Si duermes poco en tu maternidad, ¡puedes subir un kilo por semana!

dormir poco engorda

¡Ya lo que faltaba! Además de pasar malas noches, aumentarás de peso por culpa de eso… ¡si al menos fuese por comer chocolate o donuts! Pero nos guste o no, dormir poco engorda porque ralentiza el metabolismo y además da hambre. Comes más sin darte cuenta al estar más tiempo despierta.

Ahora que sabes que dormir menos hace que aumentes de peso, es posible que comiences a preocuparte más por dormir las horas que necesitas para tu descanso diario. Esto no lo decimos nosotros, lo dice un estudio de la Universidad de Chicago.

Si duermes menos de 8 horas, engordas

El estudio demostró que si duermes menos de 8 horas diarias, aumenta el riesgo de subir un kilo por semana. Esto se debe a que la falta de sueño te da ganas de comer alimentos poco saludables. Cuanta más grasa y azúcar tengan más ganas te darán de comerlos. Incluso querrás comerlos cuando no tengas hambre.

Según el estudio, la restricción del sueño hace que se aumente el sistema endocannabinoide (el mismo sistema dirigido por la marihuana para aumentar el deseo de tomar alimentos poco saludables). En el estudio también destacan que las personas que no duermen durante 8 horas, tendrán más hambre durante el día y por tanto, comerán el doble de grasa que aquellos que descansan el tiempo necesario para su organismo.

Cada hora que el cuerpo se mantiene despierto durante el día o la noche, usa 17 calorías extra, lo cual suma 70 calorías por cuatro horas de sueño perdido. Claro, ahora estarás pensando que según estos cálculos lo normal sería perder peso, ¿verdad? Pues no, y te contamos por qué.

dormir poco engorda maternidad

Lo que comes, suma más

Si a estas 70 calorías sumas los alimentos poco saludables que ingieres mientras estás despierta, puedes tener hasta 300 calorías extra que no hubieras tenido en tu organismo si hubieras estado dormida. Esto, hace que aumentes de peso y que tengas más masa corporal.

Por si fuese poco, cuando no se duerme bien, el funcionamiento del cerebro se altera y se disminuye la actividad del lóbulo frontal (el que se encarga de la toma de decisiones y del autocontrol), por eso la comida o los hábitos poco saludables se vuelven más atractivos y normalmente, se cae en ellos.

Sin darte cuenta la actividad física también disminuye porque te sientes más cansada y sin energía por lo que las ganas de moverte brillan por su ausencia. Esto hace que esas calorías extras que consumes se almacenen en tu cuerpo y formen grasa.

Es imprescindible que tanto si eres madre como si eres padre, duermas las horas que necesitas (de 7 a 9) para poder estar descansado/a, tener energía suficiente para afrontar el día y también, para evitar que la báscula suba sus dígitos indiscriminadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios