Claves simples en crianza para madres ocupadas

Consejos madres ocupadas

Hay madres ocupadas que pueden sentir cierta pereza en cuanto a su maternidad y crianza. No hay que sentir vergüenza con esto, es una realidad que hay días mejores y días peores en cuanto a la crianza de los hijos. Una madre que prefiere descansar en el sofá mientras su hijo de 7 años lava los platos, no es mala madre… Solo le está enseñando responsabilidad, ¡y eso es bueno!

En crianza es necesario no sobreproteger a los hijos para que puedan evolucionar como seres independientes. No es lo mismo proteger que sobreproteger y para que puedas tener una crianza feliz, no te pierdas estas claves de crianza simples para madres ocupadas.

Dejar los pañales

Empezar con el uso del orinal no es nada sencillo, de hecho, es todo un proceso que puede sentirse absolutamente complicado para los padres, ¡a veces parece misión imposible! Para hacerlo debe ser gradual y tener mucha paciencia. Estas claves simples te ayudarán:

  • El orinal debe estar a la vista y siempre en el mismo sitio.
  • Jamás fuerces a tu hijo a usarlo.
  • Siempre que lo use alaba a tu pequeño (sin importar el resultado).
  • Cuando se siente puedes darle una recompensa que le guste o pasar un rato leyéndole cuentos.
  • Lo demás, es cuestión de tiempo.

Prevenir rabieta

Las rabietas parecen algo horrible, aunque son normales y necesarias para el desarrollo de los niños. Pero, ¿hay algo que puedas hacer para evitar que tengan demasiadas rabietas seguidas? No te pierdas estas claves simples:

  • No le pongas al niño caprichos demasiado cerca.
  • Cuando esté a punto de desembocar en una rabieta, ofrecerle un estímulo que le distraiga.
  • No le prohibas demasiado y vigila más, si solo le prohibes cosas le pondrás nervioso y no le dejarás desarrollarse bien.
  • Si estás ocupada y tu hijo quiere jugar, dile que lo harás más tarde (y luego hazlo).
madre ocupada crianza

Calmar a un niño que tiene una rabieta

Cuando un niño está en plena rabieta estará en un bloqueo emocional por lo que calmarle no siempre es una tarea sencilla. Así que cuando la rabieta es inminente ten en cuenta lo siguiente:

  • Distráele para desviar la atención del conflicto.
  • Calma la rabieta con cariño, por ejemplo dando un beso de curar.
  • Si no hay peligro para la salud: ignora.

Qué hacer cuando tu hijo no come apenas

Cuando un hijo no come apenas es todo un problema para las madres que sienten que algo están haciendo mal. No te agobies mucho con esto, los bebés y los niños saben cuándo tienen hambre y cuándo necesita comer. Por eso:

  • Permite que el niño tenga hambre para que coma.
  • Permite que tu hijo experimente con ingredientes en la cocina.
  • No le hagas comer por obligación o conseguirás todo lo contrario.
  • No le des nada para picar entre comidas.
  • Dale alimentos con potenciadores de sabor en comidas saludables.
  • Dale menos cosas dulces.
  • Que tus hijos hagan más actividad física para que les dé más hambre.

Cuando llega la hora de dormir

Hay niños a los que les cuesta dormir porque prefieren estar jugando o haciendo otras cosas. Por eso, a veces, dormir a los niños no es tarea fácil por lo que, estas claves simples te vendrán de perlas:

  • Balancea a tu pequeño contra tu cuerpo de forma leve, sentirá relajación.
  • Respirad juntos lentamente con movimientos repetitivos.
  • Leed cuentos.
  • Cántale una canción y estate cerca hasta que se duerma.
  • Tened rutinas de sueño tranquilas.
  • Haz que ir a dormir sea atractivo con sábanas y luces de noche bonitas.

Bibliografía

Jové, R. (2009) La Crianza Feliz. Editorial: La esfera de los libros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios