¡Cuidado con la erotización de las niñas!

erotizacion infantil

La erotización no solo es cosa de adultos, este problema también afecta a las niñas. De hecho, en los últimos años se ha extendido con gran rapidez, impulsado en parte por el sector de la moda, las empresas publicitarias y la industria de la música y el cine que han apostado por ensalzar el papel de las niñas en el mundo comercial. Las niñas están asumiendo a una edad cada vez más temprana su condición de “objetos sexuales” y adquieren la creencia de que su éxito depende de cuán atractivas resulten para el género masculino.

Lo peor de todo es que se trata de una tendencia que se está normalizando a nivel social. Las niñas empiezan a adoptar actitudes propias de mujeres adultas desde pequeñas, se maquillan, llevan ropa propia de adolescentes o jóvenes y salen con sus amigos los fines de semana. A esto se le suma que cada vez empiezan a salir antes con chicos, publican comentarios o fotos provocativas en las redes sociales y tienen sus primeras experiencias sexuales antes de estar preparadas física y psicológicamente. Sin embargo, lo que muchos padres no conocen es que este tipo de conducta puede repercutir de forma negativa en el desarrollo de sus hijas.

¿Cómo la erotización afecta el desarrollo infantil?

1. Aumenta el riesgo de padecer trastornos de la conducta alimentaria

¿Sabías que en Francia el 37% de las niñas asegura estar a dieta? Se trata de un problema que afecta sobre todo a las niñas que crecen centradas en su apariencia física ya que desarrollan una gran fijación por seguir los estándares de belleza establecidos por la sociedad, de manera que terminan siguiendo dietas que no solo limitan la ingesta de los nutrientes que necesitan para su adecuado crecimiento sino que también aumentan el riesgo de padecer trastornos de la conducta alimentaria, como la bulimia o la anorexia.

El Ministerio de Sanidad estima que cerca del 6% de las niñas entre 8 y 18 años sufren anorexia, un trastorno que junto a la bulimia pueden tener una repercusión devastadora en el desarrollo y crecimiento infantil.

erotizacion hijas

2. Incrementa las probabilidades de sufrir depresión y ansiedad

Las niñas que crecen excesivamente preocupadas por su imagen física tienen un riesgo mayor de desarrollar depresión y ansiedad infantil. Lo que sucede es que muchas veces se proponen objetivos y metas inalcanzables, como ser más esbeltas o tener senos más grandes, lo que hace que terminen frustrándose y sintiéndose insatisfechas consigo mismas. De esta manera, entran en un círculo vicioso en el cual se centran cada vez más en su apariencia física, sobre todo en aquello que desean cambiar, lo cual les genera más ansiedad y sentimientos de insatisfacción.

Como resultado, estas niñas desarrollan un concepto negativo de sí mismas, a la vez que reducen su interacción social y empiezan a manifestar síntomas como alteraciones del sueño, de la alimentación y un bajo rendimiento escolar.

3. Afecta la autoestima infantil

Las niñas que han sido educadas bajo la influencia de la erotización suelen construir su autoestima sobre la base de su apariencia, su atractivo físico y en función del deseo sexual que despierten en el sexo opuesto, dejando a un lado lo más importante: sus cualidades y habilidades personales.

Esto hará que se conviertan en niñas emocionalmente vulnerables, con una tendencia a la victimización, una baja tolerancia a la frustración y a las que les resulta difícil proponerse metas a largo plazo. Si además, estas niñas se exponen a otras situaciones de riesgo como tener una familia disfuncional, ser víctimas del bullying o recibir reproches por parte de sus padres o profesores, se pueden convertir en adolescentes frágiles con una alta propensión al suicidio.

hipersexualidad erotizacion infancia

4. Aumenta el riesgo de convertirse en víctimas de abuso sexual

Se ha demostrado que una maduración sexual prematura puede conllevar a la adopción de conductas sexuales de riesgo, como la iniciación temprana a las experiencias sexuales sin estar preparadas física y psicológicamente, la promiscuidad o no usar métodos anticonceptivos. Sin embargo, estas niñas también se exponen a convertirse en víctimas de la prostitución y abusos infantiles. El hecho de que muestren una actitud más madura para su edad suele convertirse en un aliciente para los depredadores sexuales, que se aprovechan de su inocencia para abusar de ellas.

5. Impide crear relaciones sociales sanas

Las niñas que han crecido bajo la influencia de la erotización le otorgan una mayor importancia a la apariencia física y el estatus social de sus amigos que a sus cualidades y capacidades personales. A veces esto hace que tengan muchos amigos y sean “populares” en su entorno, pero en cambio esas relaciones se construyen sobre la base de la frivolidad, de manera que no suelen implicarse emocionalmente con quienes les rodean.

A la larga, estas niñas terminarán sintiéndose solas e incomprendidas ya que no cuentan con una red de apoyo sólida que les ayuden cuando se encuentren ante un problema.

Deja un comentario sobre “¡Cuidado con la erotización de las niñas!”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios