guardar un poco de reposo en los días siguientes a la intervención, aunque si no se trata de actividades que impliquen un gran esfuerzo físico, la mujer puede llevar su vida con normalidad.

¿Es efectiva la vitrificación?

El proceso de vitrificación es muy efectivo ya que la congelación se realiza en muy poco tiempo, por lo que los óvulos no pierden sus cualidades ni terminan dañándose, como solía suceder en el pasado cuando se congelaban con mayor lentitud. De hecho, la tasa de éxito de los óvulos vitrificados es bastante similar a la de los óvulos frescos, cerca del 90%.

No obstante, se debe aclarar que normalmente las tasas de embarazo son más bajas, suelen rondar entre el 40% y el 50%, en dependencia de la edad de la mujer. Por eso la Sociedad Española de Fertilidad aconseja que la mujer opte por este proceso antes de cumplir los 50 años de edad.

Deja un comentario sobre “¿Qué es la congelación de óvulos?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!