La felicidad de tus hijos está en tus manos

conducta padres afecta felicidad hijos

No hay padre o madre en el mundo que no quiera que sus hijos sean felices. La felicidad es lo más importante en su vida, ¡incluso más que la suya propia! Todos los padres quieren que sus hijos crezcan sanos y felices y claro, se sienten responsables en cierta medida de que así sea. De hecho, para conseguirlo los padres tienen mucho protagonismo, porque su actitud ante la vida ayudará a que esto sea posible.

Tu conducta afecta tus hijos

Aunque no te des cuenta, tu forma de actuar y de ver la vida afecta directamente a tus hijos. En el día a día quizá no te des cuenta pero es fundamental que seas consciente porque esto hará que tus hijos se comporten de un modo u otro. Es natural que tengas cierto sentido de protección hacia tus hijos cuando son pequeños, y este deseo de protegerles no cesa aunque sigan creciendo. Quieres mantenerte conectado con el que era tu bebé durante toda tu vida, y es algo normal. No importan las circunstancias o el cansancio, tu bebé siempre será tu bebé aunque pasen décadas.

A medida que tu pequeño crece, su manera de ver el mundo también cambia, así como su comportamiento. Habrá temporadas en las que tu hijo estará más rebelde que otras, y eso es bueno, su personalidad está en auge. Lo que ocurre, que esa conexión tan bonita que tenías con tu hijo cuando era más pequeño puede verse gravemente afectada con las reprimendas que se le dan y los malos comportamientos que tenga a medida que va creciendo.

¿Por qué se comporta así?

Es posible que te extrañes de su comportamiento. Que no entiendas cómo tu hijo siendo un  bebé era tan amoroso y cariñoso todo el tiempo, y ahora tiene un comportamiento que te hace padecer y que parece que siempre está enfadado y encima se muestra desobediente. ¿Qué es lo que está pasando? ¿Estás haciendo algo mal?

No te eches la culpa de esto, porque tú no tienes la culpa de su comportamiento, pero sí puedes poner de tu parte para que cambie a mejor. No pienses que no puedes hacer nada porque el niño “es así”… ¡siempre hay momentos de cambio! Aunque la genética tiene mucho que ver, no determina al 100% el comportamiento negativo de una persona. Siempre hay algo que se puede hacer para mejorar las circunstancias.

Cómo vives la vida afecta a tus hijos

La forma en que vives la vida y la forma en que te comportas en ella afecta directamente a tus hijos. La actitud negativa o tener comportamientos malos o tóxicos, como ignorar a tus hijos por su mala actitud, gritarles constantemente, usar las amenazas y los castigos… todo esto puede hacer que tus hijos, quienes podrían haber crecido entre el amor y el respeto, comiencen a crecer a la defensiva, pensando que tienen que defenderse constantemente de ti.

Los niños cuando presencian situaciones incómodas o negativas, se ven afectados emocionalmente, aunque no lo demuestren por fuera, lo sienten muy profundo por dentro. Esto predispone a cambios en la personalidad de los pequeños que podrían haberse evitado con un comportamiento más cometido por parte de los padres.

Tus hijos son perfectos lectores de tu lenguaje no verbal, y si estás infeliz tus hijos lo captan y su bienestar se verá gravemente afectado. Aunque es cierto que la vida tiene malos momentos y esto no se puede cambiar por nada, lo que sí tienes en tu mano es el poder cambiar tu actitud hacia esos malos momentos. La forma en que te enfrentas a las situaciones difíciles de la vida es determinante para poder sentirte bien.

hijos felices

¡Así es como tus hijos podrán crecer felices!

Que tus hijos crezcan felices a tu lado está en tus manos. Con tu comportamiento y con tu equilibrio emocional podrás ayudar a tus hijos a crecer más felices en todos los aspectos de su vida. Si a día de hoy, crees que no es posible porque ya has perdido esa conexión tan mágica que tenías con tu hijo, ¡no te conformes! Puedes volver a conectar con tu hijo de la manera más sincera y respetuosa posible, y que vuestra relación vuelva a ser maravillosa. Sigue estos consejos para que vivas mejor tu vida y tus hijos estén mejor a tu lado.

Vive el HOY

Cuando decimos que vivas el HOY queremos decir que vivas el presente. El pasado queda atrás y el futuro es incierto. No tienes magia para cambiar las cosas que ya has hecho ni tampoco las que pasarán en el futuro. Aunque seas un gran padre o una gran madre, si tu mente no está en el presente tus hijos pueden sentirse desatendidos por ti. Vive los pequeños momentos para que tus hijos se sientan amados por ti todo el momento. Disfruta de su manera de reír, de cómo disfrutan jugando contigo, de los pequeños detalles…

Potencia la comunicación

Recuerda que la comunicación es fundamental, así que habla con tu hijo desde que sea bebé y no pierdas esta costumbre. Enseña a tus hijos la importancia de la comunicación y así entenderán tus comportamientos y podrás fomentar de esa manera su empatía hacia ti y hacia el resto del mundo.

Afronta la vida con buena actitud

Nadie está exento de malos momentos en la vida… pero tu actitud y el cómo los afrontes será esencial para la vida de tus hijos. Las situaciones difíciles no deben verse como castigos, sino como oportunidades de aprendizaje y crecimiento personal. Aceptar cómo viene la vida es fundamental y muy valioso para tu hijo.

Bibliografía

Dyer, W. (2006) La felicidad de nuestros hijos: Guía para ejercer una paternidad responsable. Editorial: Debolsillo, Clave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios