El TDAH de tu hijo no es culpa tuya

No hay culpables ni vencidos

Desgraciadamente vivimos en una sociedad donde siempre se ven los defectos del vecino antes de los propios, y lo peor es que las personas tienen la osadía de criticar la vida de los demás y de juzgar… sin tan siquiera hacer un ejercicio de evaluación interna. Y es que normalmente los que más hablan son los que más tienen que callar… en todos los aspectos de la vida y si tienes un hijo con TDAH estoy segura de que también lo has pensado alguna vez.

No hay un manual concreto para educar a los hijos, nadie sabe cómo será el futuro o qué es lo que pasará… y nadie sabía que tu hijo iba a ser diagnosticado con TDAH, ni tampoco podías saber que eso significaría tantos cambios en tu vida, en la suya y en tantos aspectos de la vida cotidiana. Pero el TDAH es así, aunque puedas intuirlo no avisa, y además, cuando te dicen que realmente tu hijo tiene el perfil, no te lo quieres creer.

El TDAH no debe ser una tortura

Pero que tu hijo tenga TDAH no significa que debas vivir en un sufrimiento, ni mucho menos. Quizá escuches comentarios sobre que si tu hijo tiene TDAH es porque no has sabido ponerle normas y límites o porque se pasa demasiado tiempo jugando a la tablet o porque le dejaste tocar un smartphone demasiado temprano… esto son tonterías.

El trastorno de hiperactividad con o sin déficit de atención simplemente está, y son muchos niños en nuestra sociedad quienes lo tienen y muchos padres los que se preocupan. Quizá alguien de tu familia tiene o ha tenido TDAH y la genética ha querido que tu hijo también lo tenga, e incluso es posible que seas tú también una persona con TDAH… y te habrás dado cuenta que se puede vivir perfectamente con ello.

¿Es culpa de los padres el TDAH de su hijo

Sin miedo a que juzguen

Quizá no quieras decir que tu hijo tiene TDAH para que no le etiqueten innecesariamente, y haces bien en el sentido de que no tiene nadie por qué saber algo que tú prefieres que ni se note a primera vista. Quizá te digan que tu hijo es nervioso o demasiado inquieto, pero tú y tu familia sabéis cómo debéis trabajar con tu hijo para que pueda evolucionar correctamente.

Pero no debes tener miedo a que juzguen tu forma de criar a tu hijo, ni su comportamiento, ni tampoco lo que dice o deja de decir. Tu hijo no necesita que le juzguen y tú no necesitas escuchar palabras necias de personas que no saben qué es ponerse en tus zapatos. Así que simplemente, deja de escuchar lo que no te aporte nada.

Di adiós a la culpabilidad

Es necesario que digas adiós a la culpabilidad que sólo te limitará y no te dejará hacer las cosas bien que tu hijo necesita. Es hora de que abraces una actitud positiva, porque sólo de esta manera podrás lograr ayudarle y apoyarle como lo necesita para poder avanzar y sacar todo lo bueno que tiene en su interior. Un niño con TDAH no tiene tantas limitaciones como te hacen creer, tu hijo tiene más energía que otros y necesita sacar todo su talento para mostrar al mundo de lo que es capaz de hacer. Sin límites, sin etiquetas, sin juicios.

Si te sientes solo, si te ahogas, si no sabes cuál es el camino… no estás solo, hay muchas familias que están o que han pasado por lo mismo que tú con hijos con TDAH. Busca ayuda de un profesional, acude a grupos de apoyo… te darás cuenta de que hay todo un mundo de recursos, estrategias y herramientas para poder trabajar con tu hijo y conseguir que pueda llevar una vida normal… y por supuesto, que llegue a la edad adulta para conseguir su propio éxito. Tu actitud positiva ante las circunstancias será su fuerza interna.

Deja un comentario sobre “El TDAH de tu hijo no es culpa tuya”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!