Mamá, no soy perfecto pero me esfuerzo

Autoestima hijos

Es cierto que no soy perfecto, pero cada día intento esforzarme un poco más. Me pone triste que no lo valores o que no celebres mis pequeños avances, que los des por supuestos cuando a mí, me ha costado mucho avanzar ese poquito. Aunque es cierto que tengo algunas destrezas naturales, en muchas otras necesito aprenderlas para poder llevarlas a cabo.

Intento ser tenaz pero no siempre te das cuenta. Hay veces que me llamas vago o me dices que no quiero hacer las cosas pero no es cierto. Otras veces lo intento, pero acabas haciéndolo tú y eso me hace sentir incapaz… Me hace sentir que no soy capaz o que no podré aprenderlo nunca por mí mismo, ¿tan torpe soy que no eres capaz de dedicar un par de minutos para enseñarme algo que no entiendo o que no sé hacer?

No aniquiles mi autoestima

Necesito que valores mi esfuerzo en el día a día, aunque sea por pequeñas cosas para que mi autoestima no se vea gravemente dañada. Tu percepción de mí es lo más importante para mi desarrollo, yo no me doy cuenta aún pero tú sí deberías tenerlo presente. No me quiero sentir inferior a los demás, quiero ver cómo me miras con ojos de orgullo y no de pena.

No quiero ser perfecto, tampoco quiero que tú lo seas. Solo quiero ser feliz siendo como soy y estando a tu lado. Todos tenemos fallos. Yo los tengo y tú los tienes pero los acepto. Entonces, ¿por qué no eres capaz de aceptar que yo también puedo equivocarme? ¿Por qué en lugar de centrarte en todo lo bueno que hago cada día solo me recuerdas en lo que he fallado?

Claro que fallo, pero si no me ayudas o me guías a remendarlo y solo me gritas o me recriminas lo mal que hago las cosas, no mejoraré. Mi corazón se bloqueará y mis oídos dejarán de escuchar tus gritos y malas palabras. Me sentiré abandonado emocionalmente y poco a poco, me distanciaré de ti. No quiero eso mamá. Quiero que estemos unidos siempre, por eso ahora, te necesito tanto.

Soy esa persona que te hizo sonreír de felicidad y agotamiento en el momento en que nací. Ese ser que necesita aumentar la confianza en sí mismo desde el nacimiento para poder vencer los obstáculos que se presentan en la vida, a cualquier edad. Primero tendré que vencer obstáculos pequeños para que a medida que vaya creciendo, pueda hacerlo también con aquellos más grandes y complicados.

Necesitaré entender mis emociones, también las tuyas y conocer mi capacidad resiliente. Solo quiero mejorar, quiero esforzarme para que veas que soy capaz, pero también para demostrarme a mí mismo que si quiero, puedo. No me quites eso con desprecios o malas palabras.

Valorar esfuerzo hijos

Valórame mamá y no me compares

Para que me sienta capaz no necesitas que sea perfecto, yo tampoco lo necesito. Solo tienes que  hacerme sentir valorado, ver en tus ojos que mi esfuerzo realmente merece la pena. Podrás ayudarme a aumentar mi paciencia y sobre todo, mi perseverancia. A ser capaz de acabar lo que comienzo, o al menos, intentarlo.

Para conseguir todo esto no necesito que me compares con nadie. No soy igual que mi hermana, o mi primo o los amigos del cole. Somos diferentes, cada uno tenemos nuestra propia idiosincrasia y debes respetarlo, debes respetarme a mí y a mis ritmos de aprendizaje. Si no lo haces, podrías dañar enormemente mi autoestima.

No me hagas crecer como un elefante cuando tengo alas para volar, no me cortes esas alas criticándome duramente en lugar de comprender mis pensamientos. Mírame a los ojos, dime que soy capaz de conseguir aquello que me proponga y si no me sé los pasos a seguir, me ayudarás a descubrirlos.

Dedícame tiempo, dedícame buenas palabras y todo tu cariño para que sepa que me quieres y que estarás a mi lado. Tú puedes ayudarme a avanzar en los retos de la vida. Me puedes ayudar a encontrarme a mí mismo… podré aprender y crecer.

De los errores se aprende

Recuerda mamá que los errores no son algo malo en la vida, de ellos aprendemos grandes cosas. Los errores son oportunidades para volver a empezar y hacer las cosas de mejor manera. Si me equivoco tendré la oportunidad de superarme y mejorar la versión de mí mismo. Ayúdame a no darme por vencido valorando el esfuerzo que hago.

La única batalla que se pierde es la que se abandona mamá, y sé que cuando te des cuenta de esto, nunca me dejarás abandonar a no ser que sea lo que yo quiera realmente y respetes mi decisión. A veces, solo necesito un impulso lleno de cariño y amor para superarme a mí mismo y demostrarte que no soy perfecto, pero me esfuerzo por mejorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios