Mi cuerpo es y siempre será tu hogar

cuerpo madre refugio hijo

Mi cuerpo fue tu nido durante 9 meses de embarazo, después lo fue en forma de besos, abrazos y cobijo y lo seguirá siendo por muchos años que pasen. No importa si tienes 40 años, si necesitas que te abrace y te dé mi amor, así será. Porque mi cuerpo fue tu hogar durante 9 meses y lo seguirá siendo todo el tiempo que lo necesites.

Una vez que dejaste mi cuerpo, mi piel se convirtió en tu calor y refugio, no hacía falta que dijeses palabras porque yo sabía qué necesitabas en cada momento. Después me buscabas para cualquier cosa que necesitabas y yo siempre te daba mi mano, y así será por siempre. Tendrás mi mano para caminar en el sendero de la vida.

Tus manos diminutas

Aún recuerdo cuando acariciaba tus manos diminutas, y me mirabas con tus grandes ojos llenos de vida y de amor incondicional por mí. Ese amor que también siento yo por ti… un amor indescriptible. Nunca me cansaba de mirarte, y por mucho tiempo que pase nunca me canso de darte todo el amor que necesitas.

El tiempo pasa volando y tus manos ya no son tan pequeñas, incluso, puedes ser más alto que yo en el futuro. Siento con añoranza cuando me necesitabas a cada minuto del día, aunque la cercanía física es esencial hasta los 3 años, jamás te la negaré siempre que lo necesites, pase lo que pase.

Mi cuerpo es tu refugio

Mi cuerpo será tu hogar hasta que lo necesites, hasta que me digas que quieres alzar el vuelo por ti mismo, aunque yo siempre te seguiré esperando en el nido. Si quieres que te agarre, lo haré, si quieres que te abrace, tendré todo el tiempo del mundo para hacerlo.

Nunca te negaré unos mimos, un consuelo o simplemente que te reconfortes con el amor de mi corazón. Haré todo lo que haga falta para que te sientas amado y puedas recargar tus energías. No importa las tareas que deba realizar, siempre tendré tiempo para ti.

madre hogar hijo siempre

Los hijos necesitan el apego materno

Los bebés nacen con un cerebro poco desarrollado y para que sus neuronas conecten una y otra vez, necesitan todo el amor del mundo. Es necesario recordar que durante sus primeros 4 años de vida, estará desarrollando su máximo potencial y necesita toda la estimulación posible. Por supuesto, además de estimulación cognitiva, necesitan estimulación emocional.

Para que un bebé sepa que tu cuerpo es su hogar y también un refugio y que así lo será siempre, portea, abrázale, sosténle todo lo que necesita… que nunca (¡nunca!) os falte el contacto físico para un buen acercamiento emocional. Si tienes que estar fuera de casa mucho tiempo por los motivos que sean, siempre que llegues a casa, en cuanto entres por la puerta abraza a tus hijos y carga a tu bebé, llévale contigo y permite, si le das lactancia materna, un acceso libre a tus pechos para una alimentación a demanda. De esta manera tu pequeño se acostumbrará a que cuando te marches, siempre regresarás y su ansiedad acabará.

Aunque crezcas…

Aunque crezcas y en tu vida ya no sea yo la protagonista y tus amigos tengan prioridad, las nuevas experiencias que vivas harán que tu mundo se amplíe… pero siempre seré esencial para ti, no importa el tiempo que pase. En mí están tus raíces y siempre estaré a tu lado para guiarte cuando lo necesites.

Te enseñaré a volar con tus propias alas, pero también a recordar que el nido de nuestro hogar siempre será tu refugio, pase el tiempo que pase. Te sabrás el camino de vuelta para que puedas volver siempre que lo necesites. Porque tu hogar no es una casa física, tu hogar siempre estará dónde yo me encuentre. Siempre que lo necesites te abrazaré fuerte y te diré que todo saldrá bien.

Deja un comentario sobre “Mi cuerpo es y siempre será tu hogar”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios