El padre en la crianza infantil

Porque un padre es un pilar fundamental en la familia

Cuando llega el 19 de marzo muchos hogares en el mundo se llenan de alegría y fiesta porque se celebra Día del Padre. En otros muchos hogares de otras partes del mundo se celebra el tercer domingo de junio, pero en España es el 19 de marzo, que junto con el final de las Fallas de Valencia, se convierte en un día especial donde todos los padres se convierten en los protagonistas del día.

Pero no me refiero sólo a los padres biológicos, me refiero a los padres adoptivos, a los padrastros e incluso a abuelos y tíos que ejerzan hoy en día una figura paterna. Y es que la figura paterna en muchas ocasiones nada tiene que ver con la sangre que se lleva o los genes… la figura paterna tiene que ver con ese hombre que se dedica en cuerpo y alma a sus hijos, a criarlos y a amarlos… y lo hace siempre de la mejor manera que sabe. A todos esos padres que se desviven por sus hijos, el Día 19 de marzo, es sin duda, su día. Pero, ¿qué papel tiene el padre en la crianza infantil?

El papel del padre en la crianza infantil

Un padre no se convierte en padre por dejar embarazada a una mujer. Tampoco se convierte en padre porque tenga un hijo. Un padre se convierte en padre cuando dedica cada día de su vida a cuidar y criar a sus hijos, cuando piensa en ellos antes que en él mismo y cuando es capaz de sacrificar cosas por el bien de sus pequeños. Un padre es el que abraza a sus hijos cuando lo necesita, el que imparte disciplina en casa junto con la padre (y nunca por encima de nadie), el que cambia pañales, hace comidas, limpia, trabaja y ayuda en los deberes, aquel que entiende de emociones y el que cuando alguna vez alza la voz… se arrepiente de hacerlo y pide perdón.

El papel del padre nada tiene que ver con aquella figura que impartía disciplina a través del miedo y que se contentaba con llevar dinero a casa, dejando de lado la crianza infantil. Ese padre que “solo estaba”, afortunadamente ha quedado obsoleto.

El papel del padre en la crianza infantil

Los beneficios de los padres involucrados

Los niños cuyos padres están involucrados en su vida cotidiana tendrán un mejor desarrollo social, una autoestima más alta y unas posibilidades de éxito académico mucho más altas que aquellos niños que tienen una figura de padre más obsoleta. Esto es debido a que el papel del padre en la crianza infantil es diferente al de la pareja (o no), pero sobre todo, es porque los niños se benefician de tener la mayor atención e interés de los progenitores.

Los niños serán más felices si tienen tiempo de calidad con cada uno de los progenitores, se sentirán mejor si sus padres participan activamente con ellos y ésto les hará tener unas mejores habilidades del lenguaje y menos problemas en el comportamiento.

Padres involucrados, niños saludables

Los padres, junto con las madres, también son inmensamente importantes (y necesarios) en la crianza de los niños equilibrados, bien adaptados y felices. Los estilos de crianza y las fortalezas de ambos padres se complementan para dar amor y apoyo a los hijos, pero también para ofrecerles una buena orientación hacia un desarrollo saludable. Los padres, influyen a nivel emocional, social e intelectual en sus hijos.

Los niños necesitan a ambos progenitores implicados por igual en la crianza de sus hijos desde el momento en que llegan al mundo, porque de este modo podrán sentirse amados, queridos, respetados y valorados en cada momento. Pero sobre todo, se sentirán seguros, algo imprescindible para poder explorar el entorno y desarrollarse en todos los aspectos de forma positiva.

Deja un comentario sobre “El padre en la crianza infantil”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios