Salud

¿Embarazo a la vista? Así debes cuidar tu piel mientras esperas a tu bebé

Todo lo que necesitas saber sobre el cuidado de la piel durante el embarazo

embarazo cuidar piel
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

El embarazo es una etapa preciosa, pero también está repleta de cambios a nivel físico y emocional. La piel, el órgano más grande del cuerpo, no suele escapar a esa revolución. De hecho, se estima que 9 de cada 10 mujeres presentan cambios cutáneos importantes, por lo que es fundamental que le prestes atención a tu piel y desarrolles una rutina de cuidado segura, para que pueda seguir brillando y al mismo tiempo proteges a tu bebé.

Los cambios principales que se producen en la piel durante la gestación

El aumento de la actividad de las glándulas pituitaria, tiroides y suprarrenales, sumado al influjo de la placenta y el feto, estimulan la producción de diferentes proteínas y hormonas que impactan en la piel y el cabello. Problemas como el acné o la piel más apagada suelen desaparecer después del primer trimestre, de manera que muchas mujeres comienzan a lucir una piel deslumbrante. Sin embargo, no siempre es así. Por ese motivo, es importante que conozcas algunos de los cambios más habituales que trae esta etapa.

Acné hormonal

También conocido como acné tardío, afecta al 40% de los adultos, en especial a las mujeres durante el ciclo menstrual, pero también en el embarazo, como explican desde Douglas, la cadena alemana de cosmética con más de un siglo de experiencia a sus espaldas. Los cambios en los niveles hormonales, una mayor sensibilidad y el aumento de la producción de grasa, o incluso una piel demasiado seca, pueden causar acné inflamatorio. En ese caso, es probable que veas aparecer granos rojos, grandes y dolorosos, fundamentalmente en la parte alta del cuello, la mandíbula y alrededor de la boca.

Pigmentación

Una mayor sensibilidad al sol, junto con el aumento de la producción de estrógeno, puede provocar pigmentación en todo el cuerpo, incluyendo la zona del cuello o debajo de las axilas. De hecho, más del 85% de las embarazadas sufren cloasma, un tipo de hiperpigmentación causada por la producción excesiva de melanina que también se conoce como “máscara del embarazo”. Se trata de manchas oscuras o de color marrón que suelen aparecer alrededor de la frente, el labio superior o los pómulos y que pueden causar picazón. 

Estrías

Es uno de los problemas más comunes que enfrentan las mujeres durante la gestación debido a que la piel se estira para dejar espacio al bebé, lo cual suele causar lo que se conoce como estrías gravídicas. Aunque la piel es bastante elástica, cuando se estira demasiado se rompen las fibras de colágeno y elastina, lo que da origen a esas estrías. Este problema, que afecta al 47% de las embarazadas, suele comenzar alrededor del sexto o séptimo mes de la gestación y generalmente se concentra en el abdomen, los senos y muslos. Para evitarlo o reducir su impacto, es fundamental mantener la piel bien hidratada. 

Si padeces algún problema dermatológico, como eczema, psoriasis o rosácea, es posible que tus síntomas cambien durante la gestación – para bien o para mal. Algunas mujeres notan una mejoría, pero en otros casos el cuadro clínico empeora.

Las 5 reglas de cuidado de la piel durante la gestación

1. No te saltes la rutina de cuidado de la piel

En el mercado existen muchos productos para el cuidado facial y corporal, pero no todos valen durante esta fase. De hecho, algunas mujeres, por temor a que las cremas puedan dañar a su bebé, dejan de usarlas y descuidan su piel. Sin embargo, no es una buena idea porque en esta fase es más importante que nunca usar al menos una crema hidratante y protector solar. En vez de olvidarte de tu piel, elige productos más naturales y comprueba que sus ingredientes sean seguros para el bebé

2. Convierte la crema hidratante en tu mejor aliada

Mantener la piel hidratada es la mejor estrategia para evitar las estrías, reducir el picor que puede producir el embarazo y aliviar la sequedad, que suele estar producida por el efecto vasodilatador de la progesterona al deshidratar la piel. No te enfoques solo en la cara, hidrata todo el cuerpo, sobre todo las rodillas, codos y pezones ya que son las zonas que más suelen secarse. Los productos orgánicos a base de aceite de coco y manteca de cacao son seguros e ideales para evitar las estrías. No obstante, recuerda que debes evitar el uso de aceites esenciales puros.

3. No salgas jamás sin protector solar

Protegerte del sol es más importante que nunca ya que tu piel es mucho más sensible y propensa a las manchas. No salgas sin un protector solar con SPF 30, como mínimo. Y no olvides aplicarlo cada cierto tiempo para asegurarte de que sigue siendo efectivo. Aunque no existe la certeza de que los protectores solares químicos sean dañinos para el bebé, generalmente se recomienda apostar por los productos a base de minerales que protegen la piel haciendo que los rayos ultravioleta reboten en la misma. Usar ropa que te proteja, sombrero y gafas de sol será un plus.

4. Añade un sérum de vitamina C a tu rutina de la piel

Durante el embarazo, hay algunos ingredientes que debes evitar, como los retinoides, el ácido salicílico y el peróxido de benzoilo, pero puedes compensar su ausencia con la vitamina C. Es un potente antioxidante que contribuye a bloquear los radicales libres que pueden dañar las células, controla la aparición de manchas y estimula la producción de colágeno, una proteína imprescindible para mantener la flexibilidad y firmeza de la piel. Además, su uso es seguro durante el embarazo.

5. Lleva una dieta sana

La piel no solo se mima desde fuera, también debes cuidarla desde dentro. De hecho, durante esta etapa necesitas reforzar la cantidad de vitaminas y minerales, por lo que deberías incluir más frutas y verduras en tu dieta. También es conveniente que reduzcas el consumo de azúcar y alimentos grasos. Tu piel y tu salud te lo agradecerán.

En sentido general, cuanto antes comiences a cuidar tu piel, mejor. Aunque tampoco es necesario que te obsesiones pues muchos de los cambios que se producen durante el embarazo luego desaparecen. Quizá otros se queden, pero serán un recordatorio de esa preciosa etapa y de la nueva vida que has traído al mundo. 

Por último, pero no menos importante, consulta a tu ginecólogo o dermatólogo antes de usar cualquier tratamiento nuevo para la piel. Si comienzas a padecer algún problema dermatológico durante el embarazo, lo ideal es que acudas a tu médico antes de incluir por productos nuevos. Recuerda que en esta fase no se recomienda someterse a tratamientos de Botox, láser o peelings químicos.

  1. Bezerra, L. & Naves, W. (2015) Clinical study of skin changes in low and high risk pregnant women. An Bras Dermatol; 90(6): 822–826.
  2. Vora, R. V. et. Al. (2014) Pregnancy and Skin. J Family Med Prim Care; 3(4): 318–324.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *