Mi hijo es muy bueno, ¿cómo puedo protegerle?

guiar hijo bueno

Es posible que alguna vez hayas pensado que tu hijo es muy sensible y bueno… y que en el mundo en que estamos tienes que protegerle para que no le hagan daño. La realidad es que no tienes que protegerle metiéndole en una burbuja para que no le dañen… lo que tienes que hacer es ser su mejor guía para que sepa enfrentarse al mundo que le rodea.

Si tu hijo suele atender a las necesidades de los demás antes que a las suyas propias, no suele mostrar emociones intensas, no se enfada, se relaciona con pocos niños o es muy obediente y ves que cede mucho ante los demás dejándose llevar porque no sabe defenderse ni decir que no, entonces esto es lo que debes tener en cuenta.

No le protejas: guíale

Como te hemos dicho en el primer párrafo lo que resulta importante es que le guíes, que le des las estrategias necesarias para que aprenda a solventar las diferentes situaciones que la vida le ponga delante. Y para poder conseguirlo, sigue los siguientes consejos en la crianza.

Crianza equilibrada

En casa, debe haber normas y límites para que sepa que hay que cumplirlas. Es importante evitar la disciplina sumisa, centrarse en la positiva y sobre todo, darle opciones para que sea capaz de escoger por sí mismo. La crianza debe estar equilibrada y debe sentirse aceptado y comprendido en todo momento.

Fomenta su pensamiento crítico haciéndole escoger por sí mismo en cosas simples cada día y según su edad, por ejemplo, la ropa que quiere ponerse por las mañanas (le das dos opciones y que escoja).

Dale autonomía

La autonomía es fundamental para que se dé cuenta de que es capaz y que hay cosas que puede hacer solo y sin ayuda. Es importante que le propongas retos y metas adecuadas a su edad y capacidad. Si tiene dificultades para realizar una tarea, ayúdale a realizarla hasta que sea capaz de hacerla por sí mismo, pero no la hagas por él.

Cuando la haga bien elogia su esfuerzo por haberlo conseguido. Así, se dará cuenta que con las herramientas adecuadas puede conseguir lo que desee, sin tener que dejarse llevar por la presión social. Podrá tomar sus propias decisiones.

Enséñale a decir que no

Es importante que desde pequeños aprendan a decir que no y que no hagan cosas que realmente no sienten. Esta es una enseñanza fundamental para la vida, tanto en su presente como en su futuro. Tendrá la confianza suficiente para decir que no cuando deba decirlo. Podrán hacer frente a situaciones incómodas diciendo que no de forma asertiva.

proteger hijos

Que no os falte una buena comunicación

La comunicación en el hogar es imprescindible en la crianza y en la vida en general. Tienes que hablar con tu hijo de manera frecuente, escúchale sin juzgarle y sobre todo, permite que se sienta comprendido y aceptado todo el tiempo.

Así podrá tener la confianza suficiente contigo para que cuando lo necesite, te pueda explicar lo que le está pasando sabiendo que no le vas a juzgar y que siempre estarás a su lado, pero no para arreglar los problemas, sino más bien, para ayudarle a encontrar las soluciones.

Identificar las conductas tóxicas

Vivimos en una sociedad donde hay muchas personas con un comportamiento tóxico, conductas inadecuadas que pueden hacerle daño. Es por eso que resulta muy importante enseñarle que no todas las personas son buenas y es por eso que deberá reconocer acciones y palabras dañinas que no se deben pasar por alto, porque son señales de que nos debemos alejar de esas personas.

Aumenta su autoestima

Para aumentar su autoestima es importante que le elogies siempre que sea necesario. De esta manera no se sentirá inferior a otros. Recuerda trabajar su socialización, buscando momentos y oportunidades donde se sienta cómodo, comprendido y aceptado en todo momento.

Con estos consejos, estarás protegiendo a tu hijo, pero no metiéndole en una burbuja de cristal donde nadie puede tocarle… sino que estarás dándole las herramientas que necesita para poder adaptarse a la sociedad y no salir herido cuando las cosas se vuelvan complicadas. Trabaja su inteligencia emocional, la asertividad y sobre todo, su autoconcepto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios