¿Cerrarán los colegios de educación especial?

Colegios educación especial cierran

Es mucha la inquietud que han sentido los pasados días miles de padres con hijos con discapacidad en todo el país. ¡Y no es para menos! Se estaba diciendo que el actual gobierno quiere cerrar los colegios de educación especial para apostar por la escuela inclusiva al 100%. Esto hizo que los padres, así como los profesionales de dichos centros, sintieran mucho malestar. Pero, ¿qué es lo que ha pasado realmente?

Por parte de la ministra de Educación, Isabel Celaá se ha desmentido que los centros de educación especial vayan a cerrarse. Pero los padres de los niños con necesidades especiales de la plataforma “Inclusiva sí, especial también”, no se lo creen y están al pie del cañón en todo este asunto. ¿Por qué los padres no creen lo que dice el Gobierno? ¿Es un bulo?

El origen de todo

Todo viene porque Cermi (organización para la inclusión) lleva tiempo luchando para que España siga el ejemplo de otros países con una inclusión del 100% en las escuelas. Según ellos la supuesta “segregación” de los niños en los centros de educación especial atenta contra los derechos humanos de los niños con discapacidad. Esta organización propone que todos los niños, aunque tengan discapacidades vayan a los mismos centros con personal cualificado para atender sus necesidades dentro y fuera del aula.

La plataforma “Inclusiva sí, especial también” batalla directamente con “Cermi” y hasta ahora habían ganado la “guerra”, por lo que los centros de educación especial seguirían abiertos. Los padres de “Inclusiva sí, especial también” no quieren segregar a sus hijos, lo que quieren es que estén bien atendidos y eso solo se consigue en los centros de educación especial. Las escuelas ordinarias actuales no pueden asumirlo.

La discreta mentira del Gobierno

En plena pandemia del coronavirus, parecía que esta polémica estaba más que zanjada, porque el gobierno prometió que no se cerrarían los CEE, pero parece que está tramitando una ley y el plazo para presentar enmiendas ya ha acabado. En realidad, según Luis Rojo, portavoz de “Inclusiva sí, especial también” esta ley consiste en “dejar morir los centros de educación especial en los próximos 10 años”.

La ley dice que las administraciones educativas velarán para que las necesidades específicas de cada alumno tengan la respuesta correcta. El gobierno desarrollará un plan para que en un plazo de diez años, los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones a los alumnos con discapacidad. Y es por esto que se ha creado toda la polémica, ya que los padres solo piden que sus hijos sean atendidos en centros especiales porque es donde realmente pueden desarrollarse acorde a sus capacidades.

Inclusiva sí, especial también Centros de educación especial

La ONU dice que todos los centros ordinarios deben estar dotados de recursos para atender a todo el alumnado con discapacidad, pero, según esta ley, las administraciones educativas prestarán apoyo a los centros de educación especial para que además de escolarizar a los alumnos requieran una “atención muy especializada”, desempeñando la función de centros de referencia y apoyo a los centros ordinarios.

La trampa en esta ley se encuentra en “atención muy especializada”

En toda España solo hay 500 centros de educación especial y nada menos que 28.000 centros de educación ordinaria. En la actualidad el 83% de niños con necesidades especiales acuden a centros ordinarios, con distintos tipos de apoyo, dependiendo de sus capacidades. Entonces, sabiendo esto, ¿qué es lo que genera tanta polémica?

Desde “Inclusiva sí, especial también”, denuncian que la ambigüedad de estas palabras, aparentemente vacías, apunta a los objetivos de Cermi. Según Luis Rojo, esta disposición lo que quiere decir es que en el plazo de 10 años, en los centros de educación especial solo podrán asistir aquellos alumnos que tengan una situación de discapacidad muy extrema, y el resto, deberán ir a escuelas ordinarias. Rojo, apunta que no querían politizar esto, porque la educación de sus hijos no es algo de política. Lo único que quieren es que sus hijos reciban la educación que más les beneficie y dicen que el gobierno se deje de mentiras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios