Bronquitis en niños: Síntomas y tratamiento

Qué es la bronquitis y cómo tratarla en los niños pequeños

Bronquitis en niños

En los niños pequeños la bronquitis vírica es una enfermedad muy común que afecta el tracto respiratorio, pero fundamentalmente los bronquios, que son las vías de paso del aire hacia los pulmones. Generalmente los niños se contagian cuando entran en contacto con personas que ya tienen esta enfermedad, fundamentalmente a través de la tos o los estornudos ya que estas secreciones contienen el virus.

Los síntomas de la bronquitis infantil

Lo usual es que los primeros síntomas aparezcan 3 o 7 días después de haberse infectado con el virus. Al inicio se presenta como un resfriado, con un poco de fiebre y congestión nasal. Sin embargo, más tarde el virus se extiende a los bronquios y genera una irritación y un estrechamiento de las vías respiratorias. Esto es lo que hace que al respirar, el niño emita una especie de silbido, lo cual se denomina sibilancia. También es normal que el pequeño respire de forma más superficial y rápida, como si tuviera asma.

A esta sintomatología se le suma la inapetencia, sobre todo cuando se trata de bebés ya que el simple hecho de mamar o tomar el biberón les agota pues no pueden respirar bien. También es normal que en estos días se muestren más irritables que de costumbre ya que no logran dormir bien y se despiertan varias veces en la noche.

Generalmente la sibilancia mejora a los 7 días, pero la congestión nasal suele durar más y la tos puede persistir hasta dos semanas.

Las causas de la bronquitis

La bronquitis aguda normalmente es consecuencia de una infección respiratoria. En estos casos todo comienza por la nariz, la garganta y los senos paranasales para después propagarse hacia los pulmones. No obstante, también se puede producir una infección bacteriana, lo cual significa que, además de los virus, existen bacterias que infectan las vías respiratorias.

En sentido general, los niños corren un riesgo mayor de desarrollar una bronquitis si ya padecen una enfermedad pulmonar, como el asma o las alergias, o si sus padres fuman. De hecho, no debemos olvidar que el polvo y el humo cigarrillo actúan como irritantes bronquiales.

¿Cuándo es necesario ir al médico?

  • Si notas que el niño respira cada vez peor o si observas que el espacio entre las costillas se hunde cada vez que respira.
  • No logras mantenerle despierto y muestra una gran apatía.
  • La fiebre supera los 39 grados.
  • Comienza a presentar dolor de oídos y se muestra irritable.
  • Tose demasiado y tiene mucha mucosidad.
Bbronquitis infantil Síntomas y tratamiento

El tratamiento de la bronquitis infantil

En la mayoría de los casos, cuando se trata de una bronquitis aguda, no es necesario recurrir a los antibióticos ya que este problema se soluciona de manera natural en pocos días. De hecho, se ha apreciado que estos medicamentos no son eficaces para disminuir la tos y tampoco mejoran las complicaciones bacterianas. Solo se recomiendan si la tos se prolonga durante más de diez días o en los pequeños que padecen una enfermedad pulmonar crónica.

Si el niño tiene mucha flema, es conveniente que beba abundante líquido. Y si tiene fiebre, puedes utilizar paracetamol, nunca aspirina. Se recomienda además colocar un humidificador en la habitación infantil para ayudar a mantener las fosas nasales despejadas, y no fumar cerca del pequeño. Para ayudarle a respirar es útil levantar ligeramente la parte superior del colchón y aspirarle la nariz o aplicar unas gotas de suero fisiológico.

En caso de que el pequeño tenga una tos sea seca y persistente, se recomienda usar un antitusígeno. Al contrario, si gracias a la tos elimina las secreciones, no se recomienda recurrir a ningún medicamento ya que así los pulmones podrán expulsar el exceso de mucosidad.

Deja un comentario sobre “Bronquitis en niños: Síntomas y tratamiento”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!