Señales de que tu familia está demasiado estresada

Señales familia demasiado estresada

Si eres padre o madre, es más que probable que sepas que el estrés es una parte importante de tu vida y quizá puede que sea una parte demasiado central. Como padre o madre de familia es importante que sepas que las frustraciones y estos niveles de estrés pueden afectar a tus hijos y lo que era (o quieres que sea) una casa pacífica se ha convertido en una casa llena de gritos y malos modos. ¿Qué ha pasado exactamente?

¿Es posible librarse del estrés en un hogar completamente? Es complicado e incluso puede ser dudoso, pero lo que sí es real es que hay maneras de minimizarlo. Existen algunas formas de saber si tu familia está demasiado estresada y si es así, deberás aprender qué hacer al respecto para que tu hogar vuelva a ser un lugar seguro y con confort emocional. Recuerda que el estrés lo provocan los adultos y los niños solo sufren las consecuencias.

Señales de que tu familia está demasiado estresada

Se duerme demasiado poco

Cuando los niveles de estrés están en el punto más alto dentro de una familia, el sueño es de lo primero que se ve afectado para todos. Lo peor es que el dormir mal también puede hacer que el estrés aumente, que exista más irritación, más ansiedad y por lo tanto… Que el estrés no se vaya a ninguna parte. Si sientes que en tu familia hay demasiada tensión, acuesta a tus hijos media hora antes y a ti también. Podréis relajaros e intentar dormir las horas que realmente necesitáis para reponer las energías.

Hay demasiados gritos en casa

Si te das cuenta que has gritado más de la cuenta es porque la tensión ha llegado a tu familia. En muchas ocasiones las personas estresadas no se escuchan cuando hablan y solo sienten los nervios en su corazón. Por eso se grita. Es necesario aprender a suavizar la voz y bajar el volumen a la hora de hablar. Si los padres gritan, los niños también lo harán. Si la tensión ha aumentado, se puede salir de la estancia, respirar hondo y después volver para abrazar a los hijos y hacer respiraciones profundas en familia para empezar de nuevo la situación. Esto es importante para ti, pero también para tus hijos.

Familia estresada

Las cenas familiares han dejado de existir

Es triste pero cierto. Cuando unos padres están estresados y de mal humor es probable que no den importancia a la hora de comer o de cenar simplemente para evitar conversaciones. Esto puede dañar tanto a vuestros hijos como a vuestra relación de pareja. Es necesario pensar cómo hacer una cena o comida familiar de nuevo agradable, para ello es recomendable escribir o decir algo positivo de otro miembro de la familia y ponerlo en una cesta en el centro de la mesa. Durante las comidas se pueden leer en voz alta y así los niños se sentirán motivados para estar en la mesa ya que se hablará de cosas buenas y positivas, dejando al estrés a un lado.

Tus hijos se apartan de ti

Durante momentos de mucho estrés, algunos niños se aíslan del resto de la familia. Los niños mayores podrían encerrarse en su habitación, mientras que los más jóvenes pueden dejar de querer salir con sus amigos a jugar. Es necesario que se hable con los hijos, mantener conversaciones de lo que ocurre, resolver problemas en voz alta para que sepan cómo deben manejar el estrés y de paso, hacerlo todos juntos.

Es necesario que modeles buenos mecanismos de manejo de estrés en tus hijos. Si tus hijos ven en ti un buen modelo de pensamiento positivo, ellos también tenderán a ser así. Si comes en exceso, bebés, no duermes o tienes malos hábitos, ellos también los tendrán. Es necesario inculcar buenos hábitos así como practicar la respiración profunda, hacer ejercicio, comer en familia comida saludable, etc. Que el estrés se quede a un lado y que podáis disfrutar de tiempo de calidad en familia.

Deja un comentario sobre “Señales de que tu familia está demasiado estresada”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!