¿Estás malcriando a tu hijo?

Descubre si estás malcriando a tu hijo

Cómo saber si estoy malcriando a mi hijo

Los niños malcriados no nacen siendo así, se hacen. Cuando un niño se convierte en malcriado son los padres los primeros responsables. Si bien es cierto que no hay que buscar culpables, la realidad es que los padres deben asumir su parte de responsabilidad para poder ser conscientes de lo que sucede y de este modo poder buscar soluciones que mejoren la situación.

Un niño malcriado no se convierte en malcriado de la noche a la mañana, es un largo proceso en el que los padres han tomado el camino equivocado durante demasiado tiempo. Aunque parece que malcriar a un hijo es tan fácil que ni nos damos cuenta de que lo estamos haciendo, parece que se hace solo… que no podemos evitarlo. Pero sí se puede, es decir, malcriar a un hijo es sencillo, pero a la larga te traerá muchos problemas.

Pero, ¿cómo puedes darte cuenta si realmente estás malcriando o no a tu hijo? Es una elección que los padres hacen, y que por supuesto es respetable… Aunque las consecuencias tarde o temprano llegarán y después, no vale arrepentirse de haber tomado el camino demasiado fácil.

Formas de saber si estás malcriando a tus hijos

Existen muchas formas de malcriar a los hijos, tantas, como familias hay en el mundo. Aunque no hay un manual para malcriar, ni unas formas concretas, sí hay ciertas actuaciones que se deben tener en cuenta para evitarlas en la educación de los hijos. Un niño malcriado puede convertirse en un niño mimado, déspota, tirano, puede pensar que es un ser superior a todos los demás o que los demás están aquí para servirle, etc.

Malcriando hijos

Si no sabes si realmente estás macriando a tu hijo, entonces sigue leyendo para descubrirlo. Si te das cuenta de que sí lo estás haciendo, entonces habrá llegado el momento de cambiar tu forma de educarle ya que significa que tendrás que empezar a modificar ciertos aspectos de tu forma de educar a los hijos si no quieres tener algunos problemas en el futuro.

  • Le das a tu hijo todo lo que te pide. Pensará que todo le pertenece y que tiene derecho a hacer lo que quiera sin importar nada ni nadie.
  • No te preocupas por la educación ética. Será un niño sin valores.
  • Ríes cuando dice palabrotas o palabras malsonantes. Eso le hará creer que son normales y que puede decirlas siempre que quiera.
  • No le regañas ni le dices que están mal las malas acciones. Tu hijo no sabrá qué es la culpabilidad y hará lo que quiera y cuando quiera sin importar nada más.
  • No tiene normas ni límites. Recoges lo que tira y haces las cosas por él. Tu hijo no aprenderá responsabilidad y pensará que los demás están en este mundo para servirle.
  • No potencias la lectura y no controlas el tiempo de pantalla que tiene cada día. La televisión y los vídeojuegos no nutren la mente, algo que le puede generar un mal desarrollo académico.
  • Riñes a tu pareja en presencia del niño. Le estarás desvalorizando delante de él y pensará que no es importante.
  • Le das todo el dinero que te pide. No aprenderá el valor del dinero y pensará que si necesita algo solo tiene que pedírtelo. No buscará formas de ganarse la vida porque nadie le ha enseñado estos valores antes.
  • Satisfaces todos sus deseos. No sabrá qué es eso de la austeridad ni el sacrificio y podría tener serios problemas cuando sea adulto.
  • Siempre te pones de su parte. Aunque los padres no se lo crean, los pueden mentir en ocasiones para salirse con la suya y es necesario enseñarles valores. Por eso, ponerse de su parte siempre sin descubrir la realidad no es una buena opción.

Deja un comentario sobre “¿Estás malcriando a tu hijo?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!