Hoy me tienes que hacer feliz, ¡así que disfrútame!

felicidad hijos

La frase que encabeza este artículo es una frase que cualquier niño te diría, solo que ellos no saben que tú eres quien debe encargarse de su felicidad y de su desarrollo. Tanto padres como madres son los encargados de que los pequeños crezcan felices. Son seres dependientes tanto a nivel físico como emocional, y los padres deben estar a la altura de las circunstancias.

Cualquier padre que practica una crianza consciente sabe que el mejor momento para disfrutar de la familia y de los hijos es hoy. Del ayer se aprende y por el futuro se lucha, pero es hoy cuando tenemos que disfrutar de la vida. Para ello, es importante escuchar a los hijos, hablarles con amor, abrazarles, darles besos, sonreír, reír a carcajadas… ¡y disfrutar de la vida!

Disminuir la velocidad

Todos los médicos lo advierten: hay que disminuir la velocidad de la vida. Vamos a un ritmo frenético y se nos olvida lo más importante: el disfrute del hoy. La velocidad solo nos causa estrés y agotamiento y esto, se transmite a los hijos. Además, cuando no sabemos echar el freno de mano a la vida, nos perdemos cosas importantes… las cosas sencillas del día a día, ¡lo que realmente aporta la felicidad!

La “disciplina zen” está llegando a la vida de muchas familias para detener el estilo de crianza estresado (siempre con prisas, mal humor, cansancio, sin tiempo para la familia, con gritos de frustración diarios, etc.). Se trata de un tipo de disciplina más paciente y sosegada, donde se disfruta del presente con los hijos sin perder de vista al futuro. En la “disciplina zen”, cada gesto, cada palabra, cada silencio, cada afecto… Es importante.

disfrutar tiempo hijos felicidad

En este tipo de disciplina se evitan las prisas como que los niños dejen el pañal lo antes posible para respetar su ritmo natural. No intentan que los niños tomen sólidos demasiado pronto, simplemente permiten que la naturaleza siga su curso bajo vigilancia para evitar asfixias. No es necesario que los niños aprendan a leer con 5 años si no les interesa el mundo lector aún, etc.

La felicidad se encuentra en el HOY

Los padres no deben olvidar lo que significa ser niño. Los niños necesitan todo de sus padres, por lo que su felicidad y su identidad se desarrollará también teniendo en cuenta la relación que tenga con ellos. ¿Sabes cómo hacer feliz a tus hijos? Parece una pregunta complicada, pero en realidad es de sencilla respuesta.

Para que tus hijos sean felices solo necesitas TIEMPO. Tiempo para vivir experiencias en el presente, experiencias cotidianas… consiste en estar a su lado y que note que estás en su presente. El tiempo que le dedicas deberá ser siempre de calidad. Es tan fácil como hacerle cosquillas, reír juntos, contarle un cuento cada noche, acariciarle, darle besos y abrazos, cantar juntos, pasear por el parque, etc.

No importa la edad que tengan tus hijos, nunca serán demasiado grandes para disfrutar de ti ni tú de ellos. HOY es el día perfecto, y AHORA es el momento idóneo para disfrutar, para salir al parque, para pintar juntos, para pasear al perro, etc. Las cosas más sencillas son las que realmente os harán felices… JUNTOS.

Recuerda que hoy es el mejor día de vuestras vidas. No esperes a mañana, no esperes a que tus hijos sean más grandes, no quieras retrasar la felicidad cuando ella está en tus manos. Tus hijos serán felices a través de ti… y esa responsabilidad es la más importante que tienes para cumplir porque le estarás regalando seguridad emocional, ¡imprescindible para crecer y evolucionar en la vida!

Deja un comentario sobre “Hoy me tienes que hacer feliz, ¡así que disfrútame!”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios