Es respeto es como el dinero, puedes pedirlo, pero es mejor ganártelo

Enseñar respeto

Todos sabemos cómo se escribe ‘respeto’, pero, lamentablemente en el mundo actual ya no se entiende como parte necesaria en la relación entre personas. Estamos en un mundo donde la grosería es lo más normal tanto en conversaciones como en cualquier comunicación con otros. La buena noticia es que se puede enseñar a los hijos este valor tan importante y cuando se hace, se están impartiendo lecciones cruciales de bondad, consideración, honestidad, receptividad e incluso, de gratitud.

La manera más efectiva de enseñar a los niños el comportamiento respetuoso es que los padres lo moldeen también. Pero además de ser un buen ejemplo para tus hijos de respeto hacia uno mismo y hacia los demás, también existen algunas estrategias que puedes utilizar para que los niños entiendan el verdadero valor del respeto.

Exigir buenos modales

Cuando los niños dicen ‘gracias’ después de que se les da algo para mostrar su gratitud, reconocerán que ha habido un intercambio de dar y tomar. Esto, con el tiempo, les ayudará a aprender a no esperar que todo el mundo les proporcione las cosas. Incluso los niños pequeños puedes aprender a decir ‘por favor’ y ‘gracias’ y también pueden mirar a las personas para saludarles o despedirse, lo mismo sucede con las disculpas.

Es importante no solo que los niños tengan buenos modales, sino que también los entiendan y sepan qué es lo que se espera de ellos en cada momento. Cuando los niños saben cómo se tienen que comportar y se refuerza su comportamiento ofreciendo elogios, mejorarán el entendimiento de las buenas relaciones con los demás.

No tolerar la falta de educación

El comportamiento malcriado y hablar mal son cosas demasiado comunes en la actualidad y los niños también insultan porque es lo que aprenden por lo que ven. Pero un niño que ve hablar mal a su familia pensará que hacerlo está bien, por lo que es necesario que los padres además de dar ejemplo también respondan a este comportamiento inadecuado de forma inmediata.

Los padres deben dejar claro que no importa lo enfadado que se esté, nunca es aceptable arremeter contra otra persona. Se puede enseñar a los niños a expresarse mediante frases del tipo: ‘me siento…’ como por ejemplo: ‘me siento triste. En lugar de decir cosas del tipo ‘tú’, como por ejemplo: ‘Eres un idiota’. 

Ganarse el respeto

También es importante enseñar a los niños a poner palabras a sus sentimientos haciéndoles preguntas. Por ejemplo, si el niño está haciendo comentarios sarcásticos se le puede decir algo como: ‘Pareces molesto, vamos hablar de ello’. O si tu hijo está gritando a su hermano le puedes decir algo como: ‘Pareces muy enfadado con tu hermano, ‘¿me puedes decir que está pasando?’ Darle a los niños una forma positiva de expresar sus emociones le hará saber que es natural sentirse enfadado o frustrado de vez en cuando (que puede controlarlo) y que no hace bien en insultar o gritar a otros.

Como es habitual, los niños pequeños tendrán un comportamiento más impulsivo y relacionado con lo que sienten en cada momento determinado, por lo que no te sorprendas si te cuesta conseguir que tu hijo controle sus emociones, pero lo que importa es no desistir.

Parte de la enseñanza del respeto a los niños, es que cuando se cometen errores se tiene que decir lo que se siente -así se demuestra a los niños que te importan más allá de sus acciones, para saber qué siente y también ellos, aprenden a asumir la responsabilidad de sus errores-. El camino para pedir disculpas hacia sí mismo también es una buena idea, porque si lo hacen a sí mismos, entenderán la importancia también de hacerlo a los demás.

Deja un comentario sobre “Es respeto es como el dinero, puedes pedirlo, pero es mejor ganártelo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios