Decálogo para empoderar a tu hija

empoderar niñas

No podemos negar que seguimos viviendo en una sociedad donde la mujer tiene que luchar con uñas y dientes para poder hacerse un hueco respetable. No, no nos gusta admitirlo así, pero es la realidad. Las mujeres siguen siendo menos reconocidas que los hombres y sus salarios distan de ser iguales aún ejerciendo las mismas actividades laborales.

Aún queda mucho por lo que luchar para una igualdad real, y hay que empezar haciéndolo desde el seno de la familia. Donde el respeto y la igualdad sean los pilares de la crianza. Tanto niños como niñas deben criarse conjuntamente con unos valores que les hagan ver que son capaces de cualquier cosa que se propongan en la vida.

Las oportunidades deben ser las mismas para unos y para otros, así como sus derechos y deberes. No hay un género mejor ni peor. Es cierto que tenemos diferencias evidentes, pero estas diferencias no deben alejarnos, más bien deberían complementarnos y hacernos ver que en la igualdad, se encuentra el acercamiento.

Tu hija es única. Decálogo para empoderarla

Sí, tu hija es única en este mundo, es única en tu vida y jamás habrá nadie en todo el universo que levante en tu corazón ese amor tan profundo que sientes por ella. Por eso, hazle saber y dale el regalo de la responsabilidad, que sepa que ella es dueña de sus propias decisiones y por supuesto, dueña de su cuerpo y de sus sueños.

empoderamiento femenino

Es importante que desde bien pequeña le transmitas seguridad y confianza en sí misma. Para ello, vamos a dejarte aquí un decálogo para empoderar a tu hija. Un regalo para tu crianza y para su futuro. No pierdas detalle.

  1. Hazle ver que ella no es una princesa que deba ser salvada por un príncipe. Es una guerrera que se labra su propio destino.
  2. Si le gustan las muñecas para jugar está bien, si le gusta el rosa también. Si le gusta el azul está igual de bien y lo mismo ocurre si le gusta jugar al fútbol o a las peleas, ¡también es maravilloso!
  3. Apoya sus decisiones y jamás le digas frases del tipo “eso no son cosas de niñas”.
  4. Jamás le obligues a dar besos o abrazos si no quiere hacerlo. Hazle ver que ella toma esas decisiones y jamás nadie tiene que obligarle a mostrar afecto si no quiere hacerlo. Es más, si alguna vez se siente obligada a hacer algo que no desea, tendrá que buscar ayuda, sobre todo en caso de abuso.
  5. Permite que pregunte, que investigue, que explore… ¡que aprenda! Que nunca se conforme con la primera respuesta, alimenta su pensamiento crítico junto con su amor propio. El conocimiento es poder y en los libros siempre encontrará un sinfín de información interesante.
  6. Hazle saber que la violencia nunca soluciona nada, de hecho, un ser violento está carente de valores y con grandes problemas emocionales sin tratar.
  7. Dile que su cuerpo es su mundo y nadie puede decidir sobre él excepto ella misma. Del mismo modo que su cuerpo es suyo, su mente también lo es. Es importante que ejercite su cuerpo, ¡pero aún más lo es que lo haga con su mente!
  8. Dile que casarse y ser madre puede ser un destino posible, pero no tiene que ser el único, ni tampoco es obligatorio para nadie. Esa época obsoleta ya pasó… su destino lo elegirá ella, según las decisiones que vaya tomando en la vida.
  9. Enséñale que el mundo es un lugar maravilloso. Ella elige cómo y con quién vivirlo. Debe escoger bien, porque las personas que escoja serán los motivos de sus alegrías… o de sus penas. Pero en cualquier caso ella escogerá siempre cómo le afecten las cosas. Nadie tiene poder sobre ella, más que ella misma.
  10. Dale seguridad emocional. Hazle ver que siempre estarás a su lado pase lo que pase. Siempre que te necesite estarás ahí y la defenderás a capa y espada cuando haga falta… sin importar quién se ponga por delante.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios