Tus padres te dieron todo lo que tenían

Los padres dan todo por sus hijos

Hay personas con cierta actitud tirana que se quejan de la vida por las cosas que sus padres no pudieron darles en su infancia, sin caer en la cuenta de lo más importante: les dieron todo lo que tenían. En la vida actual parece que los padres tienen que sacrificarse al máximo o sino no son buenos padres.

Es como si sus necesidades o deseos deban quedar apartados en un segundo plano para que los hijos siempre estén en el primer puesto de su vida, siendo ellos la prioridad en todo momento. Aunque es cierto que los hijos son la prioridad para los padres, los hijos, criados en una sociedad impulsiva, carente de valores y donde la satisfacción debe ser inmediata, caen en el error de olvidar lo que sacrificaron sus padres por ellos en su crianza.

Y esto, nada tiene que ver con dinero (aunque también supone un gran sacrificio puesto que tener hijos significa tener que asumir muchos gastos para poder cubrir sus necesidades). Además, estos sacrificios los padres los hacen con todo su corazón, porque para ellos ver bien a sus hijos es la mayor recompensa de la vida… Y esto, es lo que tienen que ver los hijos. ¿Qué sacrifican los padres que tiene tanto valor (y no siempre es dinero)?

Tiempo

El tiempo es el tesoro más preciado que existe. Si eres padre sabrás que tu tiempo es oro y tienes que estar con tus hijos todo el tiempo para criarles y para ser su mejor referente de vida. Aunque el tiempo a veces no es suficiente porque las responsabilidades diarias hacen que no pases todo el que quisieras a su lado, pero el poco que tienes lo priorizas para estar a su lado.

Sentimientos

Es posible que tengas días agotadores de esos en que tu estado de ánimo no es el que quisieras tener, pero intentas sonreír para que tus hijos te vean bien. Aunque haya veces que te vean llorar y eso no es malo porque se dan cuenta de las emociones… siempre intentarás sacar esa fuerza interna para eliminar los sentimientos negativos y que tus hijos crezcan emocionalmente equilibrados y seguros. Apostarás siempre por alegrías, risas y felicidad para criar a tus hijos.

Intereses

Los intereses o las aficiones seguirán estando ahí, pero las sacrificarás para poder pasar más tiempo con tus hijos. Será más difícil pasar tiempo con los amigos pero no te importará porque sabes que tus hijos te necesitan. No tienes que abandonar lo que te gusta hacer, pero puedes priorizar tu tiempo para disfrutar de tu familia, aunque también saques algún rato al día para poder hacer lo que te gusta.

Sacrificio padres hijos

Amigos

Siguiendo los puntos anteriores, los amigos también se sacrifican. No es lo mismo tener amigos sin hijos que con hijos, y esto cualquier padre lo sabe. Quizá tengas que sacrificar a algunos amigos en tu vida porque ya no comparten tus intereses o tus valores de la vida. Pero no te agobies, porque seguro que encontrarás amigos que compartan mucho más en esta preciosa nueva etapa de tu vida.

Cansancio

No tendrás tiempo para enfermar y si enfermas no tendrás tiempo de poder cuidarte cuando tienes hijos. Tus pequeños te necesitan las 24 horas del día, y las responsabilidades que debes cumplir con ellos no siempre las puedes delegar. No importa si enfermas, si duermes poco, si has tenido un día duro en el trabajo y necesitas descansar… si tus hijos te necesitan, ahí estarás al pie del cañón para poder cuidarles con todas tus fuerzas.

Tu felicidad

Cuando eres padre, la felicidad de tus hijos será tu propia felicidad. No es que sacrifiques tu bienestar, ya que para poder trabajar esta felicidad deberás estar bien primero tú… Pero harás cualquier cosa para ver una sonrisa en el rostro de tus pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios