Contracciones de Braxton Hicks: Todo lo que debes saber

Las contracciones de Braxton Hicks no suponen un riesgo

Contracciones Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks, llamada así por el médico inglés John Braxton Hicks, quien las describió por primera vez en 1872, son uno de los síntomas más característicos en las embarazadas durante el tercer trimestre de la gestación. De hecho, se estima que todas las gestantes experimentan estas contracciones, aunque no todas son capaces de percibirlas.

Básicamente, se trata de una especie de contracciones ligeras, menos dolorosas e irregulares que las que tienen lugar al inicio del trabajo de parto. Sin embargo, a medida que se acerca el alumbramiento suelen presentarse con mayor frecuencia e intensidad ya que tienen el propósito de ayudar a madurar al útero y prepararlo para el momento del parto.

3 claves para reconocer las contracciones de Braxton Hicks

Muchas embarazadas, sobre todo las primerizas, tienden a confundir las contracciones de Braxton Hicks con las primeras señales que indican un parto prematuro. Sin embargo, en realidad ambas contracciones son muy diferentes.

  1. Localización del dolor. Las contracciones de Braxton Hicks se perciben a nivel abdominal, a diferencia de las contracciones del inicio del trabajo de parto que empiezan en la zona lumbar y se desplazan hacia al abdomen o desde el abdomen hacia la zona lumbar.
  2. Intensidad de las contracciones. Las contracciones de Braxton Hicks no suelen ser muy dolorosas, por lo general, empiezan y se mantienen débiles o comienzan fuertes y van debilitándose a medida que pasa el tiempo. En cambio, las contracciones de inicio del trabajo de parto suelen ser muy dolorosas y su intensidad aumenta continuamente.
  3. Frecuencia de las contracciones. En la mayoría de los casos, las contracciones de Braxton Hicks suelen ser irregulares y a medida que el tiempo pasa van reduciendo su frecuencia, a diferencia de las contracciones que indican un parto inminente que aparecen cada menos tiempo, comienzan cada 15 o 20 minutos y aumentan su frecuencia a menos de 5 minutos.

No obstante, a medida que se aproxima la fecha de parto, las contracciones de Braxton Hicks pueden parecerse cada vez más a las que anteceden al alumbramiento. En este caso, podrán diferenciarse debido a que su frecuencia es más irregular mientras que las contracciones de inicio del trabajo de parto siempre irán en aumento.

Contracciones Braxton Hicks riesgos

Los riesgos de las contracciones de Braxton Hicks: ¿Cuándo acudir al médico?

En la mayoría de los casos, las contracciones de Braxton Hicks no ponen en riesgo la salud de la madre ni la del bebé. Tampoco suelen ser muy dolorosas, pero sí podrían resultar incómodas para la madre, sobre todo si se trata del primer embarazo. No obstante, si se acompañan de otros síntomas es importante acudir al médico inmediatamente porque podrían estar alertando sobre un problema más serio.

Si las contracciones empiezan a ser regulares, aparecen dolores abdominales o cólicos menstruales muy fuertes o si hay pérdidas de sangre o hemorragia vaginal se debe acudir al hospital. También es recomendable ir al médico si aumenta el flujo vaginal y este se vuelve acuoso, mucoso o sanguinolento, si aumenta la presión en la pelvis o aparece un dolor intenso en la parte baja de la espalda, sobre todo si no se había presentado nunca antes.

3 trucos para aliviar las contracciones de Braxton Hicks

  1. Camina. Una estrategia excelente para hacer que las contracciones de Braxton Hicks desaparezcan es dar un pequeño paseo. Al caminar los músculos abdominales se activan y las contracciones van desapareciendo poco a poco.
  2. Relájate. Relajar los músculos también es una solución efectiva para lidiar con las contracciones de Braxton Hicks. Recibir un masaje, tomar un baño relajante, escuchar música o tomar una siesta puede ser muy útil.
  3. Evita hacer esfuerzos físicos. El esfuerzo físico es uno de los mayores detonantes de las contracciones de Braxton Hicks. Por tanto, si evitas implicarte en actividades extenuantes, como practicar deporte, limpiar a profundidad la casa o dar largas caminatas, podrás alargar la aparición de las contracciones.

Deja un comentario sobre “Contracciones de Braxton Hicks: Todo lo que debes saber”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios

INFORMACIÓN LEGAL

Etapa Infantil te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DICE LA CANCION, SL (Etapa Infantil) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Linode (proveedor de hosting de Etapa Infantil) fuera de la UE en Otros. Linode está ubicado en UE, un país cuyos nivel de protección son adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Linode. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@etapainfantil.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: etapainfantil.com, así como consultar mi política de privacidad.

REGLAS PARA COMENTAR

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!