Los síntomas de la meningitis infantil que no debes pasar por alto

Qué es la meningitis y por qué es tan peligrosa

meningitis

La meningitis es una enfermedad poco común en la infancia, pero muy peligrosa. Básicamente, se trata de la inflamación de las meninges, el tejido que cubre el encéfalo y la médula espinal, así como del espacio subaracnoideo, ubicado entre las meninges. En la mayoría de los casos la enfermedad es causada por una infección viral, pero a veces también puede deberse a una infección bacteriana o micótica.

Una vez que han aparecido los primeros síntomas, la enfermedad avanza rápidamente y en cuestión de días aumenta el riesgo de que aparezcan secuelas físicas graves. De hecho, si no se trata a tiempo, pueden aparecer daños cerebrales, ceguera, sordera, problemas de aprendizaje, trastornos mentales e incluso, puede provocar la muerte. Por eso, es importante que los padres estén atentos a los primeros síntomas de la meningitis en sus hijos para que puedan acudir a un médico lo antes posible.

Los primeros síntomas de la meningitis infantil

Los primeros síntomas de la meningitis se parecen mucho a los de un resfriado o gripe, de ahí que muchos padres no se percaten de que su hijo se expone a un gran peligro. Sin embargo, aunque en un inicio es difícil identificar la enfermedad, existen algunas pautas que pueden ayudarte.

  • El niño comienza con fiebre de forma repentina, sufre temblores y se queja de que tiene frío. La fiebre aumente rápidamente y resulta difícil bajarla.
  • Presenta dolor de cabeza agudo, que a veces también afecta el cuello. En el caso de los recién nacidos puede aparecer una ligera protuberancia en la fontanela.
  • Tiene sensibilidad repentina a la luz, lo que significa que no puede mirar directamente a la luz. Cuando se expone al sol o una luz artificial, los ojos le lloran y el dolor de cabeza se intensifica.
  • El pequeño se queja de ver borroso o doble. Esto porque la meningitis afecta la visión, de manera que al niño le cuesta enfocar bien los objetos que ve.
  • Tiene rigidez en el cuello. A menudo permanece en la cama de costado, con la cabeza hacia atrás porque le resulta difícil estirar su cuello.
  • Estirar las rodillas cuando eleva las piernas parece una misión imposible. Es lo que se conoce como signo de Kernig y es uno de los síntomas típicos de la meningitis.
  • Presenta náuseas y vómitos sin otro motivo aparente. En muchos casos, el niño también pierde el apetito y sufre dolores abdominales.
meningitis sintomas

¿Qué hacer si sospechas que tu hijo tiene meningitis?

Obviamente, ante la duda sobre si tu hijo tiene meningitis, lo primero que debes hacer es acudir a urgencias. En el hospital, los médicos se asegurarán de hacerle una exploración física al pequeño para buscar signos de infección, sobre todo a nivel de la cabeza, el cuello y los oídos. También realizarán una exploración neurológica para determinar el nivel de conciencia del pequeño y la presión intracraneal, así como algunas maniobras para detectar la presencia de rigidez en la nuca.

Tras la exploración, los médicos pueden considerar necesario tomarle una muestra de sangre para realizar un cultivo e identificar las bacterias o virus que están causando la enfermedad. En los casos en los que el diagnóstico aún no esté claro, es probable que recomienden además un TAC o una radiografía de los senos paranasales, en busca de una infección. No obstante, el resultado definitivo se obtendrá a través de una punción lumbar, una prueba diagnóstica con la que se puede analizar el líquido cefalorraquídeo. La elección de una u otra prueba diagnóstica dependerá del criterio de cada especialista y del estado del pequeño.

Una vez que se haya confirmado el diagnóstico, es probable que el niño tenga que quedarse hospitalizado para recibir el tratamiento adecuado y valorar su evolución durante los primeros días, que suelen ser los más peligrosos.

Deja un comentario sobre “Los síntomas de la meningitis infantil que no debes pasar por alto”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!