Si haces esto tus hijos no tendrán éxito en la vida

Malos comportamientos padres

Los estilos de crianza tienen un gran impacto en cómo los niños se convierten en adultos, y tiene implicaciones importantes para su éxito futuro. Es sabido que los niños están influenciados por la actitud de sus padres, ya sea positiva o negativamente. El estilo de crianza es vital porque predice el desempeño de los niños en el campo del desarrollo psicosocial, el desarrollo empresarial, el rendimiento académico, la competencia social y el comportamiento problemático.

Los padres se esfuerzan para criar a los hijos para que tengan éxito en la vida, pero es importante estar al tanto de cualquier comportamiento de crianza que pueda impedir que los niños alcancen su máximo potencial. Por eso, es necesario saber qué comportamientos tuyos pueden impedir que tus hijos tengan éxito en el futuro.

Es importante que como padre o madre, ayudes a tus hijos a aprender a cómo recuperarse de los reveses de la vida, ya sean menores o mayores, porque son una parte inevitable de la existencia.

En este artículo, te presentamos 8 comportamientos parentales no intencionales que pueden evitar que los niños se desarrollen completamente, y sean adultos prósperos. Los padres tienen buenas intenciones pero cometen errores, como todo el mundo. Sé amable contigo mismo si cometes un error, pero úsalo como una oportunidad de aprendizaje. A continuación vamos a ver algunos comportamientos de los padres que impiden que sus hijos tengan éxito en la vida.

Comportamientos parentales que impiden el éxito en los hijos

Muchas personas pueden recordar comportamientos de sus propios padres que no les ayudaron a ser un adulto exitoso. Es posible que pienses que una infancia diferente lo hubiera cambiado todo, y por eso no quieres tener estos comportamientos para que tus hijos no pasen por lo mismo que tú. Ahora tienes la oportunidad de reflexionar sobre esto.

No permitir que tus hijos experimenten riesgos

Vivimos en un mundo que no nos advierte del peligro que hay en él. La preocupación por tener a nuestros hijos siempre seguros es nuestro mayor miedo, por lo que hacemos todo lo posible para protegerlos.

Es nuestro trabajo después de todo, pero no hay que aislarles del comportamiento saludable de asumir riesgos porque esto podría tener un efecto adverso. Si un niño no juega nunca al aire libre y nunca se le permite experimentar riesgos como tener heridas en las piernas por jugar de forma bruta por ejemplo, puede tener fobias cuando sea adulto.

Los niños necesitan caerse varias veces para aprender que es normal. Es probable que los adolescentes necesiten romper con un novio o novia para apreciar la madurez emocional que requieren las relaciones duraderas. Si los padres eliminan el riesgo de la vida de los niños, probablemente experimentaremos alta arrogancia y baja autoestima en nuestros hijos en crecimiento.

No prestarles demasiado atención

Sobreproteger a los hijos les impedirá tener éxito en la vida porque se sentirán inútiles y con baja autoestima. Pero luego está la otra cara de la moneda, la falta de atención que tiene el mismo efecto negativo en el desarrollo de los niños. El mayor arrepentimiento de los padres es pasar demasiado tiempo en el trabajo, aunque hay padres que también se arrepienten de no jugar más con sus hijos o no poder prestarles toda la atención que desearían. En definitiva, los padres se arrepienten de no ofrecer tiempo de calidad a sus hijos.

comportamientos parentales negativos

Un estudio del Boston Medical Center descubrió que los padres con smartphones prestan poca o ninguna atención a sus hijos. Algunos padres están tan ocupados construyendo sus carreras exitosas y ganando dinero, que descuidan e ignoran totalmente a sus hijos. Dejan el cuidado de sus hijos a niñeras… La mayoría de los casos del estudio, hablan de padres que les cuesta criar a sus hijos adecuadamente.

Dejar a los niños al cuidado de canguros o de servicios domésticos en su etapa más delicada (la infancia) es un error inmenso que cometen algunos padres. La mayoría de estos niños crecen sin la orientación y la guía adecuada y aprenden los comportamientos de sus compañeros y del entorno inmediato.

La mala noticia es que la mayoría de estos comportamientos aprendidos de los compañeros y el entorno inmediato son comportamientos negativos que alteran a los niños más adelante en la vida. En el peor de los casos, los niños son abusados sexualmente y amenazados en silencio sin el conocimiento de sus padres.

Olvidar que tus acciones hablan más que tus palabras

Algunos padres se portan mal, pero esperan un comportamiento perfecto de sus hijos. Un padre que grita, maldice, fuma, toma drogas, bebe o se vuelve físicamente agresivo no debe esperar que su hijo actúe como un santo.

Enseñar una cosa y hacer otra le dice a un niño que no eres sincero. Además, hace que tu hijo crea que las cosas que le pides que hagan no son importantes. Al observar e imitar a otros, los niños aprenden formas de interactuar socialmente. Aprenden comportamientos apropiados e inapropiados.

Los ejemplos establecidos por adultos, hermanos mayores y niños son las influencias más poderosas que dan forma al comportamiento y los modales de un niño. Los niños aprenden copiando lo que otros hacen. Si los padres no se tratan entre sí por igual o con respeto, el niño detectará, aprenderá y, casi con toda seguridad, copiará este comportamiento.

Si los adultos muestran un comportamiento dañino a los niños, éstos también aprenderán y copiarán este tipo de conducta. Si los adultos tratan a los demás con respeto, paciencia y amabilidad, los niños seguirán su ejemplo. Si los padres y las madres se tratan con afecto y respeto, los niños aprenderán, copiarán y probablemente lo reproducirán en sus relaciones como adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios