¿Eres una mombie?

Quizá lo seas y lo descubras ahora...

Mombie

El termino “Mombie” viene del inglés: mom (madre) + zombie: MOMBIE. Son muchas madres las que son mombies pero no se dan cuenta de que lo son o de que se están convirtiendo en una de ellas. Quizá tú también lo seas, y lo estés descubriendo ahora mismo. Una mombie es aquella madre que ya ha dado un paso más del agotamiento, pero que aún estando muy cansada sigue realizando las cosas sin descansar. No tiene tiempo libre, pero intenta disfrutar del tiempo libre de los niños, con ellos. Es una supermadre multitarea con aspecto desaliñado que pasa sueño y que se alimenta de café, chocolate y besos dulces.

En la televisión no salen las mombies, pero existen y quizá tú seas una de ellas. Deberías estar en la cama porque estás cansada pero sabes que tu agotamiento es un círculo vicioso.

Cómo es la vida de una mombie

Una mombie se despierta con cara de sueño y está bombardeada con cosas que tiene que hacer: el desayuno, vestir a los niños y llevarlos al cole. Cuando se está tomando el desayuno solo piensa en acostarse temprano por la noche porque se siente cansada completamente. Una mombie tiene poca paciencia a causa del cansancio y cuando se mete en la cama por la noche solo quiere dormir nueve horas seguidas… pero sabe que eso es una utopía.

En algún momento de la noche sabe que se tendrá que levantar, haga frío o calor. Le gustaría que sus hijos durmieran toda la noche, pero solo ocurre algunas noches contadas durante todo el mes. Pero cuando llega la noche en lugar de acostarse a la hora que se acuestan los niños, intenta disfrutar de la vida de adulto aunque sea un momento… Viendo Netflix, leyendo, mirando Facebook, estando en pareja… No importa tanto qué hacer pero sí importan esos momentos -que restan horas de sueño- para poder conservar la cordura adulta.

Madre mombie

Señales inequívocas de que eres una mombie

  • Tienes ojos de mapache (ojeras difíciles de disimular)
  • Quieres café y chocolate
  • Padeces ansiedad y tienes poca paciencia
  • El tiempo para ti parece que simplemente no existe
  • Parece que vas en marcha automática todo el día
  • Se te olvidan cosas que estabas haciendo en ese mismo instante
  • A veces te pones música para no dormirte
  • Te das cuenta que tu imagen no es lo que era: no tienes tiempo para cuidarte
  • Pareces hipnotizada, pero solo estás muy cansada
  • Es poco probable que contestes al teléfono, a no ser que sea algo realmente importante o una llamada laboral
  • Ver una película entera parece imposible, de hecho, ya no te acuerdas de qué es eso
  • Sentir taquicardia está a la orden del día
  • Adoras y amas a tus hijos por encima de todas las cosas -y así debe ser siempre-

Una mombie no lo será toda la vida porque a medida que los hijos crecen la situación puede ir normalizándose. Pero cuando una madre normalizada tiene otro bebé… entonces volverá a ser mombie de forma segura. Se reactivan los síntomas que quedaron latentes y puede tener síntomas incluso más graves.

¿Qué debe hacer una mombie?

Si te acabas de identificar con lo expuesto más arriba, ha llegado el momento en que dejes de ser una mombie y que comiences a realizar la solución más simple y sencilla que existe: tu objetivo consiste en priorizar el tiempo que tienes para ti misma sin dejar que se coma demasiado tiempo de tu sueño. Ambas cosas son preciosas y necesarias: el sueño y el tiempo para ti. De todos modos, ¿para qué quieres ‘tiempo’ si estás demasiado cansada para disfrutar de él?

Sí, es cierto. Tienes razón. Es más fácil decirlo que hacerlo… Pero por lo menos, hay que intentarlo, ¡y seguro que lo consigues!

Deja un comentario sobre “¿Eres una mombie?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!