Cómo encontrar el equilibrio entre el trabajo y la vida familiar

Equilibrio trabajo vida familiar

No es fácil, en absoluto lo es. No hay una fórmula única para lograr una vida equilibrada, y menos cuando debes pasar mucho tiempo fuera del hogar. Es una decisión personal el cómo debes combinar tu vida laboral, tu carrera, tu vida personal y tu familia. La clave consiste en desarrollar soluciones creativas a medida que se acercan a los desafíos de equilibrar las responsabilidades y alegrías de la vida.

Algunas de las mismas habilidades y estrategias que usas en el trabajo como la planificación, organización, comunicación, establecimiento de límites y la forma de establecer las normas, puede ser utilizado con eficacia en el hogar de forma equilibrada y satisfactoria, algo que te ayudará también a organizar tu vida profesional y personal. A continuación quiero darte algunas ideas para que puedas llevar mejor tu vida laboral y personal y que de este modo no sientas que todo es tan complicado.

No te sientas culpable

Si te sientes culpable te frenarás. La culpa es uno de los mayores residuos de la energía emocional. La culpa sólo sirve para que te quedes inmovilizado/a en el presente porque estás viviendo en el pasado. La culpa puede ser muy debilitante, mediante la introducción de la lógica podrás contrarrestarla, podrás evitar sabotear tus esfuerzos hacia el equilibrio del trabajo y la familia, así podrás mantenerte en mejores condiciones emocionales.

Establece límites

Los límites son una línea imaginaria de protección que debes dibujar entorno a ti mismo. Estos límites tienen que ver con la protección de las acciones de otras personas. Es importante que determines por ti mismo qué es un comportamiento aceptable o un comportamiento inaceptable de otras personas en tu escala de valores. Establecer límites podrán ayudarte a definir el control de tu tiempo y de tu espacio, algo que sin duda te ayudará a ponerte en contacto con tus sentimientos.

Es una forma de expresar el alcance de tus responsabilidades y de qué es lo que estás dispuesto a hacer o a aceptar de los demás. Tu límite es aprender a decir que ‘no’. Recuerda que los límites son necesarios para establecer líneas en las personas y así equilibrar tu trabajo y tu familia.

Encontrar equilibrio entre trabajo y vida familiar

Determina tus normas

Para poder establecer un equilibrio entre tu vida familia y tu vida laboral, deberás tener unas normas claras en tu vida. Las normas en tu vida se refieren a ti, a tu comportamiento y a las acciones que estarás dispuesto/a a mantener contigo mismo.

Por ejemplo, una norma puede ser tener tiempo de calidad para tus hijos y también conseguir tiempo para ti mismo. Ser buen padre, compañero y persona significa tener tiempo para ti primero. Busca formas de mantener tus aficiones y encuentra formas para relajarte, aliviar la tensión y reducir al mínimo el estrés. Si lo consigues, estarás haciéndote un gran favor a ti mismo, pero también lo estarás haciendo a tu jefe/negocio y a tu familia.

Deberás ser flexible

Otro aspecto que deberás tener en cuenta para organizar y equilibrar tu vida laboral con la familiar, será la flexibilidad. Es necesario que entiendas que los niños son imprevisibles y que todo puede cambiar en un solo momento. Debes estar dispuesto/a a asumir la responsabilidad de cualquiera de las tareas que se deben hacer en cualquier momento.  Nunca te acomodes demasiado, porque cuando pienses que tienes las cosas bajo control… todo cambiará.

Además, te darás cuenta que para lograr mayor éxito tanto en casa como en el trabajo, deberás renunciar a los objetivos iniciales e ir sustituyéndolos con otros nuevos y diferentes porque tendrás que abarcar nuevos desafíos a medida que va pasando el tiempo.

Deja un comentario sobre “Cómo encontrar el equilibrio entre el trabajo y la vida familiar”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!