Familia, Salud

El desarrollo del bebé de 2 años de edad

Bebé de 2 años
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

¡El bebé ya tiene dos añitos! Atrás han quedado los tiempos en los que no era capaz de caminar y comer sin ayuda y pasaba gran parte del día en brazos de mamá y papá. Ahora, ¡es un bebé mayor! Ha ganado la suficiente autonomía como para alimentarse, jugar, caminar y correr y hasta hacer algunas rutinas por su cuenta. 

Su carácter también se va forjando y el pequeño comienza a tener conciencia de que es una persona independiente, por lo que querrá explorar su entorno por su cuenta y descubrir los límites que puede o no traspasar. A esta edad ya es capaz de comunicarse con los adultos gracias a que su dominio del lenguaje ha mejorado mucho, aunque todavía no es capaz de expresar todo lo que pasa por su mente. El bebé se está haciendo grande y poco a poco va dando forma, sin saberlo, a su propia identidad.  

Los cambios físicos que se producen en el bebé de 2 años

A los dos años de vida el bebé parece otro. Su cuerpo está mucho más estilizado y tiene una mejor coordinación y equilibrio, así como un mayor control sobre sus movimientos. Esto, sumado al desarrollo de su motricidad fina, le permitirá realizar actividades que requieren acciones más complejas, como saltar sobre los dos pies, vestirse solo, cepillarse los dientes o dibujar sobre un papel. Un hito que le ayudará a ir ganando en autonomía e independencia de sus padres. 

Con un mayor control sobre su cuerpo, ahora el pequeño está mucho más activo y pasa el día inmerso en todo tipo de actividades. Disfruta subiendo y bajando escaleras, jugando con pelotas y globos, así como corriendo de un sitio a otro y divirtiéndose con sus juguetes favoritos, actividades con las que perfecciona sus habilidades motoras y consigue fortalecer sus músculos. También comenzará a explorar nuevas experiencias que pongan a prueba sus habilidades, un gesto que los padres deberían apoyar para estimular su independencia.

Todos estos cambios le ayudarán a adoptar nuevas rutinas y hábitos. A los 2 años el bebé ya es capaz de vestirse y calzarse solo, recoger sus juguetes, llevar su vaso y plato a la cocina, bañarse solo o buscar su libro preferido para que le lean una historia. De esta manera, los padres podrán ir introduciendo algunos hábitos en su día a día que faciliten la convivencia en casa y preparen al pequeño para el futuro. 

Sin embargo, probablemente los mayores cambios a nivel físico a esta edad están relacionados, por una parte, con el abandono del pañal y, por otra, con dejar el chupete. A los 24 meses el bebé ya tiene un mayor control sobre sus esfínteres y empieza a interesarse por ir al baño como hace mamá y papá, el primer paso para que poco a poco vaya dejando de usar el pañal. De hecho, es probable que en algunos casos ya pueda pasar parte del día sin usarlo y solo llevarlo en la noche o cuando está fuera de casa. Asimismo, es un buen momento para animarle a dejar el chupete, de manera progresiva para evitar retrocesos en el proceso. 

Desarrollo cognitivo y del lenguaje

El bebé de 2 años ya muestra un gran desarrollo en muchas de sus funciones cognitivas. Su oído y vista se van perfeccionando, a la vez que tiene una mayor capacidad sensorial que le permite percibir mejor una mayor cantidad de estímulos e información de su entorno. A esta edad el pequeño también destaca por su excelente memoria, capaz de recordar detalles que a menudo los adultos pasan por alto, por lo que los padres deben estar muy atentos a lo que dicen o las promesas que hacen porque el bebé seguramente lo recordará. Asimismo, su pensamiento lógico y abstracto mejoran. Todavía tiene un pensamiento eminentemente concreto, pero ya comienza a comprender las relaciones causa-efecto, así como algunas conexiones lógicas que mejoran su comprensión del mundo. 

Sin embargo, no hay dudas que los mayores cambios desde el punto de vista cognitivo tienen lugar en su lenguaje. A esta edad, el bebé ya domina una amplia variedad de palabras y, aunque aún tiene dificultades para pronunciar algunos términos correctamente, ya es capaz de repetir muchas de las cosas que dicen los adultos. Para este entonces, el pequeño ya puede formar frases de entre 3 y 4 palabras y utiliza los pronombres personales. Sus preferidos son “mío” y “mi”. Esto porque cada vez va siendo más consciente de su individualidad

Junto al lenguaje, su comunicación también mejora. A los dos años el bebé es capaz de mantener una conversación corta, responder a preguntas sencillas y expresar lo que quiere. Eso sí, también llega la etapa del “no quiero”, es su manera de probar fuerzas, reafirmar su independencia y explorar los límites en su entorno. Una oportunidad que los padres pueden aprovechar para fomentar su autonomía, evitando presionarle demasiado cuando no quiere algo y dejándole tomar ciertas decisiones sencillas.

Alimentación y cuidados del bebé de 2 años

El bebé de 2 años ya come de todo. Para este momento, su dieta debe seguir siendo variada y equilibrada, con un mayor predominio de frutas y verduras, seguido de un aporte semanal de pescado y carnes. El consumo de leche debe mantenerse aún ya que es una de sus principales fuentes de proteínas y calcio. En cambio, no se recomienda el consumo de productos ultraprocesados como los refrescos, bollería industrial o aperitivos también industriales debido a su alto contenido en azúcares, sal y grasas saturadas.

Desarrollo bebé 2 años

Teniendo en cuenta que ya puede comer lo mismo que los adultos, se recomienda estimular al bebé a comer junto al resto de la familia para que vaya adquiriendo algunos buenos hábitos en la mesa. Este también puede ser un buen momento para pasar un rato de calidad juntos y crear bonitos recuerdos que el pequeño atesore a medida que crezca. 

La estimulación del bebé a los 2 años

A esta edad la estimulación del bebé es fundamental. Para fomentar su motricidad, equilibrio y coordinación sigue apostando por los juegos de obstáculos, los circuitos y las actividades con pelotas al aire libre, una manera de que también pase más tiempo en contacto con la naturaleza y socialice con otros niños de su misma edad. Otra idea para entrenar su motricidad fina consiste en proponerles juegos de construcción como los juegos de apilar, incrementando el nivel de dificultad ya sea apilando por formas o colores para también fomentar su aprendizaje.

Los juegos simbólicos siguen siendo uno de sus preferidos, por lo que no pierdas oportunidad de motivar al bebé a que juegue a cocinar con sus peluches, les dé de comer, se convierta en mecánico por un día o imite a su adulto preferido. Sin embargo, ya es momento de introducir otro tipo de actividades de estimulación cognitiva y del aprendizaje como los juegos sensoriales o las actividades de lógica. También es una buena idea proponerles juegos con los que vaya familiarizándose con los colores, las vocales o los números del 1 al 10. 

Por supuesto, es importante seguir leyéndole mucho. Esta actividad no solo fomentará su interés por la lectura y mejorará su vocabulario, sino que puede convertirse en un excelente ejercicio para estimular su comprensión, imaginación y pensamiento abstracto. De hecho, puedes elegir libros sobre la adquisición de hábitos, sobre cómo dejar el pañal o ir al baño solo para despertar su curiosidad por este tema y animarlo a dar el paso.

Descubre más sobre el desarrollo de tu bebé

Si estás interesado en seguir aprendiendo sobre el desarrollo de tu bebé, Etapainfantil.com tiene más recursos para ti. A continuación, te compartimos una tabla que incluye mes a mes los dos primeros años de vida del pequeño.

Mes 1Mes 7Mes 13Mes 19
Mes 2Mes 8Mes 14Mes 20
Mes 3Mes 9Mes 15Mes 21
Mes 4Mes 10Mes 16Mes 22
Mes 5Mes 11Mes 17Mes 23
Mes 6Mes 12Mes 18Mes 24
  • American Academy of Pediatrics. (2019). Caring for your baby and young child: Birth to age 5. https://doi.org/10.1542/9781610023443
  • Murkoff, H., & Mazel, S. (2016). Qué se puede esperar el segundo año: De los 12 a los 24 meses. Editorial Planeta, S.A.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *