Efecto de los castigos físicos en la sociedad

Efectos más comunes del castigo físico y la violencia a nivel social

Los niños son traviesos por naturaleza, su deseo de conocer y explorar el mundo, unido a su escaso conocimiento sobre las normas sociales, a menudo les llevan a comportarse de manera inadecuada. Casi nunca lo hacen a propósito ni con el objetivo de llevar la contraria pero lo cierto es que algunas de sus conductas pueden hacer que hasta los padres más pacientes pierdan la compostura.

En estas situaciones, algunos padres recurren al castigo físico, una realidad que cada vez es más frecuente en muchas familias. Sin embargo, la violencia nunca es la solución ya que puede tener repercusiones muy negativas en el desarrollo psicológico del menor, y no solo a corto plazo sino también a lo largo del tiempo. Además, los efectos del castigo físico también dañan la dinámica familiar e incluso se dejan sentir a nivel social.

Cuando la onda expansiva de la violencia llega a la sociedad

El castigo físico es como una bomba, en un primer momento explota sobre el niño provocando grandes daños en su autoestima y autoconfianza pero más tarde su onda expansiva llega a otras esferas, como la familia, los compañeros de escuela del niño y, por supuesto, la sociedad. No debemos olvidar que la violencia no es un mero acto aislado, a través del golpe se transmiten una serie de mensajes y se validan ciertos comportamientos.

Efecto de los castigos físicos en la sociedad

Los efectos comunes en el castigo físico y violencia a nivel social

Por eso, los efectos más comunes del castigo físico y la violencia a nivel social son:

Rompe los canales tradicionales de comunicación

Los psicólogos afirman que cuando los padres recurren a los castigos físicos es porque la comunicación con sus hijos ya está dañada. No siempre es así pero lo cierto es que cuando se utiliza el castigo físico como la principal herramienta educativa, la comunicación padre-hijo se resquebraja irremediablemente. Al mismo tiempo, el niño comienza a asumir que la violencia es un medio de comunicación válido, que puede utilizar más allá del entorno familiar, con sus coetáneos y compañeros del colegio.

Desestima los valores y los principios de la sociedad

La única forma de educar en valores consiste en dar el ejemplo. Si queremos que los niños sean amables y tolerantes, los padres también deben serlo. Por eso, si los padres aplican el principio “haz lo que yo digo pero no lo yo que hago”, le transmitirán al niño la idea de que existe un doble rasero. Por consiguiente, es probable que cuando ese niño crezca, desarrolle una doble moral.

Legitima el uso de la violencia en la nueva generación

La violencia engendra violencia, no es un secreto para nadie. Por tanto, cuando se recurre al castigo físico como la única forma para educar a un niño, se le transmite la idea de que la violencia es una manera completamente válida para resolver los conflictos; es decir, se legitima la violencia. Como resultado, obtendremos una nueva generación donde el uso de la violencia se convierte en pan cotidiano, una generación que no ha tenido la oportunidad de desarrollar sus habilidades sociales y que responde con agresividad ante la menor señal de frustración.

Castigos físicos

Crea a niños sumisos, educados para ser víctimas de la sociedad

En algunos casos, los niños no responden con violencia a los castigos físicos sino que se repliegan sobre sí mismos, se vuelven tímidos y asumen el papel de víctimas. Al creer que el mundo está hecho a imagen y semejanza de su agresor, que es la persona que debía haberlos protegido, se forman una imagen distorsionada de la sociedad y es probable que cuando crezcan, se convertirán en personas inseguras, incapaces de luchar por sus sueños y de comprometerse con los cambios sociales.

Deja un comentario sobre “Efecto de los castigos físicos en la sociedad”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!