¿Tener un problema de atención es tener un TDAH?

Cada vez son más los padres que llegan a mi consulta asustados pensando que si su hijo no sabe prestar atención o no está quieto (o no tanto como ellos quisieran), es porque quizá tenga TDAH. Pero en la gran mayoría de ocasiones, no existe un TDAH pero sí una falta de entendimiento, normas, hábitos y rutinas en casa que hace que el niño muestre un problema de atención, pero que en ningún caso tiene algún tipo de trastorno.

No se puede aventurar que un niño porque no preste atención ya tiene TDAH, ¡ni mucho menos! Para que un niño sea diagnosticado con TDAH necesitará ser evaluado por profesionales y necesitará tener unas características específicas, y tener un problema de atención tan sólo sería una mínima parte de ellas. Por eso, es mejor trabajar la atención en los niños antes de pensar tan si quiere si puede o no tener TDAH.

La televisión

Hay niños que no son activos y que no prestan atención, quizá porque ven demasiado la televisión y deben tener un límite en las horas que están frente a la pantalla, ya que cualquier pantalla (televisión, tablets, smartphones…), puede debilitar la capacidad de atención en un niño pequeño. Un estudio publicado en Pediatrics en 2011 mostró como los dibujos animados de ritmo rápido acortan la capacidad de atención en los niños de 4 años (un ejemplo que marcan es la serie infantil “Bob Esponja”). La sobre estimulación y la exposición a la televisión u otras pantallas pueden herir la capacidad de atención a los niños.

Los expertos recomiendan que los niños no vean más de una o dos horas diarias de televisión (o exposición ante cualquier pantalla) y que además sea algo de buena calidad. Y que los niños menores de 2 años no deben estar expuestos a ningún tipo de pantalla.

Actividades para la mejora de atención

En vez de encender la televisión o darle al niño un smartphone para que esté tranquilo, es mejor que se centren en otras actividades que ayudan al niño a aumentar la capacidad de atención. Los niños pueden leer, trabajar en un rompecabezas, ayudar a hacer la cena, jugar con bloques de madera, ayudar en las tareas del hogar… ¡son muchas las tareas que pueden realizar a tu lado! Pero para ello, se debe apagar la televisión y tener conversaciones con el pequeño para construir su atención. Cuando los padres se centran en su hijo y le escuchan, estarán modelando el cómo deben prestar atención.

Tener un problema de atención no es tener un TDAH

Estrategias más simples

A veces, un niño puede tener problemas de atención en algo que parece difícil de resolver pero que con ayuda de un adulto (padres o especialista) y con unas estrategias más simples es capaz de hacerlo. Algunas señales de alerta en la falta de atención es cuando un niño de 4 o 5 años no es capaz de realizar la misma tarea por más de dos minutos o necesitan una guía constante para hacer una actividad que debería ser más manejable por su parte. Quizá también es posible que pase de una actividad a otra  o que no sea capaz de controlar los impulsos y deba levantarse todo el tiempo… esto tampoco sería un indicador de TDAH, simplemente que el niño necesita moverse un poco más pero que se deben trabajar un poco más la capacidad de atención con juegos y canciones de su interés.

No, no es un TDAH

Es muy importante que los padres tengan mucho cuidado en etiquetar a sus hijos con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), ya que es un trastorno que se diagnostica por un especialista en salud mental en la primera infancia y que se caracteriza por la impulsividad, la hiperactividad, la falta de atención o una combinación de los tres. El TDAH no puede ser la causa de raíz, pueden haber otros problemas que influyen.

En ocasiones los niños pueden tener problemas de ira, de ansiedad e incluso de depresión y necesitarán aprender a hacer frente  a estos sentimientos para poder trabajar después la atención.Es necesario que los padres hablen con sus hijos acerca de cómo se sienten y así ayudarles a poner sus sentimientos en palabras y ayudarle a que se sienta mejor.

Deja un comentario sobre “¿Tener un problema de atención es tener un TDAH?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!