7 curiosidades sobre los bebés que no conocías

Descubre algunas cosas interesantes sobre los recién nacidos

Curiosidades sobre los bebés

¿Sabías que al nacer, el peso de la cabeza del bebé representa un cuarto de su peso corporal? Muchas personas no conocen este dato, de hecho, si no tienes mucha experiencia con los bebés es probable que existan muchísimas cosas que desconoces sobre ellos. Se trata de pequeños detalles que prácticamente pasan desapercibidos si no somos lo suficientemente curiosos y no prestamos atención.

7 curiosidades del bebé recién nacido

1. No tienen lágrimas

Las lágrimas son el líquido que mantiene a los ojos húmedos para facilitar el movimiento de los párpados. Sin embargo, si te fijas con detenimiento descubrirás que cuando los bebés lloran no tienen lágrimas. Los oftalmólogos explican que esto se debe a que el conducto lagrimal de los pequeños tarda en abrirse y, por tanto, las lágrimas no pueden pasar, al menos hasta que el bebé crezca y los conductos comiencen a expandirse.

2. Están cubiertos de vello

¿Sabías que los bebés tienen su cuerpo cubierto de vello al nacer? Aunque en realidad no se trata de vello, en el sentido más estricto del término, sino de lanugo, una capa de vello corporal muy fino que cubre el cuerpo del bebé (la espalda, los brazos, las piernas, el rostro e incluso las orejas) y que tiene la función de aislar la piel ante la ausencia de la grasa corporal. La mayoría de los bebés nacen con ese vello corporal y lo van perdiendo poco a poco, pero en otras ocasiones el lanugo desaparece antes de que el bebé nazca y pasa a formar parte del meconio.

3. Tienen ojos muy grandes

Puede que al nacer no lo notes porque los pequeños suelen pasar mucho tiempo durmiendo pero lo cierto es que los ojos de los bebés son un 75% más grandes que los de un adulto, en correspondencia con las medidas corporales. De hecho, durante el resto de la vida los ojos solo crecerán un 25% más, hasta alcanzar su tamaño normal en la adultez.

curiosidades bebes recien nacidos

4. Orinan dentro del útero

Mientras los bebés están en el vientre materno tienen las mismas funciones fisiológicas que un adulto: se alimentan, duermen, se mueven y hasta orinan. De hecho, después de la semana 11 del embarazo la función renal del feto comienza a desarrollarse y el bebé empieza a orinar. Sin embargo, esta orina no es perjudicial para el pequeño ni para su madre sino que pasa a formar parte del líquido amniótico y el resto se excreta a través del cordón umbilical y los riñones de la madre.

5. Tienen más huesos que los adultos

¿Sabías que un bebé tiene más huesos que un adulto? Lo que sucede es que los bebés nacen con algunos huesos fragmentados para que su tránsito por el canal del parto sea más fácil. Por ejemplo, el cráneo está dividido en varios huesos, conocidos como fontanelas, que con el paso del tiempo se van soldando. Lo mismo ocurre con los huesos del coxis y la región sacro.

6. Pueden tener erecciones

Los bebés varones pueden tener erecciones durante sus primeras semanas de vida. Obviamente, esas erecciones no responden a un estímulo sexual sino que se trata de una respuesta natural de su organismo ante aquellos estímulos que activan los nervios del área genital, como los cambios de temperatura ambiental.

7. Tienen una capacidad respiratoria muy desarrollada

¿Sabías que si sumerges a un bebé en el agua, éste puede bloquear la entrada de líquido de manera instintiva? Se trata de un mecanismo reflejo que conserva de su vida intrauterina pero que irá perdiendo con el paso del tiempo. No obstante, durante las primeras semanas y meses de vida el bebé puede tragar y respirar al mismo tiempo, conteniendo la respiración sin grandes dificultades.

Deja un comentario sobre “7 curiosidades sobre los bebés que no conocías”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!