¿Por qué tu hijo se empeña en cargar cosas pesadas? Ley del máximo esfuerzo de Montessori

Cargar con cosas pesadas ayuda al desarrollo físico y emocional de los peques

Ley del máximo esfuerzo de Montessori

Seguro que has visto más una vez, y con desesperación, cómo tu hijo se empeña en cargar cosas más pesadas que él. ¡No te preocupes! Es parte de su desarrollo y debes fomentar, desde la comprensión y los límites, esta actitud de tu pequeño. Te contamos el porqué de esta “manía” y sus beneficios en el desarrollo infantil.

¿Por qué mi hijo quiere cargar siempre con las cosas? María Montessori te lo explica

A lo largo de la historia, han sido muchos los psicólogos que se han dedicado al estudio del desarrollo infantil en todas sus facetas. Estos estudios empezaron en forma de “diarios de crecimiento”, en los cuales los padres anotaban todos los cambios, diarios, que iban viendo en sus hijos. Sin embargo, estos diarios fueron avanzando y ganando popularidad dentro de la Psicología Infantil. La primera biografía infantil considerada con interés científico fue la de Tiedemann en 1787. A partir de este y otros estudios, muchos fueron los autores que empezaron a centrarse en el estudio de los cambios evolutivos infantiles. Y, María Montessori fue una de ellas.

A partir de muchos ejemplos, María Montessori fue capaz de desarrollar todo un sistema educativo el cual se basa en la observación, la motivación y la curiosidad. De sus observaciones, se desprenden ciertas “leyes”, entre las cuales encontramos la ley del máximo esfuerzo. Pero, ¿de qué se trata exactamente?

Ley del máximo esfuerzo por María Montessori

De acuerdo con esta educadora, científica y médica, los niños sienten la necesidad de mover o cargar con cualquier cosa que sea más pesada o grande que ellos para superarse, para desafiarse. Esta etapa empieza en el momento en el que el niño ha conseguido andar bien y cuenta con un buen equilibrio. A partir de este momento, el niño necesita “demostrarse más” y, por ello, va siempre en busca de nuevos retos. Y, uno de ellos, es la capacidad de cargar.

¿Es bueno dejar que los niños carguen con cosas más pesadas que ellos? ¿Debemos ayudarles?

Muchos papás y mamás se preocupan cuando ven a sus hijos mover cosas pesadas. La salud es lo primero, y lo primero que se nos pasa por la mente es: ¿Y si se hace daño? Normal. Lo lógico es que los padres entendamos hasta qué punto nuestros hijos pueden cargar con algo siempre siendo racionales: debemos velar por su salud, pero no deberíamos privarles de hacerlo. ¿Por qué?

El hecho de poder llevar algo más grande que ellos, permite ver a los niños que pueden hacer cuanto se propongan. Así, estos son los primeros eslabones de la construcción de la autoestima y la confianza en ellos mismos. Con ello, os queremos decir que debéis permitir, en la medida de lo posible, que vuestro hijo se rete, que haga las cosas por él mismo y que se demuestre que “puede”.

Sin embargo, si vemos que se ha empeñado con algo realmente grande o que se puede hacer daño, debemos intervenir. Pero, siempre desde la colaboración. Es decir, no debemos desanimar al niño ni hacerlo nosotros: con ello, solo le demostramos que “no puede”, que “nos necesita”. Y estos conceptos hacen que los niños se vuelvan dependientes de los adultos poco a poco, con sus consecuencias a largo plazo. Ayudarle, pues, sería la mejor opción, pero evitando referencias que le lleven a pensar que no es capaz de hacerlo. Entonces, ¿cómo podemos ayudarle?

Fomentar la ley del máximo esfuerzo en los niños

Cuando nos encontramos en esta situación, lo mejor que podemos hacer los padres es “prestar” nuestra ayuda, siempre enfocada a “querer hacer algo con él” y nunca desde la limitación. Así, podemos decirles que “nos gustaría ayudarles, que sabemos que pueden, pero que nos aburrimos y queremos hacer algo con ellos”. Estos pequeños cometarios nos permitirán intervenir sin desmotivar al pequeño.

Otro detalle para tener muy en cuenta y fundamental: reforzar el proceso. Es lógico que nuestro hijo conseguirá mover o cargar determinados objetos, pero habrá otros que no. Entonces, es posible que aparezcan berrinches y otras muestras de frustración. Aquí, también debemos intervenir para alejar estos pensamientos, ya que pueden ser dañinos a corto plazo para su autoestima. Así, debemos hacerle ver, mediante elogios, el proceso que ha hecho y la importancia de haberlo intentado. Además, debemos animarle y decirle que puede probarlo otro día.

Adicionalmente, los papás y mamás también podemos proponerle ciertas actividades con las que vamos a potenciar y validar esta necesidad creciente en nuestro hijo:

  • Ayudarnos a la hora de sacar la ropa de la lavadora o secadora.
  • Permitirles jugar con pelotas hinchables más grandes que ellos.
  • Pedirles que nos ayuden con una bolsa de la compra.
  • Dejar que sean ellos los que carguen con una botella de agua cuando realizamos cualquier actividad deportiva.
La ley del máximo esfuerzo en los niños

Trabajar la autonomía infantil

La ley del máximo esfuerzo es una de las más usadas a la hora de fomentar la autonomía infantil y es que, en definitiva, se trata de un estadio más del desarrollo infantil. Sin embargo, además de reforzarla, los padres también podemos trabajar la autonomía de los niños en casi cualquier tarea doméstica.

Para ello, resulta fundamental darles tareas del hogar que ellos puedan hacer: de este modo, se sentirán útiles, además de ver que les damos “responsabilidad” y que pueden con ello.

También es importante que les instemos a hacer todas las actividades del cole, por ejemplo, ellos solitos. Podemos estar a su lado, ver cómo lo hacen y darles “ideas” en caso necesario para fomentar su creatividad. Pero, lo que nunca debemos hacer es rendirnos ante su esfuerzo y acabar haciendo la actividad nosotros. Con ello, solo vamos a generar dependencia y un retroceso en la autoestima que hayan desarrollado.

Entender el desarrollo de nuestros hijos es vital a la hora de entender los estadios por los que van a pasar. De este modo, sabremos cómo actuar ante cada uno de ellos y les podremos brindar la ayuda necesaria: fomentaremos su autoestima y la confianza en ellos mismos.

Referencias
Enrique Martínes-Salanova Sánchez. María Montessori: La pedagogía de la responsabilidad y la autoformación. https://educomunicacion.es/figuraspedagogia/0_montessori.htm
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios