Educación

Fomenta el esfuerzo: técnicas para que tus hijos entiendan la importancia del esfuerzo

Los niños hacen mucho más esfuerzo de lo que imaginamos. Sentir que no lo valoramos es lo peor para ellos.

Fomentar el esfuerzo en los niños
Nuria Capdevila

Nuria CapdevilaMaestra y pedagoga

El esfuerzo siempre va seguido de una gran satisfacción personal y nosotros mismos lo comprobamos a diario. Lo que quizá olvidamos es que nuestros niños también hacen mucho esfuerzo día a día y es que, aunque no nos lo parezca, ellos pasan por muchos cambios que les obligan a esforzarse y superarse día tras día. Es posible que, con todo lo que nosotros tenemos en la cabeza, no seamos del todo conscientes de estas etapas por las que pasan, los cambios que viven y cómo les afecta. Por ello, es importante estar pendiente de ellos y acompañarlos, con amor y paciencia, por todos estos cambios.

Darnos cuenta de todo lo que viven nuestros hijos: paso principal

Nunca debemos restar importancia a lo que nos explican nuestros hijos: lo que les preocupa, lo que les sucede, cómo se siente y cualquier otra cosa que quieran compartir con nosotros. A su edad, se deben ir adaptando a cambios: compartir a mamá si hay un nuevo hermanito, empezar a ir a la escuela, darse cuenta de que no van a estar bien con todos y que deben compartir con los compañeros, etc. La manera en la que se relacionan con el mundo cambia a diario y ellos deben contener mucho sus emociones, deseos y frustraciones. Por este motivo, debemos mantener una comunicación abierta con ellos y nunca restar importancia a lo que es vital para ellos.

Dicho esto, es fundamental que valoremos todos estos pequeños esfuerzos que hacen a diario y los fomentemos, ya que esta es la clave para que puedan crecer en responsabilidad y valores, a la vez que desarrollan una fuerte autoestima y mentalidad crítica.

¿Cómo podemos fomentar este esfuerzo en los niños?

Para ayudar a los niños en su día a día, hay una serie de técnicas que podemos usar. Con ellas, no solamente conseguiremos acercarnos más a ellos y reforzar los vínculos familiares, sino que también les podremos guiar más y mejor.

Favorecer su autonomía: esencial

La autoestima afecta muchísimo al desarrollo del niño y a la personalidad que este va desarrollando: la manera en la que va a percibir el mundo y en la que se va a relacionar con los amigos, compañeros, pareja, etc. Es decir, la imagen que forme de sí mismo en su infancia será la que le marcará el resto de su vida. Por ello, es esencial que los papás y mamás trabajemos en ella. ¿Cómo? Es importante notar si el niño se siente inferior a los demás, si tiene complejos, etc. Aunque no lo parezca, los niños desarrollan complejos a edades muy tempranas en la actualidad y estos son los primeros a tener en cuenta y con los que debemos trabajar.

La autoestima de los niños se trabaja con la comunicación y, sobre todo, dándoles amor, cariño y apoyo. Es crucial que sean conscientes de sus fortalezas y ayudarles a desarrollar todo su potencial.

Valora siempre el esfuerzo y no el resultado final

No es buena idea juzgar o categorizar a nuestros hijos de acuerdo con el resultado final de una tarea. Por ejemplo, si el niño suspende alguna asignatura no debemos centrarnos en esto: debemos centrarnos en todas las que ha superado y potenciarlas porque aquí es donde reside su potencial, en lo que será bueno y en lo que destaca.

Además, para llegar a conseguir algo, por pequeño que parezca, deben hacer esfuerzos: estudiar, dejar de jugar, por ejemplo, para ayudar en casa, centrarse a la hora de aprender a poner los platos en el lavavajillas, etc. Todas estas pequeñas tareas que a nosotros nos parecen fáciles y simples, no lo son tanto para ellos. Por esto, debemos hacerles notar que vemos su esfuerzo y que lo valoramos muchísimo.

Animarlos: siempre y ante todo

Los niños van a fallar. Como todos. Y este es un gran aprendizaje para ellos, pues es la manera en la que pueden mejorar. Por este motivo, es fundamental que los padres no los desanimemos y nos centremos en sus fallos. Al contrario: animarlos a seguir intentando lo que se han propuesto y darles las ayudas que necesitan para conseguirlo.

Consejos para incentivar el esfuerzo en los hijos

Plantéales pequeños retos a diario

Relacionado con su autoestima y su potencial, es una buena idea darles pequeños retos a diarios. Pero, debemos ser conscientes del nivel de madurez de nuestros hijos y no pedirles algo a lo que no puedan llegar. Si los observamos, es fácil ver hasta dónde pueden llegar y, por ende, hasta dónde podemos exigirles. Cada vez que vean que completan satisfactoriamente una tarea, aumentará su autoestima y se sentirán mucho más confiados.

Dales otro punto de vista sobre los errores: de ellos, se aprende

Cada vez que nuestros pequeños “fallan” se siente frustrados y entran en una fase de negación. En este momento, es cuando debemos hacerles entender que los errores enseñan. Debemos educarlos para que vean el error como un aprendizaje para mejorar y no algo que les limita.

La resiliencia es la clave

Por último, enseñarles qué es la resiliencia. Los niños deben aprender, cuanto antes, que tirar la toalla de buenas a primeras no es una opción. Si no les educamos en este valor tan básico, estaremos criando niños que van a desistir rápidamente de sus objetivos y se pasarán la vida cambiándolos y sin rumbo. Fomentar la resiliencia y el pensamiento crítico y resolutivo es esencial para criar niños fuertes.

El esfuerzo que hacen los niños es mucho más grande de lo que muchos papás y mamás llegan a imaginar. Por ello, es importante prestarles atención y acompañarlos en todas las etapas de su vida. La paciencia, el amor y la escucha activa es esencial en cualquier estilo de crianza que queramos adoptar.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *