Otitis media aguda en niños

Causas, síntomas, tratamiento y prevención de la otitis media aguda

La otitis media aguda es una de las infecciones del oído más frecuente en los niños. De hecho, se estima que alrededor del 80% de los pequeños ha sufrido la enfermedad antes de cumplir los tres años, por lo que es uno de los principales motivos de consulta en la atención primaria pediátrica y el principal motivo de prescripción de antibióticos en los niños.

Básicamente, se trata de una inflamación aguda del oído medio, una estructura que se encuentra localizada justo detrás del tímpano y que se encarga de permitir la adaptación del oído a sonidos de intensidades diferentes, a la vez que protege al oído interno de lesiones a causa de ruidos excesivamente fuertes. La inflamación suele aparecer como resultado de una infección aguda que se expande rápidamente y que resulta muy dolorosa. Sin embargo, en ocasiones la inflamación suele desarrollarse como consecuencia de otros factores.

Las causas más comunes de la otitis media aguda

La inflamación aguda del oído medio se produce debido a una infección provocada por los virus o bacterias del ambiente. Sin embargo, existen otros factores que también pueden desencadenarla debido a que obstruyen la trompa de Eustaquio, una estructura que va desde el oído medio hasta la parte posterior de la garganta y que se encarga de drenar el líquido que produce el oído medio.

Alergias, resfriados, infecciones sinusales, exceso de mucosidad, infección o agrandamiento de las adenoides, la exposición al humo del tabaco, el clima frío, el uso extendido de biberones y cambios bruscos de altitud pueden desencadenar una inflamación e infección en el oído medio como resultado de una acumulación anormal de líquido en esta estructura.

Los síntomas que delatan una otitis media aguda

Identificar una otitis media aguda en los niños no siempre resulta una tarea sencilla para los padres. En los bebés, por ejemplo, el principal signo de la infección suele ser el exceso de irritabilidad y llanto inconsolable, por lo que muchas veces puede pasar desapercibido. Aunque en algunos casos puede presentarse fiebre o problemas con el sueño.

En los niños mayorcitos suele ser más sencillo de identificar la enfermedad ya que son capaces de manifestar su sensación de malestar de forma más evidente. En estos casos es usual que aparezca:

  • Dolor de oídos u otalgia
  • Sensación de llenura o presión en el oído
  • Hipoacusia en el oído afectado
  • Secreción de líquido de color amarillo del oído dañado
  • Vómitos y náuseas
  • Pérdida del equilibrio
  • Sensación de malestar general

Por lo general, con los síntomas y una revisión clínica suele diagnosticarse la infección. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones se precisa realizar una revisión del oído interno con un instrumento denominado otoscopio que permite valorar la intensidad y la localización exacta de la inflamación.

Causas, síntomas, tratamiento y prevención de la otitis media aguda en niños

¿Cuál es el tratamiento?

Muchas de las infecciones del oído medio se alivian por sí solas sin necesidad de utilizar antibióticos. A menudo, todo lo que se necesita es tratar el dolor y dejar que el cuerpo del niño se recupere por sí mismo. En estos casos, se recomienda aplicar algunas medidas paliativas como:

  • Aplicar agua tibia con compresas en el oído afectado.
  • Mantener al niño en una habitación tranquila, sin mucho ruido.
  • Usar en los oídos gotas analgésicas óticas de venta libre o prescritas por el pediatra.
  • Utilizar medicamentos de venta libre como el ibuprofeno o el paracetamol para aliviar el dolor o bajar la fiebre.

En los casos de niños que presentan fiebre alta, dolor o pérdida de equilibrio suele prescribirse un tratamiento a base de antibióticos para controlar la inflamación y la infección, evitando que afecte al oído interno.

Afortunadamente, en la mayoría de los casos la otitis media aguda comienza a desaparecer al cabo de dos o tres semanas, aunque los síntomas ceden uno o dos días después de iniciado el tratamiento. Sin embargo, en algunos casos la pérdida auditiva leve puede persistir después de terminado el tratamiento, de hecho, en algunos niños permanece el líquido detrás del tímpano durante semanas e incluso meses después que la infección desapareció.

En raras ocasiones se puede desarrollar una infección más seria como una mastoiditis, una infección de los huesos alrededor del cráneo, o una meningitis, una infección en el cerebro.

¿Se puede prevenir la otitis media aguda?

No existe una vacuna específica u otra medida preventiva que evite que un niño desarrolle una otitis media aguda. En algunos casos la vacuna antineumocócica puede ayudar a combatir algunas de las infecciones bacterianas que ocasionan la otitis media aguda, aunque la vacuna no está destinada a proteger a un niño contra este tipo de enfermedad. No obstante, puedes tomar algunas medidas para reducir el riesgo.

  • Lava con frecuencia las manos y los juguetes de tu hijo.
  • Evita que pase demasiado tiempo en entornos donde pueda contraer una infección.
  • No utilices biberones demasiado tiempo y, si lo haces, evita alimentarlo acostado.
  • Aleja a tu hijo del humo de tabaco.

Deja un comentario sobre “Otitis media aguda en niños”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!