Tus hijos crecen de dentro hacia fuera

crisálida hijos

Como padre o madre, es probable que te hayas preguntado cuál es la mejor manera de potenciar el desarrollo de tus hijos, para que crezcan como unas personas exitosas y que al mismo tiempo, gocen de felicidad. Es un buen pensamiento pero si estás inmerso en la crianza, te habrás dado cuenta de que no es una tarea fácil.

Para que nuestros hijos crezcan y se desarrollen debemos ser sus guías, pero en ningún caso debemos facilitarles la vida tanto que hagamos todo por ellos. Si lo haces, los estarás metiendo dentro de una burbuja de la que será difícil que salgan solos.

No ayudes a sacar a una mariposa de su crisálida

Es necesario entender que cuando se intenta ayudar a una mariposa a salir de su crisálida, se muere. Quien intenta ayudar a un brote a salir de su semilla, la destruye. A ciertas cosas no se les puede prestar ayuda porque deben ocurrir de dentro hacia fuera, y en este mismo punto, se sitúa la crianza y la educación de los hijos.

Cuando se intenta que los hijos cumplan normas solo porque nosotros se lo decimos o porque tienen que obedecernos a ciegas, entonces no estamos generando un cambio real. En este caso, suelen cumplir con sus obligaciones debido al miedo o a las consecuencias negativas de no cumplir con lo que se les manda.

Pero cuando esas consecuencias negativas no ocurren o simplemente cuando nadie les mira, no cumplirán con esos propósitos porque no los han interiorizado como algo suyo. Para que un niño o una niña sepa lo que tiene que hacer, no debe realizarlo por obligación ni por miedo, debe entender que realmente es algo que debe hacer por su bien, y nada más.

Sé su guía pero no su dictador

Para que los hijos aprendan a desarrollarse en la vida debemos convertirnos en su guía, pero en ningún caso en su dictador. No debemos pretender que nos obedezcan a ciegas sin entender por qué deben hacerlo o por qué es bueno para ellos.

La comunicación en cualquier caso, siempre será nuestro mejor aliado, así como la disciplina positiva. Los hijos necesitan rutinas y normas en el hogar para sentirse seguros, pero no como imposición sino más bien, porque es la manera de mejorar la convivencia entre todos. En un hogar, todos tienen responsabilidades donde el amor y el respeto mutuo debe ser siempre la base de todo.

padres guia hijos

Para poder ser su guía es imprescindible que las normas que se tengan en el hogar se piensen entre todos, de esta manera las aceptarán de mejor grado. Del mismo modo, resulta fundamental que los hijos formen parte en la toma de decisiones para implantar las consecuencias positivas de realizar bien las tareas o las negativas en caso de incumplir las normas.

Por ejemplo, si durante la semana realiza sus tareas domésticas y también académicas en el fin de semana podrá escoger como consecuencia positiva una actividad a realizar en familia, o pasar más tiempo con los amigos, etc. Por el contrario, si no lo hace, una consecuencia negativa podría ser no jugar a su videojuego favorito.

De esta manera sentirá que sus quehaceres no son imposiciones y las consecuencias no le causarán rencor ni malestar, porque sabrá de antemano todo lo que puede ocurrir. Le estarás guiando de forma adecuada en su crecimiento personal y sobre todo, en asumir las responsabilidades tan importantes en la educación de cualquier persona.

Así, tus hijos crecerán de dentro hacia fuera, interiorizando sus tareas y sobre todo, aprendiendo lo que tienen que hacer en cada momento, no solo porque los demás lo esperan, sino más bien, porque es lo mejor para ellos y para su desarrollo integral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios