Duerme mamá, que hoy lo hiciste bien y mañana lo harás mejor

Y papá también

madres sienten culpables

Todas las madres del mundo, desde el momento en que se quedan embarazadas se convierten en auténticas leonas que protegen a sus crías para que no les falte de nada y estén sanas y a salvo. Este sentimiento interior es tan poderoso que en ocasiones, hasta les puede producir cierta ansiedad cuando les aparecen los miedos en el subconsciente y creen que quizá, no lo estén haciendo todo lo bien que deberían…

Sentimiento de culpa

Muchas madres sienten cada noche antes de dormir un inmenso sentimiento de culpa que les presiona el pecho; “¿Lo estaré haciendo bien?”, “¿Me habré equivocado al reñir esta mañana a mi hijo?”,  “Quizá tendría que haberme controlado”, “La próxima vez no quiero gritarles…”, “Ojalá hubiera podido conseguir más dinero este mes para ofrecerles más a mi familia”… Estos son algunos de los pensamientos habituales que pueden pasar por la mente de cualquier madre antes de meterse en la cama.

Son pensamientos que no permiten un buen descanso, que hacen que te sientas mal… y si no descansas, no puedes rendir bien, estarás más irascible e irritable con tu familia y todo se convertirá en bola de nieve cada vez más y más grande… ¡y al final acabarás asfixiándote en ella! Por eso, es tan importante tomar conciencia real del tipo de madre que eres y sobre todo, entender que hay una palabra que te define en cuanto a la crianza de tus hijos: guerrera.

Duerme mamá

Duerme mamá, porque hoy lo hiciste bien y mañana lo harás mejor. Sí, es posible que te hayas equivocado en alguna cosa, pero eso no te hace mala madre… eso te hace humana. Es normal que te equivoques pero el secreto está en que seas consciente de esos posibles errores y que al día siguiente los tengas en cuenta para poder hacerlo aún mejor de lo que ya lo haces.

sentimiento culpa madres

Por la noche, debes descansar para poder ofrecer a tu familia la mejor versión de ti misma cada día, y por supuesto, para poder tener la fuerza necesaria para también cuidarte. Para tus hijos, siempre serás la mejor madre que existe en todo el planeta porque eres esa mujer que les da seguridad, cobijo, cariño, amor incondicional, que gasta toda tu energía cada día para ofrecerles todo lo que necesitan en su vida… Y aunque estés realmente cansada, les das tu mejor sonrisa.

Eres esa madre que lucha por sus hijos, eres esa guerrera que siempre hará lo que haga falta para que tu familia esté cohesionada. Porque sí, a veces puedes tener ciertos sentimientos de culpa, pero asegúrate de que sean sentimientos momentáneos que solo te sirvan para mirar lo que sucede en tu vida desde perspectiva y encontrar las soluciones que creas convenientes para estar mejor y educar a tus hijos desde el amor y el respeto mutuo.

Papá, tú también estás en la primera línea de batalla

Si mamá es guerrera, ¡papá es otro guerrero! Los padres también están en la primera línea de batalla para conseguir que una familia esté cohesionada. Ellos también luchan contra el cansancio, el sueño y la sociedad para poder disfrutar de su familia y de la vida en general. Papá, tú también debes dormir tranquilo porque tus hijos también necesitan un padre feliz, con fuerzas y con esa sonrisa maravillosa que les aporta tanto bienestar emocional… a cualquier edad.

Deja un comentario sobre “Duerme mamá, que hoy lo hiciste bien y mañana lo harás mejor”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios