6 cosas que se aprenden al dejar de gritar a los hijos

Dejar de gritar a los hijos

Es posible que si algún día pierdes los nervios y después gritas a tus hijos, te sientas mal. Cuando se grita se muestra la incapacidad en ese momento de reconducir la situación hacia una solución mejor. Los gritos en los niños son como pequeñas estacas clavadas que le causan gran daño emocional. Muchos padres gritan, pero es necesario aprender a dejar de hacerlo para sentirse mejor como padre y madre. Es posible dejar de gritar a los hijos y aprenderás algunas cosas importantes cuando lo consigas.

6 cosas que se aprenden cuando se deja de gritar a los hijos

1. Te sentirás mucho mejor

Cuando empiezas a controlar tus nervios y dejas de gritar a tus hijos, aprenderás que tu estómago estará con una mejor salud… Porque te sentirás mejor contigo mismo/a. Ya no te sentirás el peor padre o la peor madre del mundo. Además, tus hijos también empezarán a gritar menos porque tú ya no gritas y los gritos dejarán de ser un problema en casa. 

2. Tus hijos son tu público más importante

Cuando gritas tus hijos no te ven como la madre cariñosa y paciente que quieres que vean y sientan. La realidad es que te ven como a una mujer descontrolada, enfadada y que no está enseñando nada, solo está desahogando sus nervios sin tener en cuenta los sentimientos de sus hijos. Tus hijos son tu público y sus ojos te están mirando durante todo el día. 

Ellos son las personas más importantes y se merecen verte cariñosa, amorosa y sin que debas de gritar para poder mostrar tus deseos. Cuando dejes de gritar, te darás cuenta de que tus hijos empiezan a comportarse mejor, casi por arte de magia.

gritar a los hijos

3. Los niños también tienen malos días

Al igual que tú, tus hijos también tienen días buenos y días malos. Algunos días son agradables y tus hijos se portan bien y otros días estarán de peor humor y pueden tener un comportamiento menos adecuado. Todos los niños hacen ruido porque ¡son niños! También habrán días que no quieran vestirse o lavarse los dientes… Pero la paciencia y el juego serán tus mejores aliados, y aprenderás que los gritos solo empeoran las cosas.

4. Los niños todavía están aprendiendo

Los niños no quieren hacerte rabiar, a ellos les gusta sentirse felices dentro del hogar… Pero todavía están aprendiendo, están creciendo y tú eres su mejor ejemplo para todos los aspectos de la vida. La mejor forma de que tus expectativas no te frustren es teniendo en cuenta la capacidad y edad evolutiva de tus hijos. Los niños también se equivocan y no hay que recordárselo a gritos. Los errores son buenos maestros si se ven desde la calma. 

5. A ti tampoco te gusta que te griten

Cuando gritas a tus hijos es probable que no te des cuenta de lo molesto que resulta y que además, se abre una brecha emocional entre vosotros que puede ser bastante complicada de sanar. ¿A ti te gusta que te grite tu jefe o cualquier otra persona? A nadie le gusta recibir gritos, a los niños tampoco. Los gritos hacen que la persona que los recibe pierda el respeto de la persona que grita.

6. No siempre podrás controlar las acciones de tus hijos pero SIEMPRE podrás controlar tu reacción

Gritar no funciona. Puedes intentar con todas tus fuerzas seguir todos los consejos de crianza positiva para que tus hijos estén bien disciplinados, pero si gritas… Tiras todo ese trabajo por tierra. Tú eliges si quieres gritar: ¡Recoge todos tus juguetes! o alejarte un segundo, recuperar la compostura y regresar con un nuevo enfoque para lograr el objetivo de buenos modos. Tomar un respiro puede ayudar a conseguir las cosas sin necesidad de gritar e instaurar miedo a tus hijos. El miedo NO educa y los gritos NO funcionan.

Deja un comentario sobre “6 cosas que se aprenden al dejar de gritar a los hijos”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!