Tu hijo no necesita ser el mejor, ¡solo feliz!

Niño feliz

En ocasiones los padres comparan a sus hijos con otros con el afán de que se superen y sean mejores en algunos ámbitos de sus vidas. Esto es un error común que se debería erradicar para siempre ya que tu hijo no necesita ser comparado ni tampoco ser el mejor. Solo necesita ser feliz y disfrutar de la vida a tu lado. Nada más que eso… y nada menos.

Los padres viven hoy en día ahogados de responsabilidades, en gran parte porque necesitan conseguir dinero y pagar todas las facturas mensualmente. También quieren ahorrar para poder disfrutar de unos días de vacaciones al año, y todo esto sin descuidar la crianza y otras muchas responsabilidades del día a día.

Lo que tus hijos necesitan

Los niños no necesitan tantas comodidades, ni caprichos. Necesitan pasar más tiempo con sus padres, con su familia. No quieren unos padres estresados y cansados todo el tiempo. Unos padres que se pasan el día preocupados… Los niños quieren y necesitan unos padres cariñosos, atentos y dispuestos a pasar el tiempo con ellos. Que sean coherentes en la disciplina y que les regalen seguridad emocional cada día.

Tus hijos necesitan aprender a expresar sus emociones, sus necesidades… y hacerlo de forma saludable. Pero no suelen tener este modelo en casa, ya que los padres, en la gran mayoría de ocasiones, se han acostumbrado a no expresar sus emociones o sus necesidades para evitar problemas. Cuando un niño no se siente emocionalmente seguro y estable, se convertirá en un niño con inseguridades y se sentirá desprotegido en su propia casa.

Son muchos los niños que apenas tienen tiempo para jugar porque hay mucho que hacer cada día. Todos en casa van estresados y sin tiempo, los niños tienen más responsabilidades de las que debieran y aunque esto les causa estrés, obedecen porque es lo que se espera de ellos. Aquellos que no obedecen se les tacha de irresponsables, inmaduros y rebeldes.

Pero los niños necesitan tiempo libre al día, y no solo los fines de semana. Necesitan tiempo para estar con sus padres y no siempre con los abuelos o las canguros. Porque parece que cuando papá y mamá tienen tiempo libre, ellos son un estorbo y quieren hacer cosas sin niños, “para desconectar y despejarse”. Pero, ¿dónde quedan los hijos? Se quedan sin libertad y sin tiempo para disfrutar en familia.

En muchas ocasiones, los niños van a extraescolares que no les satisfacen pero que lo hacen para no decepcionar a sus padres… que ponen expectativas en ellos para que sean los mejores en algo. ¿Cómo un hijo puede decirle a unos padres que prefiere pintar cuando le han apuntado a deportes? ¿Le dejarán de querer si expresa que sus intereses son diferentes a los que les imponen?

infancia feliz

Ser feliz: la clave de una buena infancia

Los niños silencian sus deseos para evitar ser reprochados, pero lo que más necesitan en el mundo es tener una infancia feliz. Pasar tiempo con sus padres, hermanos… y reír juntos. Que haya tiempo para todo: para las responsabilidades, para las rutinas, para el juego, para charlar, para disfrutar…

Pregúntale a tu hijo qué es lo que más le gusta de estar contigo y qué es lo que cambiaría si pudieseis pasar más tiempo juntos. Te sorprenderán las respuestas. Es importante que los padres tomen conciencia de esto para que los niños pasen de tener ojos tristes a volver a tener ojos llenos de felicidad y amor incondicional.

Como padres, deberíamos todos hacernos esta pregunta: “Si se fuese a acabar el mundo mañana, ¿qué es lo que cambiarías o harías hoy?” Ahí está el secreto de vuestra felicidad, de vuestra existencia. Porque es más que probable que digas: “pasar tiempo en familia”, “no discutir tanto”, “jugar con mis hijos”… Cosas cotidianas que en realidad nos llenan a todos el alma. Porque los niños necesitan ser felices, no ser los mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios