La rubéola en los niños

La rubéola infantil es más común de lo que nos imaginamos

Rubéola niños

La Organización Mundial de la Salud estima que cada año nacen alrededor de 100.000 niños con rubéola congénita en todo el mundo. Sin embargo, el grupo infantil más afectado siguen siendo los pequeños entre 6 y 9 años. Y es que aunque los casos de niños infectados con rubéola se han reducido considerablemente en los últimos años gracias a la vacuna triple viral que se administra durante los primeros años de vida, todavía existen muchos pequeños que no tienen acceso a esta vacuna, ya sea porque no tienen cobertura médica o porque sus padres no los han protegido.

De hecho, los niños que no reciben la vacuna tienen un alto riesgo de contagiarse con esta infección vírica aguda ya que el virus de la rubéola se transmite con mucha facilidad a través del contacto directo con superficies contaminadas o con las secreciones de una persona infectada. En estos casos, el virus se introduce en el organismo, pasa a la sangre y ataca a los glóbulos blancos que transmiten la infección a las vías respiratorias, la piel u otros órganos.

Los síntomas de la rubéola infantil

Una vez que se contrae la infección, el virus de disemina por todo el organismo entre los primeros 5 y 7 días. Por lo general, los síntomas comienzan a aparecer alrededor de la segunda o tercera semana después de la exposición a la infección. El signo principal de la enfermedad es una erupción cutánea de color rosáceo que se aprecia en el 50% y el 80% de los casos. Habitualmente la erupción comienza en el rostro y el cuello y luego se va extendiendo al resto del cuerpo, una etapa que suele ser muy contagiosa.

La buena noticia es que a partir del tercer día la erupción comienza a desaparecer. Además, una vez que el niño ha padecido la enfermedad, se inmuniza para toda la vida, de forma que no vuelve a ser atacado por el virus.

Además de la erupción cutánea es habitual que aparezca:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos en la parte posterior de las orejas y el cuello.
  • Fiebre poco intensa, por lo general, menos de 39 °C.
  • Intensas náuseas y pérdida del apetito.
  • Enrojecimiento de los ojos o conjuntivitis leve.

En algunos casos, sobre todo al inicio de la enfermedad, los síntomas pueden confundirse con un proceso gripal ya que muchos de los signos son muy similares.

Rubéola infantil

Las complicaciones de la rubéola

Por lo general, la rubéola infantil no provoca mayores complicaciones médicas en los niños. Sin embargo, cuando se trata de bebés que padecen el síndrome de la rubéola congénita el riesgo de que aparezcan consecuencias crónicas a largo plazo aumenta. De hecho, se conoce que en los casos de rubéola congénita, es decir, cuando la madre infecta a su bebé durante el embarazo, pueden desarrollarse defectos visuales, problemas de audición y otros trastornos crónicos como enfermedades cardiacas, diabetes, disfunción tiroidea e incluso, autismo.

¿Cómo tratar la rubéola en niños?

La rubéola no tiene tratamiento médico. La alternativa de elección de los médicos suele ser prescribir tratamientos específicos para cada uno de los síntomas, según el caso. De esta manera, pueden ser útiles los antipiréticos como el paracetamol para reducir la fiebre y los antibióticos en los casos en los que aparezcan infecciones bacterianas. También se recomienda reposo y sobre todo, mantener aislado al pequeño para evitar que contagie la enfermedad a otros niños.

¿Se puede prevenir la rubéola?

Solo existe una forma de prevenir la rubéola: la vacuna contra la enfermedad. Se trata de una vacuna fabricada con una cepa del virus vivo atenuado que inmuniza al organismo contra la enfermedad. De hecho, los estudios han demostrado que una sola dosis de la vacuna confiere una inmunidad a largo plazo superior al 95%, muy similar a la inmunidad que genera la propia infección.

Las vacunas contra la rubéola están disponibles lo mismo en preparaciones monovalentes o en combinación con otras vacunas, como la vacuna triple viral contra el sarampión, las paperas y la rubéola.

Deja un comentario sobre “La rubéola en los niños”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios

INFORMACIÓN LEGAL

Etapa Infantil te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DICE LA CANCION, SL (Etapa Infantil) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Linode (proveedor de hosting de Etapa Infantil) fuera de la UE en Otros. Linode está ubicado en UE, un país cuyos nivel de protección son adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Linode. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@etapainfantil.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: etapainfantil.com, así como consultar mi política de privacidad.

REGLAS PARA COMENTAR

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!