Problemas en el recreo escolar de los que nadie habla

Recreo escolar

En los colegios de toda España suena una alarma para que los niños sepan que ha llegado la hora del recreo, puede ser una canción, una sirena o cualquier otro aviso. Normalmente el recreo es a las 11 de la mañana en todas las escuelas, aunque puede variar media hora arriba o media hora abajo. Es la hora de descanso de los niños, donde almuerzan, corren y juegan juntos.

Después de los 30 minutos de juego sin parar y de libertad en cuanto a los estudios, vuelve a sonar el aviso y los niños regresan a sus quehaceres dentro de las aulas. El patio está vacío y las papeleras llenas de restos de almuerzo, bricks de zumo vacíos, medios bocatas a terminar de comer o fruta a medias. ¿Alguna vez te has preguntado si tus hijos se comen todo el almuerzo cuando están en la hora del recreo?

Solo 30 minutos

Los niños solo tienen 30 minutos para comer el almuerzo, jugar y descansar de los quehaceres de la escuela. A veces, los niños prefieren jugar que almorzar porque quizá no les dé tiempo a hacerlo todo al mismo tiempo. Hay niños que se llevan almuerzos fáciles de comer, normalmente bollería o cosas que les gustan porque así los padres se aseguran de que ingieren comida. Lo último que se ve en las mochilas de los niños son tuppers con trocitos de frutas… Que también hay, pero en contadas ocasiones.

También hay que pensar si realmente esos 30 minutos de recreo son suficientes para los niños o si por el contrario, no es suficiente tiempo para que puedan sacar toda su energía interna, teniendo en cuenta que se pasan casi 5 horas sentados en las aulas haciendo tareas.

Problemas recreo escolar almuerzo

El descontrol del almuerzo

Los niños en el recreo aprenden a comer demasiado deprisa para salir a jugar cuanto antes, en muchas ocasiones esta forma de comer tan acelerada puede generar dolores de barriga o malestar general. En educación infantil enseñan a los niños a comer su almuerzo antes de salir a jugar, pero es que en primaria también se necesita hacer esto para que los niños sepan diferenciar el momento de comida, que debe ser de calma y el momento de juego que debe ser activo. Comer y jugar al mismo tiempo no debería estar permitido y alargar el recreo sería una buena opción.

Por ejemplo, antes de salir al recreo, emplear 15 o 20 minutos para hacer un círculo en la clase y almorzar todos juntos, hablando de las cosas de la clase o de cualquier tema importante para los niños. De esta manera también se potencia una buena alimentación y además, la unión entre las personas. El almuerzo y el juego son una necesidad y ambas deben estar en las escuelas, pero empleando el tiempo adecuado en cada una de ellas, ¿piensas lo mismo?

2 comentarios sobre “Problemas en el recreo escolar de los que nadie habla

  1. Mónica López dice:

    Trabajo en una escuela, tenemos la misma situación recreo de 30 minutos y no les alcanza el tiempo para terminar, así como jugar. Lo ideal seria 10 minutos antes y después que jueguen los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios