Cómo ayudar a un niño a aceptar los cambios

Los cambios no son fáciles de asimilar, pero todo cambio viene con crecimiento interno

Ayudar niño aceptar cambios

El cambio puede ser difícil para los niños, sobre todo cuando se producen graves problemas familiares como puede ser un divorcio, el nacimiento de un nuevo hermanito, etc. La vida de los niños siempre está en constante evolución y el manejo de todos estos cambios no siempre es fácil, puede ser problemático y derivar en problemas emocionales. Un niño que está pasando por cambios puede retroceder y por ejemplo, empezar a hacerse pipí en la cama de nuevo.

Cuando hay cambios en la vida de los niños, éstos pueden sufrir estrés ya que es una reacción normal a la transición. Es necesario que los padres sepan cómo actuar ante estas situaciones para que se reduzca el estrés en la vida del niño. Pero, ¿cómo conseguirlo?

Ten en cuenta los problemas emocionales

Es necesario que tengas en cuenta los cambios emocionales que pueden contribuir a los problemas emocionales o físicos de tu hijo. Un divorcio, un cambio de escuela, la muerte de un familia, el nacimiento de un hermano, la separación de los padres… son causas comunes de angustia en niños pequeños.

Moldea una actitud positiva

Es imprescindible que recuerdes que tu actitud ante los cambios resulta crucial para que tus hijos imiten esa conducta. El moldeado de una actitud positiva es necesario para el aprendizaje de tus hijos. Los niños aprenden a ser optimistas o pesimistas dependiendo de lo que ven en los adultos de referencia, y sobre todo, en sus padres.

Cuidado con los cambios excesivos

Es necesario que mantengas los otros cambios en la vida de tu hijo a un mínimo. Por ejemplo, si alguien ha muerto recientemente en la familia, intenta mantener las mismas rutinas en casa para que no sienta demasiados cambios, tampoco pienses en apuntarle a actividades extraescolares para que se distraiga si aún no ha pasado el proceso del duelo… Es posible que desees hablar con otros miembros de la familia o con los maestros para que puedan proporcionar un poco de apoyo emocional extra, así tu hijo/a podrá procesar mejor el cambio.

Cómo ayudar a un niño a aceptar los cambios

Involucra a tu hijo en la conversación

Es importante que involucres a tu hijo en la conversación y que hables con él para saber cómo se siente ante los cambios que se están produciendo. Mientras que los niños no necesitan saber los detalles de los problemas familiares, puedes hablar con tu hijo de una forma adecuada para ayudarle a aliviar el estrés. Por ejemplo, si estás ante un divorcio y explicas a tu hijo que tiene que pasar unos días con su padre y otros días contigo, podrás crear una sensación de seguridad.

Recuerda que no es apropiado controlar las emociones de tu hijo, si siente miedo y quiere llorar, permite que lo haga. La expresión de sus emociones es muy importante para que pueda procesar mejor el cambio.

Enseñar a los niños a ser proactivos ante el cambio

Es importante que enseñes a tus hijos a ser proactivos ante el cambio. Esto quiere decir a que le ayudes a mirar hacia adelante y que sea capaz de aceptar el cambio ante las dificultades. Por ejemplo, si tienes que cambiar de escuela a tu hijo, una idea es que vayas unos días antes a que conozca el centro y a los maestros/as que tendrá allí. Si el cambio ha sido porque ha llegado un nuevo hermanito a su vida, puedes enseñarle a qué debe hacer como nuevo hermano/a que será -como tirar los pañales sucios a la basura, vigilar al hermano cuando se lo pidas, enseñarle a hacer cosas nuevas con tu ayuda, etc-.

El cambio es inevitable en muchas ocasiones y por eso, hay que enseñar a los niños a poder afrontarlo desde que son pequeños.

Un comentario
  1. Lucia dice:

    Hola, excelente articulo.
    Los niñ@s asimilan los cambios de forma diferente a los adultos, cada niñ@ es un mundo, conocerle, saber como se siente, como se expresa o sino expresa, el lenguaje no verbal nos dice mucho de como estan, sobre todo en niñ@s introvertidos, hacerles ver que esa situacion es temporal, que es algo positivo aunque en un principio no lo vean, quitarles dudas, contestar a sus preguntas de forma natural y tranquila.
    Nuestro comportamiento y estado emocional como padres/madres va a influir en los niñ@s, intentar llevar esa situacion lo mas tranquila y estable posible.
    Tambien depende de la edad del niñ@, no es lo mismo un niñ@ de 5 a 10 años, a un adolescente, tener en cuenta su edad, ayudara a que procesen mejor la situacion, pasaran por fases no to@s son las mismas en los niñ@s, asimilar la situacion, negacion, enfado, impulsividad, aceptacion…
    La paciencia, hacerles entender la situacion de forma tranquila, y un estado emocional en los padres/madres de calma y seguridad ayudara al niñ@ que lo lleve mejor y con seguridad, que es una situacion temporal y emocionalmente estable, dentro de cada situacion y entorno.
    Espero que a alguien le ayude.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios