Críticas constructivas a adolescentes, ¿son posibles?

Críticas constructivas adolescentes

Si le dices a tu hijo adolescente que no haga algo, es probable que te ponga los ojos en blanco y te diga que no entiendes nada. Cuando los niños se convierten en adolescentes se creen que no te necesitan, pero en realidad, por mucho que ellos quieran negarlo… necesitan a sus padres ahora igual que antes, o incluso más.

Aunque tu hijo adolescente no aprecie tu ayuda ni tus palabras, esto no significa que no debas ofrecerle tu guía. La crítica constructiva puede ser esencial para el bienestar de tu hijo adolescente… Debe aprender a manejar las habilidades sociales y tener orientación sobre los pasos que debe tomar. Necesitará tu consejo sobre cómo puede mejorar sus posibilidades de éxito. Hay muchas razones por las que debes darle a tu hijo adolescente una crítica constructiva.

La importancia de la crítica constructiva

Es importante que tu hijo adolescente escuche críticas constructivas sin que ni tú ni él tengáis una actitud demasiado defensiva. El futuro jefe de tu hijo, sus profesores universitarios, su pareja o cualquier socio de una empresa también le harán críticas constructivas de vez en cuando, es necesario que las acepten y las entiendan. Poder escuchar esas palabras y aplicarlas podría ayudarle a convertirse en una mejor persona. Pero antes de que pueda tomar ese consejo, tendrá que estar abierto a escucharlo. Entonces, tendrá que ser capaz de evaluar ese consejo y estar abierto a cambiar su comportamiento.

Cada vez que le das a tu adolescente una crítica constructiva, le das la oportunidad de crecer y cambiar. También le das la oportunidad de practicar el manejo de los comentarios de otras personas. Es importante criticar el desempeño de tu hijo adolescente, ya sea que estés dando tu opinión sobre cómo completó su trabajo de historia o cómo jugó en un partido de baloncesto.

criticas constructivas hijo ejemplos

Señalar los errores de una forma suave ayudará a tu hijo adolescente a ver que los errores no son algo de lo que debería avergonzarse jamás. En lugar de esto, puede usar estos errores como oportunidades para darse cuenta de cómo recuperarse del fracaso y convertir sus errores en una oportunidad de aprendizaje.

Retroalimentación constructiva

Recuerda que con tus comentarios constructivos estás siendo la guía de tu hijo. Señala lo que tu hijo ha hecho bien, al mismo tiempo que añades lo que podría hacer mejor la próxima vez. Ten en cuenta que la crítica constructiva es tu opinión. Es diferente que disciplinar a tu hijo porque ha roto las reglas o no cumple con las normas de casa, que esto sería una infracción grave. En cambio, se trata de ofrecer consejos sobre cómo podría mejorar.

Sugerirle a tu hijo que está muy bien vestido pero que si se mete la camisa por dentro de los pantalones estará más cómodo y mejor arreglado, es una crítica constructiva. Si le dices una hora a la que debe llegar a casa cuando sale con sus amigos, esto es establecer límites y ponerle normas.

La clave: una relación positiva

Si alguna vez has recibido críticas de un jefe al cual no respetabas, sabrás que sus palabras te dieron igual. Si puedes recordar en tu adolescencia como un adulto te dio consejos que no querías, también recordarás la sensación de que esas palabras no te importaron nada.

Si no confías en la persona que te da su opinión, simplemente te dará igual, no escucharás lo que esa persona tiene que decirte. Por este motivo, antes de darle a tu hijo una crítica constructiva, debes asegurarte de que tenéis una relación sana: si tu hijo te respeta, respetará tu opinión.

Deja un comentario sobre “Críticas constructivas a adolescentes, ¿son posibles?”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios